análisis

Tienda de Unicornios

- Abr 5, 2019 - 16:01 (CET)

Ficha técnica

  • País: Estados Unidos.
  • Año: 2019.
  • Género: Comedia, cine independiente.
  • Dirección: Brie Larson.
  • Guión: Historia de Samantha McIntyre.
  • Reparto: Brie Larson, Samuel L. Jackson, Joan Cusack, Bradley Whitford, Martha MacIsaac, Karan Soni, Hamish Linklater, Mary Holland, Emily Robinson, Mamoudou Athie, Deb Hiett, Chris Witaske, Cody Sullivan, Todd Jeffries, Fiona Landers.

De ganadora de una estatuilla a Capitana Marvel, de Capitana Marvel a dirigir un largometraje: Brie Larson expone a la crítica y al público general, una vez más, su talento en Tienda de Unicornios. El largometraje supone su incursión en el mundo de la dirección, donde la actriz ha decidido sumar la dificultad y se ha puesto tanto delante como detrás de las cámaras.

Netflix nos presenta Tienda de Unicornios con una escueta sinopsis: después de ser expulsada de Bellas Artes y tras conseguir un trabajo aburrido, Kit, una pintora con mucha imaginación cumple el sueño de adoptar un unicornio. Desde el minuto uno, la película que se presentó en el Festival de Toronto allá por septiembre del 2017, promete un ambiente muy fresco capitaneado (valga la redundancia) por Brie Larson y Samuel L. Jackson.

La protagonista se arma de valor, decide no darle tanta importancia al hecho de haber tenido que volver a la casa de sus padres y a la extraña relación que tiene con ambos y empieza a buscar trabajo en una empresa de trabajo temporal. Aunque en un principio la historia parece ser un poco irregular, cuando menos lo esperamos llega el momento que le ha dado nombre a esta película: llega la tienda de esos mitológicos y adorables seres, los unicornios.

Parte de una premisa de lo más mundana, donde dejan caer desde el minuto uno que la protagonista puede estar sumida en la depresión que esto causa a la gran mayoría de personas que están en su misma situación. Aunque en un principio puede parecer una buddy movie un poco cutre, conforme van pasando los minutos de metraje comienza a notarse lo que nos venden en el trailer.

Sumidos en un mundo de color, de purpurina, de arte y de la extraña pero divertida complicidad que sus protagonistas demuestran, comenzamos a ver el trasfondo que tanto su oscarizada directora como la guionista quieren demostrar en todo momento que lo más importante es el "quierete a ti misma". Pero éste no es el único tema social que dejan caer de una forma muy poco sutil, ya que el acoso en el trabajo y los problemas de otros personajes se hacen un hueco en la trama.

Está basado en un guión de Samantha McIntyre; no tiene nada de experiencia en largometrajes pero si infinidad de carrera en el mundo de las series. Dejando pasar el tono fresco que tiene la película gracias a este guión, la historia central consigue expresarse de forma correcta, adornada de otras pequeñas sub-tramas de una forma muy bien estructurada y planificada. No hay ninguna duda de que no nos encontramos ante el mejor guión de la historia pero cumple sus objetivos, donde los unicornios pasan a estar en un segundo plano debido a la fuerza de la trayectoria de su personaje.

Sigue una línea de continuidad muy sencilla, muy directa pero nada superficial, sin dejarse caer en la tentación de irse por las nubes y acabar sin contar nada. Sus personajes, o al menos los principales, ganan la ardua tarea de no ser planos a pesar de que no sabemos mucha de su historia pasada; esto consigue hacernos empatizar con ellos a pesar de la actitud infantiloide que Kit puede dejar ver en algunos momentos. Pero esta actitud es la clave de toda la película, ¿por qué? -porque los recuerdos de su infancia son los que afloran en todo momento y los que hacen que se comporte así mientras su adultez lucha por conseguir un espacio en ella–.

Brie Larson y Samuel L. Jackson son la cara principal de Unicorn Store pero Jackson no consigue quitar la fuerza que ella demuestra comiéndose la pantalla en todo momento al llevar una historia que prácticamente se desenvuelve en el entorno de su personaje. El hecho de que ambos hayan trabajado en varios ocasiones juntos, como por ejemplo en Capitana Marvel o Kong: La Isla Calavera, consigue ser un plus debido a la naturalidad en la que se desenvuelven actuando juntos.

Dejando atrás el guión y la historia, el aspecto técnico del filme sobresale en todo lo demás. Su naturalidad y la suavidad de los planos nos dejan ante algo visualmente muy disfrutable de mano de una dirección más que notable de Brie Larson. Los colores abundan ante la sumisión del ser humano, los problemas que afectan a nuestro día a día y la tristeza de ver tu sueño hecho trizas: y sorprendentemente consiguen que esta mezcla funcione. La hora y treinta y dos minutos que dura también es uno de sus puntos fuertes ya que un metraje mayor hubiera conseguido aburrirnos.

Por otra parte, no contiene una banda sonora muy elaborada pero encaja con lo que nos quieren contar en todo momento. El actor y cantante principal de la banda de rock California Phantom Planet, Alex Greenwald, es quien se ha ocupado de crear esta melodía tan acorde, con tonos sencillos y tranquilizadores en sus escenas más importantes.

Será difícil ver esta película en los grandes premios, ya que además de haberse estrenado dos años después de su presentación en el primer festival, no consigue tener la gran calidad que podría haber tenido debido al elenco, la historia y la dirección que tiene a sus espaldas; aunque eso no quiere decir que sea mala. A pesar de la frescura ya comentada, la comedia brilla por su ausencia durante los últimos 45 minutos, dejando al drama en un papel más protagonista de lo que nos esperábamos.

Conclusión

7
10

Netflix se ha encargado de crear una producción sencilla, muy fácil de ver y entretenida pero no es lo mejor que tiene en su catálogo. Brie Larson entra con fuerza en el mundo de la dirección haciendo las cosas bastante correctas a pesar de que durante los últimos minutos se pierda la comedia que quizá necesitábamos. Su premisa tan banal es lo que le da ese toque tan característico.


Pros

  • Su mezcla de colores es una idea muy atractiva visualmente.
  • La duración.
  • El elenco demuestra una vez más su talento.
  • La banda sonora encaja.

Contras

  • No es lo mejor que ha hecho Netflix.
  • La trama del unicornio acaba en segundo plano.