Después de haber sido «temporalmente» cerrado por la RIAA, el creador de Muxtape ha actualizado el sitio para poner en una larga, emotiva e indignante carta, el acta de defunción de Muxtape, por lo menos como lo conocimos todos sus fans.

A lo largo del texto explica las motivaciones personales al momento de lanzar el servicio de Muxtape, motivaciones por mucho lejanas a las mezquinas e interesadas motivaciones de las disqueras transnacionales y de la RIAA.

En su primer párrafo habla sobre la emoción de un amante de la música cuando descubre un grupo nuevo o una excelente canción y las ganas naturales que tiene éste de dar a conocer su descubrimiento al mundo. No sé los lectores de Bitelia, pero un servidor conoce perfectamente ese sentimiento y esa impotencia de no poder dar a conocer a todo mundo el descubrimiento (aunque tal vez alguien más ya lo hizo anteriormente, es TU descubrimiento).

Y eso es precisamente lo que más indigna de toda esta historia, pues para muchos de los seguidores del servicio, esa era la motivación de invertir (preciados) minutos del día en subir nuevas canciones para actualizar tu mezcla y que tus seguidores pudieran descubrir contigo nueva música. Después venía la emoción de escuchar a los DJ’s que seguías para descubrir ahora tú nueva música.

Y las disqueras y su mentada RIAA (que ahora resulta, según palabras de Justin, trabaja de forma independiente y autónoma y no rinde cuentas directas a las disqueras) sólo dejan ver, por enésima ocasión, lo estrecho de su mente y la poca disponibilidad a caminar con los nuevos tiempos y tendencias.

Justin hizo lo que estaba en sus manos para salvar su proyecto, que poco o nada tenía que ver con obtener recompensas económicas que lo volvieran de la noche a la mañana el nuevo millonario de Silicon Valley. Estuvo dispuesto en todo momento a negociar y a llegar a un acuerdo con las disqueras que representara beneficio tanto para los usuarios como para las disqueras. A decir de él lo único que obtuvo fueron intimidaciones y acercamientos muy pobres, nada alentadores y limitantes en cuanto a la creatividad que podría tener al momento de continuar con su desarrollo.

Al final, cuenta que, porque precisamente su objetivo no era hacer un servicio complicado y lleno de recovecos legales, decidió tirar la toalla (probablemente es una forma muy fea de calificar su acción) y desistir del calvario que le significaría lograr un acuerdo satisfactorio con los peces grandes.

Ahora, la nueva cara de Muxtape será la de un servicio para bandas que permita utilizar la aplicación en cualquier espacio de la internet. Las bandas podrán tener un espacio para agregar calendario de conciertos, biografías y seguidores a las mismas, con la simplicidad que caracterizó en su corta vida al servicio (cualquier parecido con otros servicios es mera coincidencia). Por lo pronto el proyecto está en Beta privada y las noticias irán llegando. En cuanto a darnos una leve idea de la nueva aplicación, podemos ver un ejemplo con el sitio de la banda Francis and the Lights.

¿Hasta qué punto funcionará? Sólo queda esperar y decir, junto con Justin, «The industry will catch up some day, it pretty much has to.»

Enlace: Muxtape | Vía: Mashable! | Información de Muxtape for Bands: Sonorámico