análisis

Sony A7 II

- Mar 4, 2015 - 17:50 (CET)

Ficha técnica

Sony A7 II 7 minuatura

  • Procesador: Bionz X
  • Sensor: CMOS full-frame de 24,3 megapíxeles.
  • Objetivos: Montura E
  • Sensibilidad: 100 - 25.600
  • Visor: electrónico de 2.360.000 píxeles y una cobertura del 100%.
  • Pantalla: TFT de 3 pulgadas con 1.228.800 píxeles
  • Formatos: JPEG y RAW
  • Vídeo: XAVC S: 1920 x 1080 (60p/50Mbps, 30p/50Mbps, 24p/50Mbps) AVCHD: 1920 x 1080 (60p/28Mbps) MP4: 1440 x 1080 (30fps/12Mbps), 640 x 480 (30fps/3Mbps)
  • Tarjetas: memoryStick y tarjetas SD, SDHC, SDXC
  • Dimensiones: 126 x 95,7 x 59,7 mm
  • Peso: 599 gramos (con batería incluida)
  • Precio: 1.799€ (solo el cuerpo)

Analizamos la Sony A7 II, una cámara sin espejo con sensor full-frame que intenta mejorar todo lo mostrado en su antecesora. Su rediseñado aspecto, así como un sistema de estabilización de 5 ejes, son los principales pilares sobre los que la empresa nipona asienta su nuevo dispositivo. Pero, ¿realmente supera a su anterior modelo?

Todavía recuerdo mis sensaciones al ver la película de ”El Padrino”. Después de todo lo escuchado sobre ella las expectativas eran muy grandes, por lo que esperaba una obra que estuviese a la altura. Sin embargo, a pesar de todo el hype, la película terminó cumpliendo con lo que predecía, e inmediatamente se hizo un hueco dentro de mis principales referencias cinematográficas.

No solo se trató de una película insignia dentro del género de mafiosos, donde actuaciones, guion, e iluminación danzaban perfectamente bajo la música de Nino Rota, sino que también se configuró como una de las creaciones más potentes del séptimo arte. Hasta que llegó ”El Padrino 2”. La segunda película de Coppola aún redondeaba más lo planteado en la primera, con un sobresaliente Robert De Niro que ayudó a camuflar la ausencia de actores tan relevantes como Marlon Brando.

Sony A7 II 8

Algo así esperaba con la Sony A7. La empresa nipona demostró por primera vez que se podía aplicar un sensor full-frame a una cámara sin espejo y que los resultados eran bastante positivos, pero que aún se debían pulir un poco más. Para mejorar lo planteado con la cámara se anunciaron los modelos Sony A7R y Sony A7S, el primero basado en ofrecer una mayor resolución (36 megapíxeles), y el segundo en más capacidad para soportar altos valores de ISO e incluso grabación en 4K, un gadget ideal para los amantes del video.

La Sony A7 II es la secuela de la primera cámara mirrorless con un sensor de 36x24 mm. Al igual que ocurrió con “El Padrino 2”, esperaba que esta nueva versión no solo tomase las virtudes de su antecesora, sino que las mejorase y perfilase, para ofrecer así un producto que realmente desbancara la supremacía de la réflex en el sector fotográfico. Por lo tanto, comprobemos si también se trata de una obra a la altura de sus expectativas.

Sony A7 II (II)

Diseño

El diseño de la Sony A7 no tenía demasiados inconvenientes, pero sí que existían algunos puntos de su ergonomía que se podían modificar para mejorarla. La nueva cámara de la empresa japonesa soluciona algunos de estos errores, pero no todos.

Sony A7 II 4

La empuñadura es aún más pronunciada, y su agarre sigue siendo bastante cómodo. Es como tener una réflex pero con un tamaño más reducido, pero que sigue siendo igual de agradable sostenerla.

La disposición de sus botones también se ha modificado, algo que ha permitido incluso hacer hueco para añadir dos personalizables en la parte superior. Asimismo, el botón de disparo se ha desplazado hacia la empuñadura, un lugar mucho más accesible que el anterior.

Los diales para modificar la velocidad de obturación y el diafragma también se han desplazado, aunque lo cierto es que no termina de parecerme el lugar más adecuado, especialmente el trasero, el cual se encuentra en una posición demasiado alta para ser alcanzada fácilmente con el pulgar.

Mención especial tiene el botón para grabar video, que nuevamente se sitúa en una zona bastante inadecuada y resulta inevitable tener que hacer algunos malabares con nuestros dedos para presionarlo mientras estamos haciendo fotos.

Sony A7 II 5

Su cuerpo con textura granulada es de aleación de magnesio, dando una gran sensación de robustez cuando sujetamos la cámara con nuestras manos. La impresión es la de tener en nuestras manos un gran bloque sólido muy difícil de dañar.

En el diseño se sigue apostando por aquellas líneas rectas que han caracterizado también a otras cámaras de Sony, recordando así levemente a dispositivos creados en una época anterior.

Aspectos como el peso y la anchura de la cámara se ha visto incrementados, algo provocado por el nuevo sistema de estabilización incorporado dentro del cuerpo. Aun así, 599 gramos (con batería incluida) sigue siendo un peso aceptable para las características que tiene en su interior.

Visores y pantalla

Sony A7 II (III)

El visor electrónico apenas tiene retardo que se aprecie, pero sí que posee unos colores más fríos en comparación con los mostrados en el monitor TFT. Además, la cobertura es del 100%, un aspecto que por momentos hace que el sistema réflex resulte prescindible.

La pantalla trasera de 3 pulgadas se deja ver de forma adecuada bajo la luz del sol, aunque tampoco es algo por lo que destaque sobre el resto de cámaras. Lo que sí me ha causado muy buena impresión es la delgadez de ese monitor, pudiendo ser abatido para realizar tomas desde ángulos dificultosos.

El interior

En este punto se mantienen muchas de las características de su antecesora, pero eso no significa que sea algo negativo. El sensor CMOS full-frame de 24 megapíxeles ya otorgaba una experiencia bastante notable, que combinado con el procesador Bionz X permite realizar fotos a una velocidad de 5fps.

Sony A7 II 6

La velocidad con la que procesa esas imágenes también va a estar relacionada con la clase de la tarjeta de memoria que estemos utilizando en ese momento, ya que permitirá vaciar el buffer de ésta con mayor rapidez.

Pero la característica estrella de esta cámara es la estabilización de 5 ejes incorporada en el cuerpo, la cual permite reducir las vibraciones en 4,5 stops. El sistema intenta compensar los movimientos producidos desplazando el sensor de la cámara en el sentido opuesto hacia donde se realice la vibración. Posteriormente profundizaremos más en los resultados durante la grabación de vídeo, pero en la fotografía no le encuentro un papel demasiado relevante.

Aunque se agradece la inclusión de un sistema que intente estabilizar las fotografías captadas con una velocidad de obturación baja, creo que carece un poco de sentido si podemos remediarlo aumentando la ISO y posteriormente la rapidez de nuestra toma. Tampoco se pueden hacer maravillas al respecto, existen unos límites para que la imagen no salga borrosa, ya sea por movimientos del fotógrafo o el de los propios sujetos encuadrados.

Haciendo fotos

Cada vez que tomamos una instantánea, el obturador de la Sony A7 II realiza las funciones correspondientes para dejar pasar la luz. Un proceso que se intuye perfectamente a causa del ruido ocasionado por éste cada vez que realizamos una foto. Esto puede ser algo positivo para aquellos fans más acérrimos de la fotografía réflex, en ocasiones incluso se llega a adorar ese sonido provocado por el obturador.

 ISO 10.000. f/5.6. VO 1/80.
ISO 10.000. f/5.6. VO 1/80.

Pero lo cierto es que existen situaciones en las que no puede resultar agradable emitir un sonido de tales características. Y es que, precisamente la mayoría de cámaras mirrorless destacan por lo contrario, por tener un disparo muy silencioso. De hecho, en la Sony A7S existía un modo que reducía el ruido de su obturador.

Aunque según Sony su enfoque híbrido (detección de fase y de contraste) ha mejorado la velocidad un 30% con respecto al modelo anterior, aún sigue dejando algo que desear, especialmente en situaciones oscuras y de gran movimiento.

Prueba de ISO Sony A7 II

En cuanto a su sensibilidad, la A7 II ofrece valores que llegan hasta los 25.600 de ISO. Aunque obviamente existe más ruido en función de cómo de elevado es el número, el hecho de tener un sensor full-frame provoca que el granulado mostrado sea bastante fino, haciendo posible utilizar casi todas las opciones disponibles de sensibilidad.

No obstante, el archivo JPEG procesado directamente desde la cámara parece ser de menos calidad que el sacado de un RAW. El procesador asigna automáticamente unos valores que quizás pueden resultar algo agresivos, lo que provoca cierta contaminación de los colores mostrados.


(Más luminosa: JPEG de la cámara. Más oscura: JPEG a partir de un RAW)

Por otro lado, la batería permite disparar unas 350 fotos. Una duración que personalmente me parece escasa, y que nos obligará a llevar otra de repuesto si queremos pasar el día entero tomando imágenes.

Grabando video

La Sony A7 II permite grabar a 1.920x1.080 píxeles y 60 fps, una resolución que, a pesar de ser suficiente para la mayoría, no llega a los 4K ofrecidos con la Sony A7S.

Además de AVCHD y MP4, entre los formatos permitidos encontramos el nuevo códec XAVC S el cual se encuentra pensado para ofrecer una mayor compresión y calidad en nuestra imagen.

En este punto, resulta conveniente analizar los resultados obtenidos con el nuevo sistema de estabilización de Sony, que además también puede ser utilizado en conjunto con la estabilización óptica incorporada en el objetivo.

Como vemos, la reducción de las vibraciones no llega a ser total, pero sí que se encuentran mucho más disimuladas. Sin embargo, aún existen movimientos (como al andar) donde la estabilización de 5 ejes tiene realmente poco que aportar.

La calidad mostrada, aun siendo buena, no llega al nivel que hemos podido ver en la Sony A7S, la cámara que enamoró a muchas de las personas que principalmente lo que buscaban era grabar video.

Conclusión

7.5
10

La Sony A7 II es un nuevo modelo basado en dos aspectos: un rediseño de su cuerpo y un sistema de estabilización integrado. Sin embargo, el resto de componentes principales como el procesador o el sensor son los mismos. Aunque es una gran cámara, creo que no se ha avanzado demasiado en aquel concepto iniciado con la Sony A7.

Aunque el cuerpo se ha intentado hacer algo más ergonómico, aún siguen presentes aspectos como el botón de vídeo o algunos diales que no me resultan del todo accesibles. Por otro lado, a la estabilización de 5 ejes le encuentro especial valor para el video, aunque el contrapunto de esto es que realmente la A7S sigue siendo mejor cámara destinada a esta función.

A pesar de todo, la A7 II es una buena cámara. El problema es que la mayoría de las virtudes mostradas ya existían en su modelo anterior, al igual que algunos de sus defectos. Además, su precio oficial de 2.099€ con lente 28-70mm y la escasa (y de cara) gama de objetivos con montura E para formato full-frame, hacen que nos planteemos alternativas como la Fujifilm X-T1 o la Panasonic GH4.

Esperemos que, en esta ocasión, "El Padrino 3" sea la mejor de la trilogía.


Pros

  • ISO. Se trata de una cámara donde los altos valores de sensibilidad no están de adorno, sino que se pueden utilizar para dar luz a nuestras escenas.

  • Sensor full-frame. Con todas las ventajas que todo ello conlleva (menos ruido, más información en la imagen… etc.)

  • Tamaño. Parece mentira que podamos encontrar esas características en un gadget con tales dimensiones.

Contras

  • Precio. No solo el de la cámara (que cuesta unos 1.799€), sino también el de los objetivos con montura E para full-frame.
  • Poca innovación. Lo más relevante con respecto a su modelo anterior es su rediseño y el sistema de estabilización de 5 ejes. Mantiene virtudes y defectos de la Sony A7.
  • Autonomía. De nuevo, una única batería se queda corta si pretendemos pasar el día realizando fotos.