imagen-36

En una universidad australiana les ha dado por poner en sobreaviso a estudiantes y profesores de los efectos adversos de las pantallas glossy o brillantes de los ordenadores. Recordad que este es el tipo de pantalla que Apple ha decidido usar en toda la gama iMac y MacBook Pro.

La razón para tal consejo parece centrarse en que, el reflejo de los elementos del entorno en la pantalla fuerzan al usuario a adoptar malas posturas delante del ordenador. Es por esto que recomiendan bajar persianas y reducir la luminosidad mientras se está frente a una glossy, o si no, reducir el brillo de la pantalla.

La verdad es que me parece algo exagerado este consejo. Es cierto que hay quien reclama poder optar a una pantalla mate al adquirir un Mac, pero de ahí a irse al otro extremo… Si una pantalla brillante produce malas posturas, ¿también recomiendan la marca de silla que deben usar sus estudiantes o profesores para no dislocarse un hombro? Hay tantas cosas que nos provocan malas posturas… como por ejemplo leer noticias como ésta, que más que informar, nos sacan de quicio.

Vía: AppleInsider