internet-explorer-logo

Mucho revuelo está habiendo estos días alrededor de Microsoft y su navegador web Internet Explorer. Para los que estén un poco perdidos de forma resumida China atacó a Google, posteriormente McAfee encontró bug crítico en Internet Explorer gracias al cual se habían perpetrado dichos ataques y finalmente Francia y Alemania tras ver el panorama lanzaron sendos comunicados recomendando a sus ciudadanos y empresas que dejaran de usar IE, por lo menos hasta que se solucionen los problemas de seguridad del navegador de Microsoft.

Los comunicados liberados por parte de Francia y Alemania representan un golpe serio para IE, quizás no a nivel de cuota de mercado, pero sí es un movimiento que le da muy mala fama. Todos estábamos esperando pues que la gente de Microsoft dijera algo al respecto y eso es lo que acaba de pasar, aunque para lo que han dicho quizás mejor se habían quedado callados.

El Jefe de Seguridad y Privacidad de Microsoft para el Reino Unido, Cliff Evans, fue entrevistado sobre todo el asunto ¿y cuál fue la estrategia que eligió Evans para defender a Internet Explorer? Pues ni más ni menos que arremeter contra los competidores, diciendo cosas como que si los usuarios dejan Internet Explorer corren un gran riesgo ya que pueden terminar usando un navegador aún menos seguro. Y por ahí continuó todo el tiempo, siendo el segundo pilar de su estrategia decir que bueno, realmente los riesgos de este bug son mínimos.

Sinceramente, para servidor Evans metió las patas hasta el fondo. Se le estaba preguntando sobre un bug crítico descubierto recientemente gracias al cual, en parte (no voy a echarle todas las culpas a IE), la seguridad de las infraestructuras de Google y otras 30 empresas más se vieron comprometidas, y él se dedica a echar balones fuera diciendo que la competencia es peor. Es absurdo, las explicaciones dadas no aclaran nada y solamente contribuyen a que el escepticismo alrededor de IE y su seguridad aumenten. Hubiera sido mucho más coherente e inteligente decir la verdad, que Internet Explorer tiene un fallo del que no se sabía su existencia, como pasa en todos los navegadores, y que están trabajando en sacar un parche lo más rápidamente posible. No era el momento de desacreditar a la competencia sino de dar argumentos que infundieran confianza en Internet Explorer, lo que hizo solamente en un momento de la entrevista y de forma torticera.