análisis

Star Wars Jedi: Fallen Order

- Nov 25, 2019 - 16:13 (CET)

Ficha técnica

  • Desarrollador: Respawn Entertainment
  • Publisher: EA
  • Género: Acción, tercera persona.
  • Plataformas: PS4, Xbox One, PC.

Star Wars Jedi: Fallen Order es la mejor entrega de la franquicia de Lucas en la actual generación de consolas. Un título que combina lo mejor de diversos géneros del videojuego pero con el sello de identidad que solo tiene Star Wars y que desde luego encantará a todos los fans del juego de acción y exploración en tercera persona.

Con la nueva trilogía de Star Wars a punto de poner fin al viaje de los Skywalkers, y con la fiebre que ha desatado la vuelta a esa galaxia lejana, clamaba al cielo que no hubiese ninguna propuesta, dentro de la industria del videojuego, a la altura del universo que representa la Guerra de la Galaxias. Si bien Battlefront y Battlefront 2 supieron llevar parte de esa esencia al videojuego, lo cierto es que ambos quedaron a medio camino de lo que un buen título basado en la franquicia de George Lucas.

Con la cancelación, además, del esperado juego de Visceral Games, la única esperanza que nos quedaba era la propuesta de Respawn. Si bien el estudio es una de las joyas con títulos como Titanfall y Apex, el historial de Electronics Ars respecto a la franquicia no era demasiado boyante, al menos en la actual generación de consolas. No obstante, con el anuncio de Star Wars Jedi: Fallen Order parecía que por fin íbamos a ver un título a la altura de la franquicia, que más allá del canon, venia a proponer una historia épica en el que la espada láser y el culto Jedi iban a tomar todo el protagonismo.

Y lo cierto es que no nos equivocábamos. Puede que Fallen Order tarde en arrancar, pero cualquier fan de la franquicia verá en el juego de Respawn la mejor aproximación al universo que hemos visto hasta ahora en la generación, y aunque en el título no todo es perfecto, lo cierto es que la unión de los elementos que han funcionado de maravilla en otro títulos, condensados en la franquicia de Star Wars, han dado como resultado un juego que, sin ser sobresaliente, ofrece todo lo que podíamos esperar a poco de un mes para el estreno de la última película de la nueva trilogía.

Se ha definido a Fallen Order, desde su presentación, como una mezcla entre tres géneros que han constituido la base de la generación actual: el mundo semi abierto, el combate estilo Souls con árboles de habilidad y la espectacularidad cinemática de Uncharted. Acertadamente, Respawn ha sabido poner en la misma cesta lo mejor de cada género y nos ha dado un juego que si bien deja por el camino algunos de los concepto más básicos, puede constituir un punto de partida sobre el que construir el futuro de la franquicia en los videojuegos.

La propuesta de Fallen Order es, por tanto, aportar algo nuevo usando de base lo que existe en el momento. Si bien parte de una historia totalmente nueva que ya veremos en que parte del canon encaja, el juego nos lleva con algunos personajes conocidos de la franquicia (aunque no los más conocidos) y nos deja a nuestro aire para explorar el universo de Star Wars en nuevos escenario.

Esta historia es la que sirve de hilo conductor, y si bien no queremos hablar mucho de ella para no caer en spoilers, sí que podemos decir que no es nada del otro mundo, no goza de la espectacularidad de la franquicia y desde luego no será tan memorable como otras de las que nos han acompañado. Si bien esto es compresible por la idea de Respawn de crear su propio universo dentro del de Star Wars, será una decepción para muchos.

Y es que el problema principal reside en los personajes. No tienen el carisma de otros de los protagonistas de la franquicia, y aunque hay algunas fanservices con actores conocidos, lo cierto es que tardaremos bastante en conectar con los protagonistas de la historia, con sus motivaciones o sus problemáticas. Tampoco con los antagonistas, por lo que da la sensación que el juego busca contentar a todos sin hacerlo realmente con nadie.

Dejando de lado el punto de la historia que, como decimos es entretenida sin muchos aspavientos, el resto del apartado jugable sí que sobresale por sí mismo. Los escenarios son espectaculares y Respawn ha acertado apostando más por la estrategia que por el hack-slash. El combate recuerda a los Souls, y aquí no valdrá de nada apretar botones, puesto que tendremos que romper la guarda de los enemigos, saber con quién meditamos nuestras fuerzas cuando hay varios de ellos, y echar mano de las habilidades que iremos desbloqueando para luchar contra los más duros.

El juego aquí es inteligente y a igual que las hogueras Dark Souls, los sitios de guardado donde recargamos la vida son una suerte de puntos de meditación repartidos por el mapa, que si los usamos reiniciarán los enemigos y volverán a aparecer. Es ingenioso para un título como Star Wars, y lo cierto es que funciona a las mil maravillas aportando, como decimos, ese punto de estrategia que no hará debatirnos entre volver a recargar nuestros viales de vida o jugárnosla con menos vida a cambio de no encontrarnos enemigos por donde ya hayamos pasado. Eso sí, cada vez que volvamos a un planeta los enemigos volverán a estar presentes aunque hayamos limpiado los escenarios.

Este punto es importante en tanto Fallen Order nos deja ir por el juego a nuestro antojo en una serie de planetas a los que podremos viajar siempre que queramos, y movernos por ellos con total libertad con la única limitación de que algunas secciones de los mismos están pensadas para volver más tarde, bien en algún punto de la historia, bien porque queramos buscar algún secreto, ya que necesitaremos habilidades para poder atravesar dichos puntos (de ahí el aspecto metroidvaina).

Aquí es donde aparece uno de los primeros problemas del juego. Cada planeta, unos más y otros menos, son gigantes, con muchas zonas diferenciadas, conectadas entre sí, ramificaciones y atajos, y a diferencia de los Souls, las hogueras o espacios de meditación no permiten el viaje rápido, por lo que gran parte de nuestro tiempo estará invertido en recorrer una y otra vez las mismas secciones para buscar algo, para volver a la nave después de cumplir los objetivos, o porque simplemente nos perdemos.

El problema de este apartado es que si bien premia la exploración y la libertad de movimiento, algunos de los mapas son un auténtico caos para orientarse (aunque tengamos un mapa holográfico que sirve de guía), y lo cierto es que los secretos que desvela el juego, accesorios de personalización en su mayoría, no son el aliciente suficiente como para volver a hacer backtracking a secciones de mapas de enormes, pese a que el juego ofrece atajos y formas de cubrir las distancias más o menos bien pensadas. Como decimos, el viaje rápido, aunque no a todos los puntos, hará la vida más sencilla y premiaría más volver a un planeta ya explorado para descubrir secretos.

Aunque los comparaciones se suelen hacer con Uncharted, lo cierto es que Fallen Order está más cerca de Tomb Raider que del juego de Naughty Dog, con sus puzzles similares a las tumbas del mencionado juego de aventuras, y con un desarrollo de los espacios bastante similar al de la nueva trilogía de Lara Croft.

El resto de elementos, como se suelen decir, se ajustan a la perfección con el fan de Star Wars. El diseño de los personajes, enemigos, escenarios, y la personalización que podemos aplicar a nuestro acompañante o espada Láser casan a la perfección con la iconografía de la franquicia.

En general, es un juego que sabe aprovechar muy bien sus bondades, como al exploración y el combate, aunque se queda a medio camino en el desarrollo de personajes y en la historia que quiere aportar a la franquicia de Star Wars. Si bien algunos cambios como el viaje rápido, o la orientación de la exploración podrían hacer un poco más llevadera la experiencia una vez finalizada la historia, lo cierto es que en Respawn se han sacado de la manga un juego que cumple con lo que promete, y que en algunos aspectos, superará la expectativas de los fans de la franquicia de forma sobresaliente.

Conclusión

8
10

Star Wars Jedi: Fallen Order es el mejor juego de la franquicia que ha salido para esta generación. Eso por sí solo no quiere decir que sea sobresaliente, pero sí que tiene algunos aspectos más que notables. La combinación de los elementos de la franquicia de Lucas, junto con un sistema de combate bien trabajado y exigente, unido a la una exploración que recuerda a los mejores momentos de Tomb Raider, lo convierten en un acierto para cualquier tipo de jugador, que disfrutará sobremanera de las más de 20 horas que ofrece su historia y otras tantas más en las que descubrir sus secretos.

Quizás lo más reprochable del juego tiene que ver con los personajes y su desarrollo, y sobre todo con una historia descafeinada que no está muy claro en que parte del canon de la franquicia se sitúa. La ausencia además de grandes rostros conocidos de la franquicia a favor de personajes menores tampoco ayuda a situar el juego en el nivel que se merece tras las más que cuestionables entregas de Battlefront de los últimos años.


Pros

  • Ambientación y diseño de niveles.
  • Premia la exploración y los puzzles.
  • Espectacularidad de los combates.
  • La mezcla de géneros.

Contras

  • La orientación por el mapa es mejorable.
  • Ausencia de viaje rápido en el endgame.
  • Desarrollo de personajes y trama.