El escritorio de Linux Mint 8 "Helena" recién instalada

Ayer mismo se anunció por sorpresa la disponibilidad de la última versión de Linux Mint, basada en Ubuntu 9.10 Karmic Koala. Se trata de una derivación de Ubuntu que ha ganado fama gracias a las inclusión de soporte para MP3 y el plugin de Adobe Flash y a su configuración por defecto más elegante.

Las novedades más destacables respecto a la versión anterior son la posibilidad de personalizar el menú Sistema y Lugares y diversas mejoras a sus propios gestores gráficos de instalación de paquetes y de actualizaciones.

En esta ocasión se han publicado dos versiones para procesadores de 32 bits: la edición principal en CD, que es la que supuestamente todo el mundo debería descargar, y una edición universal en DVD con soporte para idiomas extendido y sin MP3 ni Adobe Flash –para que pueda distribuirse sin problemas en países como EU.UU. o Japón. La versión para 64 bits llegará próximamente.

Linux Mint se apoya en los repositorios oficiales de Ubuntu, pero mantiene también unos propios donde está su software exclusivo y algunos paquetes con parches específicos. Por lo tanto, la experiencia que puede obtener un usuario avanzado es muy similar a la que puede obtener con Ubuntu, pero para alguien que accede al mundo de GNU/Linux por vez primera puede resultar interesante.