Desde hace un par de meses que venimos escuchando y leyendo acerca de Foursquare, una red social centrada en las localizaciones y que invita a sus usuarios no tanto a comentar qué están haciendo, sino dónde. Pero ¿qué es Foursquare exactamente? En este Hipertextual Labs vamos a explorarlo a fondo.

¿Qué es Foursquare? ¿Cómo se usa?

El objetivo, según Foursquare mismo, es ayudar a los usuarios a encontrarse con sus amigos, y ganar puntos y reconocimientos por descubrir lugares, hacer cosas nuevas y conocer gente nueva. Esto se logra mediante la interacción de los usuarios con el sitio, y la base de datos de lugares que van creando entre todos.

Lo distinto de esta red a muchas otras, es que tiene un requerimiento especial para usarla al 100%: un teléfono móvil con capacidades de localización (digamos, para hacerla fácil, con GPS). Se podría usar, sí, desde la interfaz web y una computadora portátil, pero realmente se desaprovecharía. Aquí ya notamos una diferencia abismal con redes como Facebook. Mientras que ésta nos tienta a quedarnos sentados frente al ordenador, Foursquare nos invita a recorrer la ciudad.

Entonces, para comenzar, hace falta poder acceder a Foursquare desde nuestros móviles. ¿Cómo lo hacemos? Idealmente, con las aplicaciones que están preparadas para los distintos dispositivos: iPhone, Android, BlackBerry y Palm. Si tienen otros equipos (por ejemplo, un Nokia con Symbian o Maemo), pueden itilizarlo desde el website móvil. En Estados Unidos también se puede utilizar por medio de mensajes de texto, pero esta función, además de no estar disponible en otros países, sería la menos recomendada.

Usando Foursquare

La actividad básica de Foursquare consiste en hacer check-ins_, algo así como «registrarse» a través de la red en los lugares físicos en los que nos encontramos. De esta forma, vamos dejando asentado en dónde estamos. A través de los _check-ins avisamos a nuestros amigos en dónde nos encontramos, y podemos obtener recomendaciones de lugares a dónde ir o cosas para hacer cerca de allí.

Encontrar un lugar o crearlo

Los lugares en los que podemos registrarnos son denominados «Venues», y hay dos formas principales de encontrarlos en Foursquare para hacer el check-in.

La primera, es que alguien previamente lo haya ingresado al sistema. En ese caso, cuando abramos la aplicación y nos dirijamos a la sección de «Venues» tendremos una lista con los lugares cercanos a nuestra ubicación. Allí deberíamos encontrarlo, listo para que nos registremos.

La segunda posibilidad es que nadie haya ingresado aún ese lugar, en cuyo caso puedes ser el primero en hacerlo (y, de paso, ganar puntos extra). Para eso, tendrás que seleccionar la opción «Add Venue», donde tendrás que ingresar datos como el nombre, la dirección, con qué calle corta, ciudad, código postal y número telefónico. Si no los sabes todos, igual puedes crearla, pero mientras más información des, mejor.

Cómo hacer un check-in

Ya encontramos nuestro lugar en Foursquare, bien. Ahora, a registrarse. Hay dos formas básicas de hacer un check-in: la rápida y la completa.

La rápida es la que podremos hacer con solo seleccionar y lugar y presionar el botón «Quick check-in». Con eso ya estarás registrado con las opciones que hayas configurado por defecto (que veremos más adelante). Tu estado pasará a ser, por ejemplo, «Cecilia @ Havanna» y nada más.

A la completa accedemos desde el perfil del lugar y el menú de opciones, y nos permite agregar un mensaje, y elegir en qué redes queremos compartirlo (si las configuramos previamente). Así, tus amigos podrán ver algo del estilo «Cecilia @ Havanna comprando algo rico para la hora del té».

Por medio de los check-ins, los usuarios pueden ir no solo informando sobre sus actividades, sino conociendo los lugares que frecuentan sus amigos conocer nuevas personas que estén por allí. A medida que se va usando, Foursquare puede hacer sugerencias que bien pueden llevarnos hasta nuestro próximo lugar favorito.

Consejos y cosas por hacer

Además de hacer check-ins, en cada venue podemos dejar consejos o proponer cosas por hacer. Por ejemplo, podemos dejar como consejo un horario en la semana en el que hay poca gente en un café y se puede estudiar tranquilo, o proponer un «to-do» o algo por hacer, como «Pedir ravioles de salmón». La idea aquí es aportar valor desde el punto de vista personal. Mientras más consejos y propuestas de actividades haya, más realista será la visión a la que podamos acceder de cada lugar.

Al registrarnos en un lugar, podemos encontrarnos con este tipo de sugerencias dejadas por otros usuarios, e incluso recomendaciones de a dónde ir después.

Ganando puntos y reconocimientos

Las distintas acciones que llevamos a cabo en Foursquare nos otorgan puntos, como si se tratase de un gran juego. Así, por ejemplo, hacer check-in en un lugar nuevo nos da 5 puntos, ir a más de un lugar en el día nos da 2 extra, etc.

Además, según vayamos «explorando», se nos otorgan badges_, algo así como placas de reconocimiento. Por ejemplo, con nuestro primer _check-in se nos da el badge de «Newbie», al visitar 25 lugares el de «Explorer» o hasta algunos especiales como «School Night» si salimos una noche en medio de la semana. Hay muchos por descubrir, y los más fanáticos pueden comprarse unos de verdad para llevar puestos.

Siendo el Alcalde

El mayor mérito que podemos alcanzar en Foursquare es ser el «alcalde» (el Mayor) de un lugar. Esto lo logramos cuando nos registramos más que cualquier otro usuario en un venue determinado. Ser el Mayor tiene algo de satisfacción nerd para el usuario activo de Foursquare, pero además puede tener recompensas en el mundo real.

A medida que más comercios se van incorporando a Foursquare, los mismos comienzan a ofrecer descuentos o productos gratis a los usuarios más fieles (y los alcaldes son de esos). Así, podemos recibir un café gratis o descuento en nuestro hotel favorito al estar de viaje. Eso sí, depende mucho de la presencia o no de estos negocios en la red social.

En esta misma línea, un aspecto muy interesante de Foursquare es el potencial que tiene para los dueños de comercios y lugares de recreación, al habilitar una nueva forma de contactarse con sus clientes y, si quieren, premiarlos por su fidelidad.

Configurando la cuenta de Foursquare

Ahora que ya sabemos todo lo que podemos hacer con Foursquare, es hora de repasar las configuraciones posibles.

Primero y principal, hay que crear una cuenta. Pueden hacer una propia, o utilizar Facebook Connect. La cuenta puede luego enlazarse a su número de teléfono.

Encontrar amigos

Usar Foursquare solo, si bien puede servirnos como bitácora de por dónde anduvimos, no es divertido. Lo mejor es empezar a conectarnos con otras personas, y encontrar a nuestros amigos. Para ello, hay una sección especial, desde la interfaz web, que nos permite encontrar a quienes tengamos en Twitter, Gmail y Facebook.

Podemos también administrar a nuestros contactos desde una cómoda sección en la que podemos aceptar o ignorar invitaciones, ver a quienes ya son nuestros contactos, y una lista con aquellos a quienes invitamos pero aún no respondieron.

Opciones de configuración

Privacidad

Hay 3 opciones básicas de privacidad que podemos marcar o desmarcar:

  • Que mis amigos puedan ver mi número de teléfono y dirección de email (mi recomendación: no tildarla a menos que conozcas a cada uno de quienes aceptes como amigos)
  • Que cualquiera pueda ver el enlace a mis perfiles de Facebook o Twitter
  • Mostrar mi nombre en la sección de «Quién está aquí» cuando esté registrado en algún lugar (cuidado aquí si están en algún lugar donde se supone que no deberían)

Uso del e-mail

Aquí podemos elegir si queremos recibir correos electrónicos cuando nuestros amigos se registren en algún lado (puede inundar nuestra casilla, poco recomendable), recibimos un nuevo pedido o confirmación de amistad, y el clásico newsletter de la red social.

Cuentas Integradas

Son dos las cuentas que podemos enlazar a Foursquare desde esta sección: Twitter y Facebook.

Twitter se enlaza a través de OAuth y podemos configurarlo para que envíe actualizaciones por nosotros cuando: nos registremos en algún lugar, nos convirtamos en Alcalde de algún lugar, o recibamos un nuevo badge. Además, podemos recibir las actualizaciones de nuestros amigos como Mensajes Directos en Twitter si así lo deseamos.

En cuanto a Facebook, la integración se realiza mediante Facebook Connect, donde nos pedirá los permisos correspondientes para publicar en nuestro perfil la actividad que realicemos.

Borrar la cuenta

Si se cansaron de usar Foursquare, pueden borrar su cuenta de forma muy sencilla (yo tuve que pasar por el proceso después de crear la mía sin querer a través de Facebook Connect). Con solo un par de clicks (y un texto bastante divertido), ya estamos listos para desaparecer de Foursquare, y sin letras chicas aparentemente. Podemos encontrar el enlace para borrar la cuenta debajo de nuestra información personal en la sección Settings.

Foursquare y la privacidad

El tema más candente en cuanto a Foursquare es la privacidad y la segudad. Hace poco les comentábamos sobre un sitio llamado Please Rob Me («Por favor, róbame»), que utiliza el humor para alertarnos sobre los peligros de anunciar a cada instante dónde nos encontramos.

Lo primero que vale la pena aclarar es que Foursquare puede ser configurado de modo tal que tengamos control sobre quiénes pueden ver en dónde estamos, con lo cual no es la red social sino el sentido común el que va a determinar si nos exponemos a situaciones peligrosas o no. Uno puede anunciar en Twitter que se encuentra en un cierto restaurante, del mismo modo que lo hubiera hecho antes de Foursquare, solo que con el enlace correspondiente. Sin embargo, sería de tontos poner la dirección de nuestras casas y hacer un check-in público cada vez que estemos en ella.

En este sentido, mi opinión es como en todos los sitios web: lo peligroso no es el sistema sino cómo lo usamos. Y repito: ante todo, el sentido común.

Conclusión

Después de usarla y experimentar con ella, me parece que la mejor forma de describir a Foursquare es la mezcla de red social y juego, con potenciales premios en el mundo real.

Sumar puntos puede convertirse en un desafío con tus amigos, y mientras que entre todos van recomendándose lugares interesantes, y contribuyendo con gente que no conocemos a crear una base de datos amplia sobre lo recomendable (o no) de cada uno.

Además, y a medida que los negocios se empiecen a interesar por Foursquare, tiene la ventaja de poder premiarnos como usuarios fieles, algo que beneficia a ambas partes, y por lo tanto es bien recibido.

Me parece además destacable que, para variar un poco, sea un sistema que nos invite a salir. Personalmente para probar Foursquare me he movido más de lo habitual y el cambio de aire es bienvenido.

Espero que esta guía les sirva para tener una buena idea de qué es Foursquare, y los invito, como siempre, a que compartan sus opiniones al respecto en la sección de comentarios.