NYT

Lo que desde hace unos días se contemplaba como un rumor o una posibilidad, hoy es un hecho oficialmente confirmado: el New York Times empezará a cobrar a sus lectores a partir de 2011. Pero no a todos: con un sistema de medición, otorgará una cantidad limitada de artículos gratis por mes, y una vez excedido ese número, se pasará a cobrar.

Este es un paso tan importante como controvertido, que busca equilibrar las posiciones de contenido gratuito y contenido pago, y obtener ganancias por algo más que la publicidad. Según Arthur Sulzberger, Jr., presidente de la compañía, este cambio busca proveer un soporte adicional al periodismo «excepcional y profesional» del NYT, y confían en la fidelidad de los lectores los acompañará.

Aunque los detalles del nuevo sistema serán revelados a lo largo de los próximos meses, en Mashable analizan atinadamente algunas consecuencias que se pueden prever: otros sitios web dejarán de enlazarlos y buscarán otras fuentes, pues los enlaces solo funcionarían para los lectores ocasionales y no para todo; además, será más difícil «enganchar» a los nuevos lectores, quienes probablemente se queden mientras el contenido sea gratuito.

Me pregunto además cómo se podrá usar la información publicada en la versión digital del NYT en otros sitios web. Tomar, analizar, compartir y citar información es una de las prácticas más comunes y enriquecedoras de Internet, pero no es claro cómo se manejaría en este caso. Supongamos que yo soy una lectora ocasional del periódico y me entero de algo interesante para comentar en Bitelia. Lo natural sería hacerlo y enlazar al NYT como fuente. Pero si alguno de ustedes ya superó su cupo de artículos por mes, de alguna forma se estaría enterando gratis gracias a mí. Si, por supuesto, no es lo mismo que leerlo del NYT, pero cabe preguntarse cuál será su posición al respecto.

Pero hay aún un término más en esta ecuación: la tan rumoreada Tablet de Apple y todos los dispositivos parecidos que puedan surgir en competencia (o algunos ya existentes, como el Kindle y compañía). Con un dispositivo cómodo, que podamos llevar a cualquier lado, y un sistema de pago tan simple y amigable con el usuario como son las app stores, se le vuelve fácil al usuario comprar y consumir contenido –tan fácil que hasta quizás lo que no comprarían en la computadora, lo harían en ese dispositivo.

Aún hay mucho que no sabemos, y mucho tiempo hasta que el sistema se empiece a implementar. Por ahora, solo tenemos preguntas por hacernos, y las respuestas (y nuevas preguntas) empezarán a llegar a lo largo del año.