Con un cambio hacia una interfaz más limpia, nuevo logotipo y la eliminación de la publicidad -incluso la propia si no la desplegamos nosotros-, RapidShare empieza una nueva etapa en la que llaman a un nuevo sitio que sigue con el funcionamiento y limitaciones habituales. También seguimos teniendo disponible su gestor de subidas y descargas, limitado a archivos de 100MB para los usuarios del servicio gratuito.

A parte de este cambio que presenta un entorno menos agresivo para los usuarios del servicio gratuito, la principal mejora de la interfaz por dentro es para los usuarios premium que ven aumentado su límite de descarga a 50GB durante un período de 5 días consecutivos, el doble de lo que se ofrecía hasta ahora.

Ellos prometen incorporar nuevas mejoras durante los próximos meses, yo recordaré ese incómodo e indescifrable captcha con el que torturan a los usuarios y que espero esté el primero en la lista de mejoras.

Enlace: RapidShare News.