análisis

Surface Pro 4

- Nov 26, 2015 - 18:45 (CET)

Ficha técnica

Surface Pro 4

surface pro 4

  • Pantalla: LCD 12.3"
  • Resolución: 2736 x 1824 píxeles (267 ppi)
  • Procesador: Intel Core M3 / Core i5 / Core i7
  • GPU: Intel HD 515 / Intel HD 520 / Intel Iris 540
  • Conectividad: 802.11a/b/g/n/ac Dual Band Wi-Fi & Bluetooth 4.0
  • Cámara: 5 MP / frontal 8 MP
  • Memoria RAM: 4 GB / 8 GB / 16 GB
  • Almacenamiento: 128 GB / 256 GB / 512 GB + microSD
  • Batería: 5087 mAh
  • Dimensiones: 292 x 201 x 8.45 mm
  • Peso: 786 gramos

Con la presentación del Surface Pro 4 Microsoft no rompía los moldes, pero entregaba un mejor dispositivo gracias a nuevos componentes internos, en especial la nueva generación de procesadores de Intel, y renovaba ligeras partes del exterior.

Surface como gama empezó en 2012 como una respuesta a las tablets con sistemas operativos ligeros, y siguió más como una alternativa a los portátiles y a los convertibles 2-en-1 con Windows 8.1 y Windows 10.

Y es que es muy difícil hablar de la Surface sin hablar de Windows 10, pero voy a intentar centrarme en el trabajo de Microsoft con el hardware.

Construcción y elementos

Hecho de una aleación de magnesio y aluminio, la nueva Surface Pro 4 es del mismo tamaño que la anterior, pero ligeramente más estrecha —menos de un mm— quedándose en 292 x 201 x 8.45 milímetros.

Reducen los marcos permitiendo aumentar la pantalla de 12" a 12.3". En cuanto a peso, también baja ligeramente hasta los 786 gramos. Menos que un portátil con teclado obviamente, pero no tan lejos del peso de una tableta de este tamaño. El propio iPad Pro de Apple se queda en 723 gramos.

Fotografía: Ovidi Martí
Fotografía: Ovidi Martí

La tapa trasera permite colocarlo en múltiples posiciones para portátil como para tableta, ajustando el ángulo a nuestro gusto en todo momento. Viene con solamente un puerto USB 3.0, un DisplayPort capaz de sacar resolución 4K, lector de tarjetas microSD, jack para audio, y el puerto de carga que, aunque no es magnético, puede conectarse en ambos sentidos.

A nivel de cámaras cuenta con una delantera de 8 megapíxeles, muy buena para videoconferencias a 1080p, y una trasera de 5 megapíxeles, que está ahí para algún momento concreto, pero seguramente no usarás en el día a día.

Los altavoces son bastante buenos para ser "de portátil", y aunque no ofrezcan una calidad abrumadora no notarás ese sentimiento metálico y barato de los altavoces de smartphone.

No se ofrece versión con 4G, lo cual no deja de sorprenderme teniendo en cuenta que se trata de un dispositivo que realmente quiere ser todoterreno, y en muchas ocasiones estaremos trabajando en zonas sin WiFi. No está claro que Microsoft vaya a ofrecer una versión con conexión celular en el futuro, pero con los años será imposible de evitar.

Versiones

Fotografía: Ovidi Martí
Fotografía: Ovidi Martí

Microsoft ofrece la Surface Pro 4 en configuraciones que van desde los 999 hasta los 2.499 euros.

Sin duda es un producto que se sale del bolsillo de muchos, sobre todo teniendo que añadir 150 € del teclado, pues hay que enforcarlo más como un portátil que como una tableta con Android o iOS.

Estas son las versiones ofrecidas

  • 999€: 128 GB / 4 GB de RAM / Core m3
  • 1.099€: 128 GB / 4 GB de RAM / Core i5
  • 1.499€: 256 GB / 8 GB de RAM / Core i5
  • 1.799€: 256 GB / 8 GB de RAM / Core i7
  • 1.999€: 256 GB / 16 GB de RAM / Core i7
  • 2.499€: 512 GB / 16 GB de RAM / Core i7

Los precios suben por encima de los que ofrecía la Surface Pro 3, que empezaba en 799 € y el tope de gama acababa en 1.949 € el año pasado. Surface Pro 3 que por cierto aún sigue a la venta en dos versiones limitadas, y a precio rebajado.

Como tableta

Fotografía: Ovidi Martí
Fotografía: Ovidi Martí

Sin teclado-funda y sin dock. Como tableta con Windows 10 completo, la Surface Pro 4 es un dispositivo completo y definitivo. Te ofrece una batería de larga duración, pero no esperes que se acerque a la duración de la batería de una tableta con iOS o Android, ni a la de un MacBook nuevo con OS X. — Aquí sigue siendo Windows 10, que a pesar de las mejoras, sigue consumiendo más recursos energéticos.

Como tableta, Surface Pro 4 es un dispositivo completoEl tema de los recursos energéticos es una cosa que quiero enfatizar. Hemos estado probando la versión con Core i5 a 2.4Ghz y 8 GB de memoria RAM, se me hace demasiado potente para mi uso, y quizá para el de muchos. Preferiría más batería y menos rendimiento.

Navegación web, programación y contenido multimedia son generalmente básicos. Pero una pestaña con Flash es todo lo que necesitas para que salte el ventilador.

La versión más barata, con un Intel Core M3 —no i3— carece de ventilador, todo es disipación pasiva. Mirándolo en retrospectiva, y si no vas a tirar mucho de grandes herramientas de edición multimedia o juegos 3D, quizá te sirva esta versión y puedas ahorrar en el precio.

Lamentablemente no hemos podido probar la versión con Core M3, y Microsoft nunca la ha llevado a sus eventos para enseñar, así que no hemos podido comprobar la diferencia de funcionamiento. Como tableta, preferiría usarlo siempre con el dedo para mi día a día, pero quizá esté muy acostumbrado a la vida del smartphone.

Surface Pen

Fotografía: Ovidi Martí
Fotografía: Ovidi Martí

El lápiz —Surface Pen— que viene incluido con la Surface Pro 4, me ha resultado incómodo de llevar por ahí. El imán del lateral que lo mantiene sujeto sirve para casos contados, pero no cuentes con que aguante dentro del maletín o la mochila. Todos los días eché de menos que el lápiz tuviera su propio puerto.

Ahora viene con 1024 niveles de presión, cuadruplicando la cantidad del anterior. Pero aún muestra síntomas de retraso —latencia— a la hora de utilizarlo como herramienta seria de dibujo.

Echamos de menos un puerto propio para el Surface PenPara hacer garabatos y notas en OneNote funciona perfecto, pero requerirá que te adaptes y conozcas mucho sus peculiaridades si vas a utilizarlo de forma seria para ilustración digital. En mis breves encuentros con el Apple Pencil del iPad Pro, lo he encontrado más natural para ilustración.

Con la goma de arriba, además de poder utilizarla como tal en OneNote, y otras aplicaciones, podemos usarla como botón. — Mantenerlo apretado ejecutará la búsqueda a través de Cortana. Un toque corto abrirá OneNote y un doble toque sacará un pantallazo y lo meterá en OneNote para poder editarlo rápidamente.

Lamentablemente, mis dotes para usar mi dedo como herramienta para escribir o garabatear con el dedo son limitadas. El lápiz funciona mucho mejor, así que no pude simplemente dejar el lápiz en el cajón y olvidarte de él.

Si tu vida laboral y/o personal funciona con Windows 8 o Windows 10, usar el Surface como tableta será muy cómodo para ti. Más aún si usas mucha ofimática, Office vuela. — Sin embargo, si vienes de iOS o de OS X, te recomiendo paciencia, tardarás en adaptarte al sistema operativo y a la diferencia de aplicaciones disponibles.

Como portátil

Fotografía: Ovidi Martí
Fotografía: Ovidi Martí

Para convertirlo en portátil deberás comprar el teclado oficial de Microsoft para la Surface Pro 4. El teclado de la Surface Pro 3 te valdrá, pero te recomiendo que actualices al nuevo, que es mucho mejor. No sé si 150 euros mejor, pero sí mejor.

Ha mejorado mucho con respecto al del año pasado, pero sigue tirándome para atrás mucho el temblor que se produce a la hora de teclear en él, debido a que queda en puente. Se puede poner fijo sobre el escritorio, pero pierdes la ergonomía de escribir con una sutil elevación.

El teclado es mejor, el trackpad es mejor, pero lejos de la calidad del de un gran portátilSi vienes de una Surface Pro 3, el teclado te va a gustar mucho más. Las teclas están más espaciadas y tienen ligeramente mejor sensación. Además Microsoft ha tenido a bien agrandar el trackpad, aunque sigue siendo mucho más pequeño que los de un portátil tradicional.

Fotografía: Ovidi Martí
Fotografía: Ovidi Martí

Para ponerlo en el regazo mientras estamos en el tren, autobús, en el sofá o donde sea que no dispongamos de una mesa o superficie sólida, el Surface Pro 4 sufre, como ya pasaba con los modelos anteriores. Simplemente no está bien pensado para ello. — No es imposible, pero sí más incómodo que un portátil tradicional.

El teclado es simple, no añade batería extra, ni requiere ser emparejado de forma inalámbrica. Solo conectarlo con la propia Surface es suficiente. Eso sí, está más que suficientemente retro-iluminado para hacer cómodo su uso nocturno.

Consideraciones generales

surface pro 4 2394

Seguramente uno de los mejores aspectos de la Surface se trate el visual. Cuenta con una gran pantalla de 12.3 pulgadas que Microsoft llama "PixelSense".

Un ratio de 3:2 ofrece ventajas de amplitud del 16:9 ó 16:10, pero sin ser tan cuadrado como el 4:3. — A nivel de píxeles cuenta con unos heterodoxos 2736 x 1824, que lleva la densidad a unos muy buenos 267 puntos por pulgada. — Te puedes quedar embobado mirando la pantalla, la resolución es simplemente altísima.

Microsoft habla de 9 horas de vídeo a pantalla completa, similar a las tradicionales 10 del iPad, pero no he podido llegar a esas cifras. Entre 5 y 6 horas de vídeo es mucho más cercano a los resultados obtenidos en mis pruebas.

Entre 4 y 5 horas de uso intensivoEn uso habitual, la Surface me ha ofrecido una duración entre 4 y 5 horas seguidas de uso para navegación web —con Microsoft Edge siempre— y Office. Eso sí, muchas pestañas abiertas y muchos documentos de Excel el otro día. Aquí esperaba algo mejor, y me repito que quizá con el Core M3 sea mejor.

El dock de la Surface Pro 4 ya no actúa como un... bueno, un dock. Microsoft lo ha desenganchado de la propia Surface, y ahora su principal motivo es simplemente añadir más puertos y periféricos.

La buena noticia, es que si tienes el de la Surface Pro 3, puedes seguir usándolo como dock para la 4. El nuevo dock añade cuatro puertos USB 3.0, un ethernet y dos DisplayPort capaces de sacar resoluciones 4K cada uno.

Conclusión

8.5
10

A riesgo de repetirme, no podemos seguir considerando la Surface Pro una tableta en la categoría de los iPad y tabletas Android. Por software, ecosistema de apps y hardware es totalmente distinta. Dicho esto, sigo sin entender por qué Microsoft no regala el teclado con la tableta, y menos aún por qué cobra tanto dinero por él.

El dock no es necesario para la inmensa mayoría de usuarios, y hay alternativas que agregan gran parte del funcionamiento tirando del puerto USB 3.0. La pantalla es impresionante y la tapa trasera es muy versátil en sus múltiples configuraciones.

Espero que las próximas versiones añadan tanto soporte para 4G/LTE como un puerto físico para guardar el Surface Pen. Ambas opciones me parecen obligatorias en estos rangos de precios. La gran ventaja de todo esto es que hay alternativas de otros fabricantes en Windows 10.


Pros

  • Pantalla: fantástica proporción, resolución y contraste.
  • Rendimiento: como una bala. Los nuevos chip Intel son fantásticos.
  • Calidad de construcción: fenomenal, buen peso y tamaño.

Contras

  • Teclado extra: espero que dejen de cobrar por él pronto. No merece la pena a ese precio, pero se queda corto sin él.
  • Ventiladores: salvo la versión con Core M3, todos cuentan con ventilador.
  • Batería: lejos de lo que Microsoft afirma, y de la de un MacBook por ejemplo. Windows tiene que mejorar mucho aún en este aspecto.