google_logo

El mes pasado Google reveló que estaba trabajando en su propio protocolo, SPDY, y se especulaba si algún día podría reemplazar al HTTP. Hoy, el gigante de Internet va a por otra pieza fundamental en este camino de dominar la (o crear su propia) Red, creando el Google Public DNS.

La empresa lo explica de la siguiente manera: mientras que el DNS es una especie de tablero de conmutadores que convierte los nombres de dominio “amigables” (como Bitelia.com) en los números de IP que utilizan las computadoras para comunicarse entre sí, la velocidad de éste es una cuestión fundamental para Google. Por esta razón, en los últimos meses sus ingenieros estuvieron trabajando para mejorar el DNS público para brindar a los usuarios la posibilidad de navegar más rápido, seguro y confiable.

A medida que la gente comience a usar Google Public DNS, se planea compartir lo que se aprenda con la comunidad, así como con otros proveedores DNS. El objetivo es, según ellos, poder contribuir a una mejor experiencia de navegación web a nivel global, y ayudar al mismo tiempo a los decenas de miles de proveedores de DNS a mejorar sus servicios.

Por supuesto, además de todo esto, claramente hay otro beneficio para Google: la cantidad de información que podrán recabar a medida que los usuarios comiencen a usar su Public DNS, y que, finalmente, los ayuda a mostrar mejor publicidad y seguir generando ingresos. Pero, mientras todos salgan beneficiados, no veo nada malo en eso.

Si quieren comenzar a probar Google Public DNS, ya está funcionando el sitio que les explica cómo hacerlo.