spotify

Spotify, o el servicio de música vía streaming por excelencia, continúa poco a poco consolidándose dentro de la red de redes, pero no a todos les simpatiza su existencia y en esta ocasión no me refiero a las entidades de gestión de derechos de autor o a la industria cultural sino a una de las principales instituciones académicas del mundo.

Estoy hablando de la mítica Universidad de Oxford quienes han decidido bloquear el uso de Spotify en todas las máquinas conectadas permanentemente o que se conecten vía WiFi a la red de la universidad. ¿Y por qué esta medida? Pues el departamento de servicio de computación de la institución académica ha declarado que la restricción se debe a que Spotify se basa en el protocolo P2P para realizar la distribución de contenidos (la universidad prohíbe expresamente cualquier tipo de programa P2P).

Como era de esperar los alumnos de la Oxford han puesto el grito en el cielo tras detectar que la universidad les había cortado Spotify, varios incluso declararon que el servicio les vale como herramienta para sus estudios, por ejemplo los que hacen algo relacionado con la música tienen en Spotify una gigante base de datos musical a la que acudir.

Los de Oxford han dicho también que es que Spotify, al usar P2P, puede congestionar la red de la universidad, algo que dudo bastante pase (baso la apreciación en mi experiencia con el programa) y en cualquier caso configurar la red para que el tráfico generado por Spotify no congestione todo es relativamente fácil. Por otro lado supongo que al igual que a los alumnos la medida tampoco le está haciendo gracia a la gente de Spotify ya que estar bloqueados en Oxford no les da muy buena fama. Personalmente creo que estamos ante la asociación automática que muchos continúan haciendo: P2P = El demonio con cuernos y rabo.

Vía: Pocket-lint