Star Wars: Squadrons
análisis

Star Wars: Squadrons

- Oct 8, 2020 - 19:00 (CET)

Ficha técnica

  • Desarrollador: EA Motive
  • Publisher: Electronic Arts
  • Género: Combate aéreo
  • Plataformas: PC, PlayStation 4, Xbox One

Electronic Arts vuelve a la carga con 'Star Wars: Squadrons', un juego de combate aéreo inspirado en los clásicos de LucasArts como 'X-Wing vs TIE Fighter'.

Hasta hace unos años, la relación entre Star Wars y Electronic Arts parecía afectada por una especie de maldición. El primer Star Wars: Battlefront intentó rescatar lo mejor de la saga iniciada por Pandemic Studios, aunque omitió el modo campaña. La secuela lo solucionó, pero implementó medidas abusivas en las cajas de botín que terminaron alejando a los usuarios.

Contra todo pronóstico, EA consiguió recuperar la franquicia con la ayuda de Respawn. Star Wars Jedi: Fallen Order devolvió la confianza y sembró el camino para la llegada de Star Wars: Squadrons. El nuevo juego de EA Motive está inspirado en los clásicos de los 90s, como X-Wing o TIE Fighter, donde las batallas se libraban dentro de la cabina de tu nave.

De acuerdo con los desarrolladores, la idea de Star Wars: Squadrons surgió en un pub, cuando se preguntaron como se vería uno de esos juegos en la actualidad. Posteriormente un pequeño grupo desarrolló un prototipo que encantó a los ejecutivos de EA y Lucasfilm, quienes dieron luz verde al proyecto para consolas y PC.

Squadrons es un juego modesto y se siente más como un experimento que como una experiencia completa de Star Wars. Esto no es necesariamente malo, pero si una advertencia para quienes esperan un robusto AAA del nivel de la saga Battlefront.

Al equipo de Motive le tomó dos años desarrollar un juego que, aunque recupera la esencia de los clásicos, tiene algunas carencias que le impiden alcanzar el podio de los mejores juegos de Star Wars.

Star Wars: Squadrons

Una historia contada por ambos bandos

Star Wars: Squadrons es la respuesta de EA a la petición que por años han hecho los fanáticos de los clásicos como X-Wing vs TIE Fighter y Rogue Squadron. Aunque DICE implementó batallas en el espacio en Star Wars: Battlefront II, muchos deseaban un juego exclusivo de naves que abarcara tanto el modo historia como el multijugador.

En Squadrons existen ambas modalidades. El modo historia abarca los sucesos ocurridos tras la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte. Palpatine ha muerto — o al menos eso creemos — y la galaxia se encuentra en un periodo de caos.

La historia te permite experimentar ambos lados de la batalla. Por un lado los Rebeldes, ahora llamados "Nueva República" tratan de restaurar el orden aunque el Imperio no lo permitirá. En términos generales existen 14 misiones que nos llevarán a múltiples lugares de la galaxia. A medida que la historia avanza cambiarás de bando y tendrás oportunidad de pilotar distintas naves.

Star Wars: Squadrons

El modo historia es un tutorial de unas ocho horas que nos ayudará a familiarizarnos con las mecánicas de juego y las distintas naves de ambos bandos. A diferencia de Jedi: Fallen Order u otros juegos con una historia más profunda, la trama de Squadrons es regular y no tiene un solo momento memorable en términos de narrativa.

En un principio el juego nos permite crear a dos pilotos, uno de cada bando, con diseños y una historia preestablecida. Mientras que el Vanguard Squadron es el típico escuadrón amigable con todos los clichés de los Rebeldes en Star Wars, el Titan Squadron es quien termina robándose la historia.

No es que seamos fanáticos del Imperio, pero la construcción de personajes es mejor en el bando enemigo y encontramos a compañeros que, entre misiones, nos cuentan su tormentoso pasado. Shen, el piloto con implantes cibernéticos que ha sobrevivido decenas de batallas, o Havina Voreg, quien fue testigo de la muerte de Palpatine y de cómo los rebeldes eliminaron a su equipo son solo algunos.

Ni la presencia de Wedge Antilles o Hera Syndulla ayudan a sentir aprecio por los Rebeldes, quienes constantemente hablan de cosas triviales o hacen bromas forzadas. Si Star Wars: Squadrons hubiera enfocado sus 14 misiones en el Titan Squadron probablemente la historia sería mejor, aunque nos privaría del hecho de pilotar naves de la Nueva República.

'Star Wars: Squadrons' cumple tu sueño de ser un piloto de Star Wars

Star Wars: Squadrons

Dejando de lado la historia, el punto fuerte de Squadrons es su jugabilidad. Los desarrolladores se enfocaron en una experiencia inmersiva y por lo tanto solo existe una vista al interior de la nave. Esto podría decepcionar a algunos, sobre todo aquellos que han deseado por años un remake de Rogue Squadron o que estaban familiarizados con las batallas de SW: Battlefront II.

La vista al interior de la cabina también se justifica puesto que el juego es compatible con PlayStation VR y otros cascos de realidad virtual para PC. Como cereza del pastel, si tienes un joystick HOTAS para simuladores de vuelo, Squadrons es compatible y permite configurar los controles en su totalidad.

Los controles son los clásicos de cualquier juego de naves: pitch, yaw, rotación y aceleración. Una mecánica interesante es que podremos redirigir la potencia de la nave a tres áreas: motor, armas y escudos. Esto es increíblemente útil ya que define el mantenerse con vida en misiones donde debes destruir naves insignia como el imponente Star Destroyer.

Star Wars: Squadrons

Cada bando tiene cuatro clases, cada una con virtudes y debilidades. Mientras que los X-Wing y TIE Fighter comprenden la artillería de cada bando, naves como el TIE Bomber o Y-Wing se usan para eliminar ciertos objetivos mayores. El TIE Interceptor y A-Wing son cazas que alcanzan velocidades impresionantes, aunque son vulnerables gracias a su pobre escudo. A estas se unen el TIE Reaper o la U-Wing, naves de soporte con poco poder de disparo, pero que se mueven a gran velocidad y son difíciles de eliminar.

Aunque el modo historia no es memorable, es necesario jugarlo a fondo ya que no existen tutoriales sobre el uso de cada nave. Los objetivos de cada misión nos ayudan a entender la función principal de cada vehículo y nos ahorrará dolores de cabeza en el multijugador. Tu primer impulso será tomar un TIE Fighter o X-Wing, que si bien son útiles para las peleas de 5 vs 5, no podrán hacer frente a las naves colosales en la modalidad Batalla de Flotas.

El multijugador como pieza central de la experiencia

Tras invertirle varias horas a Star Wars: Squadrons no queda duda de que el multijugador es el objetivo final de EA. Aunque solo existen dos variantes, esta modalidad es donde pasaremos la mayor parte del tiempo ya que el juego está construido para subir de nivel y participar en "Operaciones", eventos que duran ocho semanas y ofrecen recompensas cosméticas al desbloquear algunos logros.

Refriega es la clásica batalla de 5 vs 5 en donde deberás eliminar la mayor cantidad de naves de tu contrincante como sea posible. Es un Team Deathmatch en donde usaremos la nave que mejor se adapte a nuestro estilo de juego.

Algo que noté al jugar con extraños es que muchas veces es imposible montar una estrategia. A diferencia de los shooters convencionales, en Squadrons es mejor si se ataca en grupo o se organizan para dividirse en dos bandos que se cuiden las espaldas. En múltiples partidas pocos o nadie hablaba y algunos decidían separarse del grupo para intentar eliminar a todos los enemigos.

Star Wars: Squadrons

Las Batallas de Flotas son peleas en etapas en donde dos escuadrones de cinco pilotos se enfrentan. El objetivo es derribar las naves capitales e insignia de tu contrincante, casi como un tower defense. A diferencia de Refriega, en esta modalidad es indispensable tener una buena comunicación con el equipo y trabajar en conjunto, cada uno con distintas naves.

Un punto a favor es que esta modalidad permite juego cooperativo contra la inteligencia artificial, por lo que podrás juntarte con otros cuatro amigos para intentar derribar a los bots. El modo cooperativo resulta una necesidad si no quieres frustrarte jugando con extraños desde un comienzo.

Conclusión

8
10

En términos generales, Star Wars: Squadrons es una experiencia placentera. Luego de veinte horas entiendo por qué EA no lo promocionó al mismo nivel que un Battlefront o por qué el precio de 40 dólares. Es un juego que se desarrolló en dos años y que aunque tiene buen nivel de producción, existen algunas carencias.

Tal vez la opción más criticable es la ausencia de una cámara exterior. Si, entiendo que se buscaba rescatar el estilo clásico de los 90s, pero la vista interior le resta mucho a la sensación de velocidad. Nos hubiera gustado disfrutar los asteroides del Abismo Zaviano o las nebulosas de Yavin Prime, algo que dentro de la cabina es un tanto difícil.

Pese a lo anterior, Star Wars Squadrons es un buen juego que agradará a los fanáticos de Star Wars. Aquellos que busquen una experiencia más tirada hacia Han Solo, la recomendación es Rebel Galaxy Outlaw, uno de los mejores juegos de naves para PC y consolas.


Pros

  • Interiores detallados de cada nave
  • La experiencia de pilotar un TIE Fighter o Interceptor y eliminar Rebeldes
  • Compatibilidad con diversos joysticks
  • No hay microtransacciones (al menos por ahora)

Contras

  • La historia pasa desapercibida
  • No hay cámara externa y se pierde la sensación de velocidad
  • Que EA no haya invertido más recursos en su desarrollo