Si bien este dispositivo es algo muy casero y el diseño es algo rústico, con un poco de ayuda de una empresa que se encargue de poner sus dólares en el proyecto podría mejorar y ser todo un éxito, a no ser que tus vecinos tengan memoria auditiva y recuerden cómo golpeaste tu puerta.

¿De qué hablo? La creación que pueden ver en el video fue desarrollada por Steve Hoefer y es una placa que se mantiene en la puerta gracias a algunos tubos de plástico que te permitirá entrar a tu casa o habitación con una combinación de golpes.

Obviamente se puede cambiar la clave auditiva y lo único que hay que hacer para ello es presionar un botón que grabará los nuevos golpes.