Otro de los países donde el debate sobre las descargas ilegales de contenidos protegidos por derechos de autor vía Internet está muy caliente es en Inglaterra, país en el que próximamente se aprobará la conocida como Ley de Economía Digital, que entre otras cosas contempla el cortar la conexión a aquellos usuarios que descarguen contenidos bajo copyright.

La temperatura en torno a esta cuestión subió de forma espectacular por el mes de noviembre del año pasado cuando el gobierno de Brown publicó los detalles de la futura ley antidescargas. Tras el anuncio tanto las tecnológicas como muchos ingleses dejaron muy clara su disconformidad para con la nueva ley y se lanzaros varias peticiones directas solicitando la revisión del proyecto y sus puntos más controvertidos.

Pues bien, el gobierno inglés ha respondido a una de esas peticiones y entre otras cosas dijeron que no se van a cancelar de forma permanente las conexiones a Internet de usuarios infractores de derechos de autor aunque por otro lado sí contemplan otras “soluciones técnicas” como imponer un límite de descarga diaria a los infractores, restricciones en el ancho de banda o (y aquí está la trampa) la desconexión total de forma temporal.

¿Conclusión? Estamos ante un claro intento de engañar a la población con juegos de palabras ya que a efectos prácticos más o menos todo queda igual que antes de las declaraciones, lo único que hacen es cambiar desconexión por suspensión temporal, que suena menos fuerte. Por desgracia este tipo de estrategia no es nueva, en España ya pasó exactamente lo mismo con “la ley Sinde” y probablemente veamos cosas similares en otros países ya que los políticos saben que este tipo de legislación es muy antipopular y que aprobarlas les puede salir caro a nivel de votos, así que la solución más fácil es intentar “colarlas de tapadillo” y a base de medias verdades.

Vía: Guardian.co.uk