Samsung Galaxy Watch Active2
análisis

Samsung Galaxy Watch Active2: el mejor smartwatch para Android

- Oct 15, 2019 - 10:01 (CET)

Ficha técnica

Samsung Galaxy Watch Active2

  • Tamaño de caja: 40 o 44 milímetros.
  • Materiales: Aluminio o acero inoxidable.
  • Variantes: Bluetooth o Bluetooth + LTE.
  • Características: Notificaciones, seguimiento físico, monitorización del sueño, ritmo cardíaco.
  • Precio: Entre 400 y 500 euros.

En la industria tecnológica hay muchos secretos muy bien guardados, conservados a lo largo de los años fuera del foco público en el más absoluto de los silencios. Que Apple lidera con mano de hierro el segmento de los wearables con su Apple Watch no es uno de ellos. Esta realidad, innegable por mucho que pese a algunos, ha provocado una clara diferenciación en el mercado de los smartwatches entre la empresa de Cupertino y todas las demás; y más recientemente, entre aquellas que lo intentan o quienes dan por imposible salir victoriosos en el segmento de la tecnología más personal. Samsung es una de las que sigue apostando por ello, y lo hace ahora con el Galaxy Watch Active2.

El Samsung Galaxy Watch Active2 es un reloj que llega al mercado en un momento en el que las opciones a disposición de los consumidores no son demasiadas, y eso beneficia a aquellos que cuenten con apuestas interesantes, siendo más fácil destacar en apartado dedicado a los smartwatches compatibles con Android. En este caso, en parte por la innacción del resto de fabricantes y en parte por el trabajo realizado por la casa surcoreana, la realidad es que consigue despuntar entre la oferta actual. Fifty-fifty.

Y lo hace apostando por un concepto y unas líneas muy conocidas, tanto en su software como en su diseño exterior, pero que en esta ocasión funcionan mejor que en anteriores ocasiones por el refinamiento logrado a lo largo de los años. La depuración técnica es algo que hemos visto gradualmente también en los smartphones de la compañía, llegando ahora a un terreno en el que la tecnológica asiática, bien por capacidad y recursos o bien por firme convicción, siempre ha visto futuro.

Antes de entrar en materia, adelanto que el Samsung Galaxy Watch Active2 no es el smartwatch perfecto; y este análisis no es la epopeya de un un reloj que se eleva como el rival imbatible a día de hoy. Sí es, no obstante, un reloj con visos a conquistar a buena parte de aquellos que quieren un terminal inteligente en el amplio sentido de la palabra sin tener que realizar por el camino muchos de los sacrificios que conllevaba hasta ahora adquirir uno de estos dispositivos enfocados al segmento Android.

Samsung Galaxy Watch Active2

El diseño más redondo

Para alguien que, como un servidor, ha estado utilizando toda su vida relojes de pulsera en formato redondo, el Samsung Galaxy Watch Active2 es algo parecido a un oasis en un momento donde los smartwatches apuestan cada vez más por el formato de pantalla rectangular. Desde el punto de vista más subjetivo que puedo ofrecer, me gusta mucho más la estética de un reloj con la caja y la esfera circular, y en esta ocasión no hay excepción.

Estéticamente, llevar el Galaxy Watch Active2 me complace más desde un punto visual, y se me antoja menos intrusivo, que un Apple Watch o cualquiera de las apuestas de otras compañías (aunque también haya relojes en formato cuadrado o rectangular que no son smartwatches). Es una sensación que se acrecenta aún más si, por ejemplo, está activado el modo de pantalla siempre encendida y se usa puesta una esfera minimalista y libre de complicaciones.

Sin embargo, hay una razón por la que aquellos relojes en formato no redondo comienzan a ganar enteros en el mercado: la lectura del texto. El formato de este, como bien sabemos, suele estar compuesto por líneas horizontales que son leídas de izquierda a derecha. Incluso en el Galaxy Watch Active2, esta es una realidad contra la que Samsung no puede luchar, y el resultado es que dentro de la aplicaciones o en las notificaciones, por ejemplo, perdemos espacio útil de lectura en las partes superior e inferior, pues queda oculto como consecuencia de la circunferencia del reloj.

Samsung Galaxy Watch Active2
YouTube en tu muñeca. Por qué no.

Es algo que vemos mejor reflejado en las dimensiones totales de la pantalla si lo comparamos con el Apple Watch. En el caso del Galaxy Watch Active2, los paneles de los modelos de 40 y 44 milímetros de caja son de 1,2 y 1,4 pulgadas, respectivamente. En el Apple Watch (también de 40 y 44 milímetros), de 1,78 y 1,57 pulgadas.

Afortunadamente, en esta ocasión los marcos que bordean el panel han sido reducidos en relación a la anterior generación, dando lugar a un mayor aprovechamiento del frontal que, ciertamente, se nota. Acompañado de un encapsulado sobrio, el resultado es satisfactorio.

Mención aparte merecen las correas. O el sistema para cambiarlas, mejor dicho. Si el objetivo de Samsung es incentivar a los usuarios a que hagan uso de múltiples bandas y las intercambien de manera constante, como ocurre con el Apple Watch, será difícil que ocurra con un sistema como este. No es complicado sustituir una por otra, pero sí notoriamente más lento y menos intuitivo que los sistemas ideados por otras marcas.

Reloj inteligente

El Samsung Galaxy Watch Active2 cuenta, entre sus principales bondades, con el hecho de ser compatible tanto con iOS como con Android, una grata noticia si uno tiende a cambiar de smartphone y plataforma con cierta frecuencia o si busca una alternativa al Apple Watch para utilizar con su iPhone. Así y todo, su uso con la plataforma de la compañía de Cupertino es restringido y, en general, no tan recomendable –especialmente teniendo en cuenta que ambos terminales se sitúan parejos en precio–.

Un ejemplo claro se da con las notificaciones: si nuestro smartphone es Android, podremos contestar a los mensajes entrantes (con texto o emojis, escribiéndolo a mano, mediante transcripción de voz o con una respuesta predeterminada), además de acceder desde ellos a los últimos recibidos en la conversación –en apps de mensajería–; en el caso de iOS, estos se mostrarán pero no podrán ser respondidos.

Samsung Galaxy Watch Active2

En parte se debe a la gran cantidad de aplicaciones añadidas que uno tiene que instalar cuando configura el reloj en un teléfono con el software de la compañía de Mountain View. Para utilizar el Galaxy Watch Active2 correctamente, durante el proceso inicial uno tendrá que descargar de la Play Store las apps Galaxy Wearable, Watch Active Plugin y Samsung Accesory Service. Posteriormente, hará falta también Samsung Health para poder ver los datos de actividad recogidos por el reloj. El proceso no llevará que unos pocos minutos, pero no deja de ser tedioso y una experiencia alejada de lo que uno se espera de un dispositivo que se mueve en un segmento entre los 300 y los 500 euros.

Corriendo Tizen en su interior, la experiencia tiene pocas pegas desde el punto de vista de la cohesión. La navegación es fluida, sencilla y la interfaz se adapta bien al formato circular, como ya hemos visto en anteriores relojes de la firma. El contrapunto lo pone el asistente virtual propietario Bixby, cuya incapacidad para dar por respuesta más réplica que un simple "No te he entendido" a un amplio rango de comandos queda evidenciada de manera inmediata.

Samsung, por primera vez, incluye un bisel táctil que rescata las sensaciones del físico que existía en los primeros relojes de la firma y que hace más fácil la navegación. Deslizar nuestro dedo sobre esta superficie nos permitirá movernos entre pantallas, desplazarnos entre un texto y, en definitiva, interactuar con lo que aparece en pantalla sin obstruir la visión.

Samsung Galaxy Watch Active2

Los problemas llegan cuando queremos salirnos de aquello que viene preinstalado y buscar otras aplicaciones. La Galaxy Store destacada por su casi total inutilidad en este sentido, con una oferta de software ridícula y mal adaptada al reloj, en términos amplios. La aplicación de Spotify resulta algo así como un espejismo –y tampoco es que sea muy allá– que nos permitirá, entre otras cosas, descargar música para escucharla sin conexión –modo offline, siempre y cuando se tenga una cuenta premium– y prescindir del smartphone si uno va al gimnasio o sale a hacer deporte, por ejemplo.

Hablando de las descargas, vale la pena mencionar que el almacenamiento interno disponible es de apenas 4 GB, por lo que uno deberá ser cuidadoso con lo que almacena en él. Aunque, naturalmente, la información que se guardará en el reloj no será ingente, se prometen algo escasos para el largo plazo.

La batería, por su parte, suele ofrecer unos dos días de autonomía, dependiendo de las funciones del reloj que se usen. Las opciones de pantalla siempre encendida, el GPS y el seguimiento cardíaco continuo parecen ser las drenan la misma más rápidamente.

Reloj deportivo

Como va implícito en su nombre, el Galaxy Watch Active2 está enfocado en el registro de la actividad deportiva y el seguimiento de diferentes variantes relativas con la salud. Entre estas últimas se encuentran el monitoreo del sueño o la medición del ritmo cardíaco. Ambas funcionan de manera acertada en prácticamente todos los casos, aunque el apartado de la medición del tiempo que hemos estado dormidos experimenta ocasionalmente algún fallo en las horas de comienzo y de finalización. Su mencionada autonomía nos permitirá utilizar ambas sin mayor problema en el contexto diario.

El reloj ofrece un total de 40 ejercicios que pueden ser registrados, algunos aglutinando varios en la misma opinión –por ejemplo, "Máquina de musculación"–, disponiendo también de resistencia IP68 contra factores externos y capacidad de inmersión de 5 ATM (hasta 50 metros de profundidad) para aquellos realizados en medios acuáticos. De entre ellos, el reloj es capaz de reconocer siete de manera automática (ciclismo, bicicleta elíptica, carrera, paseo, natación, remo y circuito de entrenamiento), por lo que uno no ha de preocuparse por buscar el mismo si sabe cuáles son. Se se inicia una de estas actividades, el reloj muestra a los diez minutos de que se está realizando el seguimiento de esta.

Samsung Galaxy Watch Active2

Por lo general, los resultados que ofrece son buenos. Tras probarlo en entrenamientos en interiores y exteriores, con pesas, cinta de correr, bicicleta elíptica, estática, ciclismo y carrera (estas dos últimas con GPS), la medición de distancias, calorías y demás constantes son similares a las obtenidas con otros sistemas de registro. Conviene, eso sí, añadir en el mismo reloj o en la app Samsung Health los datos personales en relación a la altura, peso y edad.

Uno de los puntos en los que más ha fallado o más le ha "costado" funcionar como debería, según mi experiencia, es a la hora de conectarse al GPS. Para obtener el mejor resultado con el mismo a la hora de hacer uso de él en un ejercicio, es recomendable activar la opción "Precisión ubicación alta" dentro de cada actividad y esperar en un mismo punto entre 20 o 30 segundos hasta el que el símbolo de localización deje de parpadear, indicando así que se ha enlazado correctamente. Así y todo, hay ocasiones en las que resulta algo desesperante.

En cuanto a la visualización de los datos, uno puede organizar en el propio reloj cuáles son los objetivos de actividad de cada día (horas de movimiento, calorías y tiempo de entrenamiento, además de los pasos). Estos se podrán ver en un apartado específico, que va rellenando el contorno de un corazón a medida que se cumplen las cifras marcadas, así como en la aplicación del smartphone. Tanto en un lugar como en otro se dispone de opciones de gamificación para retarse con amigos y, de algún modo, "obligarse" a mantenerse activo.

Samsung Galaxy Watch Active2

Conclusión

8
10

El Samsung Galaxy Watch Active2 es, con poco margen de duda, el reloj que más ofrece para un usuario de Android que busque poder tener un su muñeca un centro de notificaciones –dependiente del smartphone o no, según si se escoge la versión Bluetooth o la LTE– junto a funciones que les permitan seguir su salud y actividades enfocadas en el fitness, en un encapsulado elegante y bien construido.

Sigue estando por debajo del Apple Watch a nivel de desarrollo de software, de aplicaciones de terceros y, en general, de pequeños detalles que sumarían enteros en la experiencia diaria. Así y todo, y si el precio no es óbice para poner la mirada en alternativas más baratas, la apuesta de la firma surcoreana es una que cumple con lo que promete.


Pros

  • Batería que ronda los dos días de uso
  • Pantalla AMOLED con buen contraste
  • Bisel táctil
  • Construcción y diseño elegante
  • Buen seguimiento deportivo y de salud

Contras

  • Falta de aplicaciones de terceros
  • Esferas propias limitadas
  • Bixby como asistente virtual