Samsung Galaxy TabPro S
análisis

Samsung Galaxy TabPro S

Por 18/04/16 - 18:50

Ficha técnica

tabpro-s_hero

  • Pantalla: 12"
  • Resolución: 2160 x 1440
  • Procesador: Intel Core M
  • Memoria RAM: 4 GB
  • Almacenamiento: 128 / 256 GB
  • Cámara: 5 Mpx / 5 Mpx
  • Conectividad: WiFi 802.11ac, Bluetooth 4.1, LTE (opcional)
  • Medidas: 290,3 x 198,8 x 6,3 mm
  • Peso: 696 gramos

Al rebufo del espacio creado por la Surface Pro 4 de Microsoft, surgen numerosos intentos de otras compañías por rellenar este sub-sector de los PC 2-en-1 que aspiran a ofrecer las capacidades de ordenador portátil y la amenidad de una tableta a elección del usuario en cada momento. ¿Cómo se compara con el iPad Pro y con el Surface Pro 4?

Quizá el más destacado en este movimiento de “Surfazoides” sea la Samsung TabPro S, una tablet que bebe también del pasado de la coreana con la Samsung Galaxy Note Pro de 2014, una tablet con Android modificado para adaptarse a la realidad multiventana que muchos pedían. El hecho de que Samsung dejara los “Galaxy Note Pro” apartados del catálogo de 2015 nos puede indicar el éxito —o falta de él— que acaparó la idea. La Galaxy Note Pro no estaba madura hace dos años, pero la TabPro S sí lo es.

Si leíste nuestro análisis de la Surface Pro 4, o tienes una Surface Pro 4 en tu posesión, podrás comprobar que son mejores tabletas que portátiles. Esto sigue cumpliéndose con la Galaxy TabPro S.

Galaxy_TabPro_S_12_7f507b1539f1bd2f8b3b8e5d274bcc66

Galaxy_TabPro_S_07_e9e3e0db6b01524f85e3ba60bd0ec0a8

Lo primero que sorprende de la Galaxy TabPro S es su grosor. Es muy muy fina con apenas 6,3 milímetros, y su ligereza, que baja por debajo de los 700 gramos. Todo para alojar una pantalla —Super AMOLED— de 12 pulgadas, con una resolución QuadHD (2160 x 1440 pídeles) que aunque inferior a la densidad de píxeles y resolución total de la Surface Pro 4, es más que suficiente. En la calle no la usaremos mucho, pero da un buen resultado si no está expuesta directamente al Sol.

Galaxy_TabPro_S_09_e2d238aab28c9f683d5c5de5fd743a7d
Un solo puerto USB-C limita, pero no tanto como puedes imaginar

Si has visto una tableta con Android de Samsung has visto la TabPro S, sin demasiadas licencias artísticas. Un diseño funcional, sencillo y sin florituras. Perfecto en este aspecto. Además del jack de audio, solo cuenta con un puerto USB-C en toda la tableta ¿necesitas más? Mala suerte. Tendrás que tirar de extensiones de puertos, o preferiblemente de las conexiones inalámbricas del aparato.

No vamos a engañar, en ocasiones tener más puertos es realmente una necesidad, pero en nuestro período de prueba siempre hemos podido solventarlo vía inalámbrica. Aunque en algún momento te dará un dolor de cabeza si lo vas a usar como monitor externo, seguro.

Comentamos más abajo la calidad del teclado, pero como “soporte” tiene los mismos problemas que el resto de sus compañeros. Olvídate de usarlo en un avión, encima de tus rodillas o en básicamente cualquier sitio que no sea una mesa completa. Fuera de ahí la ergonomía es mucho mejor en modo tableta. Precisamente el objetivo de este tipo de dispositivos, así que difícilmente lo podemos considera algo negativo.

Como la Surface Pro 4, olvídate de usarlo en un avión, encima de tus rodillas o en básicamente cualquier sitio que no sea una mesa completa

La batería es suficiente, pero nada brillante. Lejos de las 10 horas que dice Samsung, y más cerca de las 5 reales. Algo que ocurría también en el caso de la Microsoft Surface Pro 4 y que parece seguir siendo un problema endémico en Windows. Bajando el brillo a un 25% podemos exprimir un poco más la batería, pero no siempre será una opción.

No hemos podido probar el consumo de batería con conexiones celulares porque la versión prestada por Samsung no disponía de LTE, pero no debería incurrir en mayores desgastes de batería si el uso no es intensivo y la cobertura es buena.

Rendimiento

Galaxy_TabPro_S_10_a570fe70316fc47902adf13b631c7c73

Por dentro nos encontramos con un procesador suficiente, pero no excelente. Un Intel Core M3 con 4 GB de memoria RAM. Y no hay otras opciones ni forma de subir a un chip de gama superior o añadir más memoria. Completa con 128 ó 256 GB de almacenamiento en SSD y una tarjeta gráfica integrada Intel HD 515.

La verdad es que todo va extremadamente fluido en el uso del día a día con herramientas tradicionales como Excel, Word, navegador web y clientes de redes sociales y correo. Funcionando con todo a la vez no hemos notado ningún frenazo de rendimiento salvo por la sincronización inicial de correos electrónicos, pero eso ya lo hemos dado por imposible en casi cualquier ordenador.

Los juegos menos intensivos o clásicos los mueve de sobra, claro. Algo más exigentes como GTA V no tan fluidos

La Intel HD 515 te dará capacidad para juegos sencillos o antiguos como el Half Life 2, que aprovechamos para re-jugar con la TabPro S a máxima resolución y con un rendimiento genial. Un ejemplo de juego 3D menos intensivo como el FIFA 2016, sin problemas y muy fluido.

Pero se queda corto por ejemplo, cuando instalamos el Grand Theft Auto V, mucho más exigente en cuanto o a capacidades gráficas. Jugando a 720p y calidad media, notábamos falta de fluidez en algunos momentos, pero definitivamente se puede jugar mucho mejor de lo que esperábamos.

Bonitos bonuses

Galaxy_TabPro_S_06_c0428c4aaa66b61f82e54094d2edb85f

Viene con opción LTE, algo muy, muy útil que sigue quedándose fuera de tabletas como la Microsoft Surface Pro 4. Aunque no incorpora lector de huellas —como sí incorporan muchos portátiles con Windows destinados al sector empresarial— pero tiene un sensor NFC situado al lado del trackpad —con una pegatina muy cutre— que permite desbloquear la TabPro S usando el lector de huellas de un teléfono Galaxy S6 o S7.

También sirve para sincronizar notificaciones. Algo que está muy bien en el día a día, poder leer las notificaciones de WhatsApp o Twitter que recibe el smartphone sin tener las aplicaciones instaladas. Útil, aunque depende de tener un Galaxy a día de hoy. En el futuro Samsung extenderá esta capacidad a otros terminales con Android, y no han dicho nada del iPhone.

Puedes desbloquear la TabPro S desde el lector de huellas de tu Galaxy

Uno de los principales “Pro” del TabPro S es la inclusión de un teclado en el pack inicial, algo que echábamos en falta en la Surface Pro 4, pero aquí viene “incorporada” en el precio, no es “gratis”. El teclado eso sí, es de una calidad más similar a la del Surface Pro 3 que el del 4.

Para uso extendido la verdad es que se queda corto, aunque te puede sacar de muchos apuros. Recomiendo que si te lo vas a tomar en serio tengas un teclado de tamaño completo y un stand diferente listo.

Viene sin “pen”, sin lápiz para usar la pantalla. Y es un problema que hace sufrir el modo tableta, estaría bien que viniera uno incluido junto al teclado. Pero tendrás que comprar el oficial por separado, pero está sin confirmar precio y fechas. Seguramente esté en sintonía con otros lapiceros similares ofrecidos por la competencia, unos 70 u 80 euros.

Galaxy_TabPro_S_15_e33573686bbcd841993a6f50d3bb41d4

Conclusión

7.5
10

A este nivel de precios, nuestra preferencia sería subir a un terminal más potente aunque más caro. Está bien no tener un ventilador funcionando haciendo ruido, pero también es un limitador. Queda claro que Samsung no quería salirse del entorno “tableta muy potente” en vez de llegar a un “portátil convertible”.

Las cámaras son muy normalistas, al igual que los altavoces. La pantalla es lo que más destaca y el teclado lo que más nos ha frustrado en el uso diario. A la batería no le pedimos más, siendo realistas. Y el rendimiento que proporciona el chip Intel Core M es adecuado.

Entre una Surface Pro 4 y una TabPro S seguramente optaríamos por el Surface Pro 4 por dos motivos: los puertos extra, más pantalla, mejor teclado y más posibilidades en general.


Pros

  • Pantalla: no es tan grande ni densa como otras, pero impresiona.
  • Diseño: no nos ha cambiado la vida, pero es bastante bonita.

Contras

  • Teclado: está bien que se incluya en el precio, pero es un poco caro.
  • Sin expansión: el Core M funciona bien, pero habría estado bien tener versiones con Core i5, por ejemplo.