ipodrayo.jpg

El titular más la foto no pueden ser más sensacionalistas, pero así ocurrió.

Jason Bunch (17) estaba escuchando Metallica durante una tormenta eléctrica fuera de su casa en Castle Rock, Colorado (Estados Unidos). De la nada, un rayo cayó sobre su iPod.

La poderosa descarga eléctrica viajó desde su reproductor -que quedó con un forado en la parte trasera– ubicado en su cintura hasta sus oídos a través de los audífonos, que se derritieron ipso facto.

A pesar que su casa está rodeada de pinos y otros árboles, su madre cree que el popular reproductor de Apple actuó como antena pararrayos. Sin embargo, científicos y meteorólogos descartaron esta tesis.

(Vía Denver Post, a través de BoingBoing)