Aunque en Bitelia aún nos estamos estudiando el manual, pocos minutos después del lanzamiento oficial de la primera beta del navegador de Google ya tenemos los primeros detalles curiosos que nos llevan a una conclusión: ¡Chrome va como un tiro! Así es, en una comparación rápida de consumo de memoria o compatibilidad con CSS 3 el nuevo navegador de Google, que recordemos que aún está en versión de prueba, supera incluso la alta barrera marcada por Firefox. A los datos nos remitimos.

Este es el consumo de memoria de los navegadores más populares con Bitelia abierta. Impresionante. Parece que en Google no se han equivocado al apostar porque cada pestaña sea un proceso independiente del resto.

Internet Explorer: 55.260k Apple Safari: 43.116k Mozilla Firefox 3: 40.300k Google Chrome: 18.516k

En cuanto a la compatibilidad con hojas de estilo, Chrome pasa el test de CSS3 sin ningún fallo. Un detalle muy positivo si tenemos en cuenta que de los 43 selectores de los que consta la prueba Firefox 3 “sólo” es compatible con 36. Un resultado que se vuelve a repetir al pasar el Acid3 Test, una prueba que mide lo bien que los navegadores cumplen los estándares web (especialmente los de DOM y ECMAScript), con una nada despreciable nota de 76/100, veinte puntos por encima de la opción de Mozilla.

Pero aunque, como es obvio, nos hemos dado cuenta de que Chrome es un navegador centrado en Google, eso no quiere decir que los desarrolladores hayan querido cerrarle las puertas a la competencia. Por ejemplo, hasta podemos elegir Ozú entre las opciones predefinidas para elegir nuestro buscador predeterminado.

Pero Chrome tiene muchas otras cosas que nos gustan y sobre las que les iremos hablando más en profundidad:

  • Tiene modo porno incógnito, es decir, podemos decirle que no guarde en historial, en cookies o en caché ninguna de las malvadas actividades que estemos realizando en ese momento.
  • Tiene un gestor de tareas (Shift+Esc) similar al de Windows desde el que podremos cerrar inmediatamente cualquier plug-in o pestaña.
  • Cuando lo instalas te permite importar tus favoritos, contraseñas y configuración de tu anterior navegador (al menos de IE y Firefox). Eso sí, parece que da problemas si no los tienes instalados en la carpeta habitual.
  • También se ha incluido un inspector de DOM y herramienta de recursos llamada Google Chrome Inspector, algo parecido a lo que ofrece Safari a los desarrolladores.

  • Si queremos tener una página abierta todo el día, como Gmail, podemos separarla aparte del resto de las pestañas y crear una aplicación. Es una ventana más cómoda, sin barra de navegación o búsqueda por ejemplo, y con Google Gears podremos crear accesos directos en nuestro escritorio.

  • Las descargas se muestran en la parte inferior de la aplicación y, por decirlo de algún modo, ocupan más de lo que nos gustaría.
  • Parece que Chrome tiene problemas con algunas páginas y puede llegar a colgarse. Algo normal ya que se trata de una versión prueba por muy refinada que nos parezca.
  • Tampoco parece que de momento hayan tenido mucho en cuenta los usos extra de la rueda del ratón o de las touchpad.
  • Más problemas. Parece que tampoco se lleva muy bien con Quicktime y elimina la barra de progreso de los vídeos streaming en formato MOV.
  • Una graciosa: Gmail puede no ser seguro según el navegador de Google.

Pero si pese a todo la prueba no nos ha convencido, siempre podemos borrarlo, aunque nos encontraremos con un curioso mensaje de despedida.

Por cierto, de momento Google Chrome es exclusivo para Windows, pero si hay algún valiente en la sala con un Mac Intel que sepa que puede compilarse su propia build (vía @eduo).

Gracias a Manu, Alberto, David, Axel y [MAC] de Hipertextual por la ayuda.

Más de: GOOGLE CHROME
OCULTAR PUBLICIDAD

Recomendados