análisis

Resident Evil 3: Némesis Remake

- Mar 30, 2020 - 17:02 (CET)

Ficha técnica

  • Desarrollador: Capcom
  • Publisher: Capcom
  • Distribuidor: Koch Media
  • Género: Survival Horror/Acción
  • Plataforma: PS4, Xbox One, PC.

Capcom vuelve con otro remake genial, pero deja atrás los puzzles para premiar más la acción y las cinemáticas, sin olvidar una narrativa a la altura de la franquicias y unas conexiones excepcionales con el anterior Resident Evil 2: Némesis Remake.

Capcom dejó el listón de los remakes muy alto con el re-lanzamiento del Resident Evil 2. La compañía dejó claro que en esto de hacer remakes siguen siendo los mejores, y lo cierto es que en cuanto la segunda entrega de la franquicia de survival horror hizo acto de presencia, los rumores en torno a hacer lo propio con el Némesis empezaron a circular.

Un año después, Resident Evil 3 Remake hacía acto de presencia de cara a un lanzamiento en abril que, pese a las circunstancias que están sacudiendo al mundo, la compañía ha mantenido en todo momento. Ahora, en el momento de la verdad, la tercera entrega, vía remake, llega a las estanterías (más digitales que físicas), para volver a poner sobre la mesa que la nostalgia vende. Y mucho.

Para aquellos que hayan tenido la oportunidad de jugar a la demo, que hacía acto de presencia hace algunas semanas, habrán podido comprobar la magistralidad de este nuevo remake que nos vuelve a llevar a las calles de Raccoon City, a la luchas contra el desastre del Virus T, y las conspiraciones de Umbrella.

Resident Evil 3 Nemesis repite la fórmula de su predecesor e incluye algunas mecánicas, iniciales y muy limitadas, que vimos en el innovador Resident Evil VII, pero cambia de fórmula respecto a ambos, dejando un poco más de lado el survival y apostando mucho más por la acción sobrevenida, el efectismo de las cinemáticas y las carrera hacia delante.

Si bien tanto el RE2 y RE3 originales repetían fórmula con algo más de acción en el Némesis, el remake vuelve a hacer lo mismo, pero de una forma mucho más agresiva, en un título que quizás ha apostad demasiado por el espectáculo gráfico y recortando en historia de aquí y allá, que si bien sigue siendo relativamente fiel al original, las similitudes entre ambos están difuminadas desde el principio.

Esta apuesta por la acción se ha traducido en un juego que, pese a ser sobresaliente, ha perdido esa sensación de agobio constante en una carrera contra reloj, y por el camino se ha olvidado parte de la esencia comparativa que convirtió al original en un referente de la industria.

Y es que una de las ausencias más importantes del juego, y que se resolvió de una forma mucho más holgada en el remake del Resident Evil 2 son los puzzles. El remake de Resident Evil 3 tiene el número justo de desafíos -que no sean combates- que se pueden contar con una mano, y desde luego, la mayoría opcionales para completar el juego. A cambio nos deja algunos de los enfrentamientos más espectaculares que es capaz de ofrecer la franquicia.

Si bien en términos comparativos entre los originales en el Resident Evil 3 primaba más la acción, mantenía los elementos claves del survival -puzzles, manejo de objetos y backtracking-, en el remake esto se ha exacerbado: la mayoría de los desafíos de exploración son tremendamente obvios, y como decimos en este caso no hay ningún puzzle que nos limite a la hora de seguir con el juego o que suponga un desafio especial o nos haga tirar de libreta para apuntar pistas diseminadas por el mapa o rompernos la cabeza; quitando los dos obvios que se pueden ver en la demo y de los obviaremos detalles por razones obvias.

Esto como es lógico tiene un impacto significativo en la duración del juego. Al no existir más desafío puro que el de los combates, ligado a la limitada necesidad de hacer backtraking en el juego y a la diferenciación por zonas del mismo a través de los mini-sandboxes en los se produce cada tramo del juego, las horas de juego respecto al dos cae en picado, y los jugadores relativamente hábiles se sorprenderán de la facilidad en la que pueden terminarse el juego en la dificultad estándar.

Si bien la duración se puede alagar subiendo la dificultar del juego, resulta un tanto artificial en tanto que el contenido en sí no cambia más allá de un par de detalles, amén de reducir la cantidad de munición disponible o cambiar de sitio algunas cosas. Quizás esto tiene que ver con un manejo de los recursos durante el desarrollo, pero lo cierto es que nos hubiera gustado ver algo más de desafío a la hora de primar la exploración y los puzzles, unido a la existencia de un solo "escenario", que limita la rejugabilidad del juego.

Esta -la de la duración y la falta de desafíos en términos de exploración- es quizá la mayor pega del juego, que es sobresaliente en todos los aspectos. Quizás mirar al Resident Evil 3 Remake bajo el prisma de los originales sea un poco injustos, pero estos últimos y el remake del Resident Evil 2 son los referentes que tenemos para comparar, y en todos ellos la exploración y la resolución de puzzles forman su columna vertebral.

Esto no quiere decir que el remake del Resident Evil 3 Nemesis no nos obligue a explorar el mapa, buscar objetos aquí y allá para seguir nuestro camino, pero todo está colocado en el sitio más obvio, amén de como decimos cada tramo del juego se resuelve en su propio sandbox y, a diferencia del 2 no podremos volver atrás una vez cambiado de zona para hacer backtraking. Lo bueno es que en términos de desarrollo de la trama esto está muy bien resuelto, y el juego nos indica de forma clara, a través de la acción, las razones para no volver atrás.

Respecto al combate, es idéntico al Resident Evil 2 Remake, solo que esta vez nuestro personaje es algo más ágil y se mueve más deprisa. Además el movimiento de esquiva hace que para los enemigos más débiles como los zombies, no sea necesario gastar munición en abatirlos, es mucho más sencillo sortearlos. Eso sí, hay ciertos enemigos en el juego que son letales en un solo movimiento y la esquiva no es suficiente. Aquí es donde brilla parte de la acción de este remake: cada enemigo tiene un punto débil muy diferente entre que nos obliga a repensar la estrategia a la hora de enfrentarse a cada enemigo, el arma a utilizar o que llevar en cada momento en el inventario. No obstante, los enemigos diferentes quedan limitados en su mayoría a zonas específicas y no suelen repetirse a lo largo del juego.

En cuanto a la historia, de la que vamos a obviar detalles por cuestiones que todos entenderán, mantiene la mayoría de elementos del juego original (excepto las decisiones), y al igual que el dos cambia algo algunos escenarios e introduce otros totalmente nuevos. En general la historia es similar, lo mismo que el desarrollo de la trama, y está magistralmente ligado con los acontecimiento que vimos en el Resident Evil 2 Remake con muchísimos detalles, tanto ocultos como a simple vista, en tanto a que cronológicamente el tres acontece antes de los eventos del dos. Es en este apartado donde brilla especialmente y hace obligatorio jugar al Resident Evil 3 Remake si has jugado al Resident Evil 2 Remake.

Sin duda se trata de un juego obligatorio para los fans de la franquicia en el que echan de menos, los puzzles y la toma de decisiones pero ofrece nuevos elementos, escenarios y una acción más frenética que seguro contentará a la mayoría pero dejará huérfano a los amantes del título original.

Conclusión

8.5
10

Resident Evil 3: Némesis Remake hace gala de la misma espectacularidad que su antecesor, pero por el camino introduce algunos cambios que lo alejan algo del survival y lo acerca al juego de acción. Si bien contentará a la mayoría de los jugadores, los fans del original echarán de menos más puzzles y mayor exploración, elementos fundamentales caracterizan a la franquicia.

Los combates, la sobresalientes conexiones con la entrega anterior (posterior en orden cronológico de los acontecimientos) y la espectacular de su narrativa y cinemáticas los convierten en un imprescindible solo empañado por su escasa duración.


Pros

  • Aspecto gráfico.
  • Narrativa, uso de cinemáticas.
  • Introducción de nuevas zonas.
  • Los combates con los "jefes" son espectaculares y brillan por sí mismos.
  • Las nuevas mecánicas en jugabilidad que vimos en el dos siguen siendo geniales.
  • Lo bien que conecta con el Resident Evil 2 Remake.

Contras

  • Ausencia de puzzles de calado y poca necesidad de backtracking.
  • Escenarios en forma de sandboxes reducidos.
  • Eliminado el sistema de toma de decisiones del original.
  • Exploración limitada.
  • Corta duración.