Como Richard Stallman, Linus también es un genio del disfraz. Y se curra un poco más los disfraces...

¿Por qué no? Eso es lo que sugiere Keith Lofstom, entusiasta usuario de GNU/Linux, para el próximo 2011, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la publicación de la primera versión del núcleo Linux.

Linux es uno de los esfuerzos de cooperación internacional más grandes jamás realizados. Inspiró a Ubuntu, One Laptop Per Child y muchos otros proyectos globales. Linux ha conquistado el espacio de los supercomputadores, de los servidores y de la computación embebida por medios pacíficos. Linux ha ayudado a completar la secuencia del genoma humano, ayuda a proteger la infraestructura global de ataques de virus y ahora es la vía de entrada para millones de personas a la programación de ordenadores y a su participación en nuevos esfuerzos internacionales.

Muchos se preguntarán por qué Linus Torvalds y no otras figuras a niveles de relevancia comparables, como Richard Stallman o incluso Mark Shuttleworth. Keith responde a esto asegurando que «el Premio Nobel de la Paz se entrega a comunidades, normalmente a través de su figura más visible y que provoque menos controversia».

Teniendo en cuenta que la elección final recae sobre un comité de cinco políticos noruegos entiendo la postura de Keith Lofstom, aunque ya me estoy imaginando a Richard Stallman poniéndose verde y destrozándolo todo a su paso de la rabia. Que es buena gente, pero estamos hablando del Premio Nobel de la Paz y ya sabemos qué genio se gasta.

Vía: Slashdot | Foto: theducks