La verdad es que como era de esperar, la combinación formada por el revolucionario mando de la Wii junto con las posibilidades de Beryl, tiene un resultado ciertamente espectacular. Si bien la utilidad del invento no parece muy clara, al menos de momento, no se puede negar su espectacularidad:

Wii Remote controlando un escritorio Beryl (VivaLinux!)