Si eres un melómano, es muy probable que constantemente estés en búsqueda del Santo Grial de los Audio Players. Éste debe tener un equilibrio perfecto entre características, peso, uso de recursos, manejo y administración de librerías y estética.

Por muchos años el rey fue WinAmp, sin embargo algo le sucedió en el camino que, a mi gusto, no ha vuelto a ser el mismo. En los últimos años el Audio Player que más he usado ha sido MediaMonkey y aunque sigo considerando que es el mejor en la actualidad, un Caballero de la Mesa Redonda del Audio Player, dejaría de serlo si no sigue probando aquellas opciones nuevas que pretenden erigirse como el verdadero Santo Grial.

En esa búsqueda pues, me he topado con este Audio Player ruso para Windows, AIMP, que tiene muchas características que prometen hacer de él un seguro contendiente en la batalla.

Lo primero que me ha gustado mucho es el peso: apenas 3.7 MB pesa el archivo de instalación, seguido del poquísimo si no es que casi nulo consumo de memoria de 5.5 MB de RAM cuando está visible y 3.5 MB cuando está minimizado.

Cuando empiezas a instalarlo te ofrece dos características muy interesantes: la primera es la posibilidad de instalar el programa en una unidad portable, como tu memoria USB, con algunas características menos; la segunda es que es posible generar perfiles, de tal manera que si eres de los que tienen que compartir la computadora con familia o compañeros de trabajo, podrán dejar de pelearse porque pongan música que tú ni en sueños pondrías en tu librería.

Ya estando en el programa, éste tiene una interfaz sencilla y bastante simple, sin embargo tuve que dar algunas vueltas para saber cómo hacerle para cargar mi librería, pues en principio sólo tiene la pantalla del player y la de las listas de reproducción que puedes ir creando, pero ya que logré abrir la ventana de la librería pude cargar sin problemas y bastante rápido la mía. Las opciones dentro del administrador de la librería son las necesarias para administrar adecuadamente librerías de cualquier tamaño.

AIMP 2.5 tiene manejo de skins, plug-ins (muchos de los plug-ins de WinAmp son compatibles), un controlador para apagar automáticamente la computadora, soporte de prácticamente cualquiera de los formatos más importantes, convertidor de formatos, grabadora de sonidos, streaming de estaciones de radio por Internet y la posibilidad de grabarlas, además de un editor avanzado de Tags que te puede ayudar a organizar mejor tu librería.

En resumen es un programa muy completo al que vale la pena darle una oportunidad y si alguno de ustedes lo hace, que nos cuente en el área de comentarios sus experiencias con el mismo.

Enlace: AIMP 2.5 | Vía: Matías Greco