análisis

Pokemon: Detective Pikachu

- May 9, 2019 - 12:30 (CET)

Ficha técnica

  • Año: 2019

  • Director: Rob Letterman

  • Géneros: Aventura, acción

  • Países: Estados Unidos, Japón

  • Reparto: Ryan Reynolds, Justice Smith, Kathryn Newton, Ken Watanabe, Bill Nighy, Chris Geere, Rita Ora

La película de acción real deja atrás la animación. No sería lo mismo sin la presencia de Ryan Reynolds, pero Warner nos regala una adaptación divertida, entretenida y muy natural.

Hay pocos títulos que nos vengan a la mente si nos paramos a hablar de buenas películas basadas en videojuegos, siempre han dejado mucho que desear pero con Pokémon: Detective Pikachu cambia nuestra perspectiva y nos encontramos ante una cinta menos macarra de lo que esperábamos y muy entretenida.

La película nos sitúa en Ryme City, una urbe futurista en la que los humanos y los pokémones conviven en perfecta armonía, ayudándose los unos a los otros. Sin problemas, sin pokeballs, sin que estas misteriosas criaturas pertenezcan a ningún humano.

Desde los primeros minutos de la cinta nos quieren dejar ver el gran cambio que va a ocurrir tarde o temprano. Esto acaba ocurriendo ya que, tras la misteriosa desapareción de su padre, una leyenda en la policia por ser un gran detective, el joven Tim Goodman comienza una investigación para buscarle y averiguar lo que le ha sucedido y por qué. Esto se convertirá en una ardua misión, pero aquí le acompañará el gran protagonista de la cinta, un adorable pero divertido súper detective, Pikachu. Si bien los pokémones tienen sus ruidos característicos, entre ellos y los humanos no hay ningún tipo de comunicación hablada ya que no se entienden los unos a los otros.

De nuevo, la historia vuelve a dar un giro cuando Tim es consciente de que es el único capaz de entender a Pikachu. Ambos unirán sus fuerzas y trabajarán juntos para resolver todas las pistas que se encuentran, hasta que la ayuda de una reportera becaria se sumará a sus grandes esfuerzos por resolver el gran misterio que ahonda durante los 105 minutos de la película. Si a eso le sumamos una amenaza extra que pone en peligro la convivencia y el bien de toda la humanidad, Pokemon: Detective Pikachu promete, sin ningún tipo de duda, una historia entretenida.

Hay que destacar que este largometraje es una adaptación bastante dispar del videojuego Great Detective Pikachu, a pesar de que los personajes y partes de la trama principal han sido sacadas de este juego que salió a la venta para Nintendo 3DS en 2016. Eso tiene una explicación sencilla ya que, en realidad, no es una adaptación como tal del videojuego, sino una historia basada en este, lo que le permite no ser totalmente fiel.

Asimismo y a pesar de esta gran diferencia, consigue ser bastante decente y transmite todo aquello que consiguió este juego, tanto a fans de Pokemon como a cualquier familia que acuda al cine a ver la película junto a sus hijos.

Protagonizada en su mayoría por un elenco que se acerca más a la adolescencia que a la adultez, en esta última destaca el incansable Ryan Reynolds, el cual no solo le pone voz al querido y adorable Pikachu, sino que también ha participado arduamente en la promoción del filme con su estilo característico: divertido y muy natural. Definitvamente, sin Reynolds, Detective Pikachu hubiera sido algo totalmente distinto y no hubiera llamado tanto la atención.

Con un guion bastante pobre si lo comparamos con otras cintas actuales, lo que destaca por encima de lo demás son sus escenas de acción y lo bien conseguidos que están casi todos los pokémon, algo que sin duda traerá buenos recuerdos a los seguidores de los videojuegos y de la serie de animación de hace unos cuantos años.

Es una historia plana y previsible aunque bien construida que lleva por bandera la premisa de que no hace falta estar metido en absoluto en esta franquicia para entender el porqué de los hechos. La cultura popular ya se ha encargado de enseñarnos todo lo que debemos saber de estas adorables criaturas para entender lo que nos quieren contar. Tiene un par de giros de guion interesantes que por desgracia no consiguen hacer que este guion sea todo lo bueno que podría ser, ya que lo demás nos hace sentir como si esa escena ya la hubieramos visto con toques repetitivos.

En cambio, si dejamos atrás el aspecto técnico , el cómo está hecha, dejamos de compararla con cine independiente o los mejores blockbusters y nos centramos en, ni más ni menos, lo que nos hace sentir, las opiniones pueden cambiar un poco. De esa forma, nos encontraremos ante una película muy palomitera con una duración muy acertada tanto para seguidores como para aquellos que asistirán acompañados de la familia.

Quizá nos dejamos guiar por la nostalgia de esas mañanas divertidas viendo la serie, pero esta cinta jamás nos ha prometido una obra maestra, sino una historia amena y entretenida, algo que cumple sin ningún problema.

Si de esa forma nos permitimos a nosotros mismos volver a nuestra infancia y adolescencia y disfrutar de Detective Pikachu sin pensar en nada más, conseguiremos hacerlo sin ningún inconveniente. No está a la altura de películas infantiles como Monstruos S.A, Zootropolis o Toy Story ni del lado más bruto de La Fiesta de las Salchichas pero tampoco quiere estarlo, quiere transmitir su propia visión sobre el mundo de los Pokemon y quiere hacerlo con un live-action con toques argumentales de las películas de animación de las últimas décadas. Algo malo a destacar es que, a pesar de su intención de distanciarse de este tipo de películas, hay algunos toques que nos recuerdan a animaciones como los Minion o Gru mi villano favorito.

Si la intención del espectador es encontrarse con la típica premisa de los entrenamientos o las luchas y ver como utilizan sus grandes poderes, esta no es tu película de ninguna de las formas. No se centran en aquello que ya nos han contado sobre esta historia –porque ya está todo contado– sino que nos enseñan el mejor y el peor lado tanto de humanos como de Pokemon.

La historia se centra en la vida de Tim y lo que le ha ocurrido a su padre, pero los pokémones, y en especial Pikachu, son quienes llevan la batuta del entretenimiento y el protagonismo recae en ellos y en lo sorprendentemente bien hechos que están.

Ese toque tan Deadpool que le aporta Ryan Reynolds vuelve a mandar todo el protagonismo al personaje al que él le pone voz, Pikachu. Cabe destacar que hemos visto la película en versión original subtitulada, lo que permite completamente disfrutar de estas bromas del actor, algo que no sabemos en quien recaerá en el doblaje de cada país y que, por desgracia, hará que se pierdan algunas bromas o el sentido que se le dará a estas no será el correcto.

Algo que desentona con este tono divertido es que los trailers y la promoción han prometido una película más divertida, vulgar o más al estilo Deadpool y está tan alejado de esta última que ante esto nos encontramos un poco desilusionados.

Pero en definitiva, Pokemon: Detective Pikachu nos brinda una película entretenida que convencerá tanto a los más pequeños como a aquellos seguidores de la franquicia que solo quieren disfrutar de ver sus Pokemon favoritos de la forma más real posible con unas escenas de acción muy conseguidas.

La película llegará a la gran pantalla el próximo 10 de Mayo.

Conclusión

7
10

Es una 'adaptación' de un videojuego bastante correcta donde destaca su aspecto más técnico y la caracterización de los pokémones, dejando bastante descuidada su trama al tener un guión plano y predecible que, en el fondo, deja ver una historia entretenida y palomitera muy alejada de la animación y la acción real que hemos visto en las últimas décadas.


Pros

  • Entretenida y divertida.

  • Familiar.

  • Buenos efectos visuales.

  • Si dejamos atrás las expectativas y todo lo técnico, acabaremos disfrutando.

Contras

  • No es tan gamberra como prometen los tráilers.

  • El guión es plano.