Dice el dicho que quién avisa no es traidor, y si mañána apararece el Windows Vista RC2, el próximo martes día 10 de octubre, Windows XP SP1 muere para Microsoft.

El hecho es que se dejará de darle soporte oficial del tipo que sea, incluyendo la no aparición de parche de seguridad alguno, y todo lo que nos indicaran desde Redmon, es que instalemos el Service Pack 2.

Esto ocurrirá bajo al amparo de la política de Microsoft Support Lifecycle. Así que si alguién todavía usa esta ‘reliquia’ y pretende seguir actualizando, ya puede ir despidiendose.