En realidad podría emplearse cualquier trozo de papel para llevar a cabo este briconsejo de tecnología aunque el autor del mismo empleó un billete de 100 dólares en un alarde de sarcasmo para dar una utilidad a la devolución de la que disfrutaron los primeros compradores de iPhones.

El dock en cuestión es una aplicación de origami que se le ocurrió al autor tras haber perdido el de plástico que venía con su iPod Touch. El caso es que se encontraba en un tren de tres horas con destino a París y buscando una solución para poder ver una película en su dispositivo sin tener que sujetarlo no se le ocurrió otra cosa que la que nos muestra en el siguiente vídeo:

De acuerdo que es una solución un tanto rebuscada, yo sin ir más lejos me habría puesto el iPod en el regazo y habría acabado con tortícolis, pero a veces la creatividad de la gente es sorprendente ¿no creéis?

Enlace: The $100 iPhone/iPod Touch Stand Made from a Piece of Paper | Vía: Digg