rapidshare

Pues nada, que aquí no se libra nadie de las represalias judiciales: redes P2P, portales de intercambio de enlaces y ahora también Rapidshare.

La GEMA (la SGAE alemana) está nutriéndose de una ley en su código civil para solicitar los permisos judiciales pertinentes que obligan a sitios P2P y servicios de descarga directa a entregarles datos privados de los usuarios que están subiendo al sitio contenidos protegidos por derechos de autor.

Como era de esperar, una vez tienen los datos se usan para interponer una demanda civil contra esos usuarios. Alguno de los susodichos ha sufrido incluso redadas.

No es la primera vez que la GEMA se mete con Rapidshare.de, ya les demandaron por almacenar ficheros protegidos, dejando el juez suspendido el cierre pero obligando al sitio a eliminar cualquier contenido musical con copyright, a lo que estos contestaron que se trata de una tarea imposible.

¿Y de qué vale esto? Pues al igual que en casos anteriores de nada, pero la industria sigue enfocada en su campaña de acoso y derribo sin sentido.