PS4 Pro
análisis

PS4 Pro

Por 22/12/16 - 18:05

Sony apuesta por las mejoras incrementales a mitad de ciclo en su nueva consola en vez de por el salto generacional. La PlayStation 4 Pro es una apuesta de futuro, pero a día de hoy, la falta de contenido en 4K y HDR que aproveche todo el potencial de la consola empaña la experiencia final con la PS4 Pro.

Ficha técnica

ps4-pro

  • CPU: AMD Jaguar 8 núcleos
  • GPU: AMD Radeon 4,20 TFLOPS
  • RAM: 8GB GDDR5
  • Almacenamiento: 1TB
  • Óptica: DVD, Blu-ray (sin UHD)
  • Conectividad: Wifi ac, Ethernet y Bluetooth 4.0 (LE).
  • Puertos: 3 puertos USB 3.1, salida óptica.
  • Salida de vídeo: 4K con HDR

Desde luego, no llegó de sorpresa. El movimiento de Microsoft durante el E3 presentando una puesta a punto de su consola de sobremesa y una promesa de un modelo más potente para las navidades de 2017 anticipó la tendencia del mercado de las consolas de sobremesa: se acabaron las generaciones.

La llegada de los cambios incrementales de hardware vía nuevos equipos, pero manteniendo la plataforma, llegó al mercado con opiniones y sensaciones encontradas entre los usuarios, que al final han tenido que pasar el trago y aceptar la que va a ser la tendencia a medio plazo. No sabemos a día de hoy, y menos sin tener cifras en la mano, si esta tendencia será el futuro de las consolas, pero de momento es lo que tenemos para los próximos años.

De esta forma, Sony también presentaba su puesta a punto para esta generación: la PS4 Pro. Se presentaba como una extensión de la PS4 (normal o slim), que mantenía los básicos de la plataforma, dotando a la consola de un punto extra de potencia, y sobre todo, de capacidades 4K/HDR tanto para juegos (nativo y reescalado) como para contenidos digitales a través de streaming.

Con ello, la idea de Sony no estaba en segmentar su plataforma sino que, al igual que Microsoft, ofrecía dos sabores del mismo helado, uno más potente que otro, para dar a los jugadores cierta elección, pero manteniendo catálogo y posibilidades idénticas entre las consolas.

El resultado final ha sido una apuesta de futuro, sin duda. Una puesta a punto sobre la que todavía se van a escribir muchas líneas según se vaya haciendo un hueco en el mercado, que será el que decida si la Pro va a desplazar el parque de consolas actual o va a quedar relegada a ese núcleo de jugadores que son algo más exigentes o buscan tener lo último. Y es que a día de hoy, la balanza que determina la compra de una Pro juega un poco en su contra, pero tiene todos los argumentos de peso para convertirse en una apuesta de futuro y en un éxito entre los jugadores… del futuro más inmediato.

01

La nueva experiencia de Sony viene en un formato algo mayor que la PS4 tradicional (275x53x305 mm de PS4 vs 295x55x327 mm de PS4 Pro), lógico para dar paso al nuevo contenido: pequeños cambios en el hardware que disparan la potencia final de la consola desde los 1,84 TFLOPS de la PS4 a los brutales 4,20 TFLOPS de los PS4 Pro, ambas de la mano de AMD Radeon, que junto con un aumento de las posibilidades de juego también ha traído un aumento del consumo: de los 250W PS4 a máxima capacidad a los 310W de la PS4 Pro).

Bajo este batiburrillo de números se esconde, al final, una consola un poco más grande pero nada exagerado, que consume un poco más que su antecesora y que ofrece más calidad gráfica en juegos y vídeos, con un poco más de ruido que la versión slim y que se calienta un pelín más. Listo. Eso es en pocas palabras, un resumen de la PS4 Pro. Y es que si obviamos el resto de detalles que comentaremos más adelantes, la experiencia de la consola de Sony es idéntica al resto de versiones: el mando es el mismo, los menús, las posibilidades de configuración… todo es igual. Conectada a la TV, la única forma de diferenciar a un Pro de una PS4 normal fuera de un juego es porque ofrece un poco más de brillo en el menú, las tipografías y carátulas de juegos ofrecen algo más de definición y en las opciones de configuración nos permite que la salida de vídeo pase de los 1080p de máximo hasta una resolución de 2160p, en versiones YUV420 y RGB (cuya elección dependerá del usuario, puesto que tiene que ver con la especificación que soporta el cable HDMI y la paleta de nuestro TV y el HDR del mismo).

Nosotros hemos estado probando la PS4 Pro en conjunción con un PS4 Slim en una TV Samsung Series 7 de 55 pulgadas, SUHD y HDR, es decir, una de las TVs más avanzadas del mercado que, sobre el papel, cumple con todos y cada unos de los requisitos de 4K y HDR que exige y ofrece la PS4 Pro. De hecho, está un poco más por encima de la media de televisores 4K disponibles actualmente, ya que queríamos asegurarnos que la experiencia con la consola fuese lo más pura posible a lo que ofrece Sony en esta nueva etapa en la que se apuesta por el 4K (también) en videojuegos.

05

Sony promete que la PlayStation 4 Pro es el futuro inmediato de los videojuegos, pero la realidad, es que a día de hoy, no hay una diferencia significativa respecto a PS4. Remarcamos, a día de hoy. Sí es cierto que sería un poco injusto decir que no existe un salto cuantitativo y cualitativo respecto a PS4, pero lo cierto es que la culpa la tiene el catálogo actual de juegos con mejoras para Pro.

Hemos probado casi todos los títulos que incluyen alguna mejora en PS4 Pro frente al modelo estándar (aquí también incluimos a la Slim) y los que realmente destacan son aquellos que permiten al usuario elegir la mejora, entre 4K, mejoras de gráficos o mayor tasa de refresco. Sin duda, en la mayoría de los juegos, siempre nos hemos encontrado con que es preferible una mayor tasa de refresco que mayor resolución. De hecho, el título que mayor nivel de elección ofrece es la edición 20 aniversario de Rise of the Tomb Raider, que entre sus opciones ofrece el cambio en caliente de las opciones gráficas:

Como vemos, la diferencia, más allá del suavizado en los bordes y mejor detalle en algunas texturas no compensa la experiencia de los 30 fps frente a los 60fps. También incluye un modo con mayor iluminación a resolución original, que si me permiten, visualmente es más espectacular, pero en un TV 4K de 55 pulgadas el juego ofrece una resolución insuficiente para disfrutar de ese derroche visual adicional.

Otro de los títulos como The Last of US Remasterd (ofrece 4K nativo con HDR) o el reciente Uncharted 4 también se benefician del HDR y, en el caso del segundo, de un reescalado automático en 4K, pero que, si ponemos lado a lado las versiones de PS4 Pro con PS4 (ambas con el HDR activado), la diferencia es poco significativa, y apenas se nota más allá de, cómo en el caso de Tomb Raider, una mayor alisado y unas texturas más finas:

En general, y fuera de los juegos que ofrecen estas opciones, la dinámica se suele repetir en casi todas las ocasiones: los juegos ofrecen, en aquellos casos que tienen un parche para Pro, una mejora (limitada) en texturas y resolución. Otro tantos, mantienen texturas y resolución pero aumentan su tasa de refresco hasta los 60 cuadros por segundo. Es lógico que, con la consola tan reciente en el mercado, todavía tengamos que esperar un poco para ver un juego que saque un provecho real y brutal a PlayStation Pro, aunque con Horizon Zero Dawn a la vuelta de la esquina podremos ver una muestra del potencial real de la consola, sobre todo en términos de distancia de dibujado, resolución y tasa de refresco.

En términos generales, las mejoras en los juegos actuales son más que bienvenidas, y lo cierto es que son un factor positivo para aprovechar los lanzamientos más recientes y previos a la salida de PlayStation Pro. Pero no están exentos de problemas: muchos títulos con parche para PS4 Pro no tienen un rendimiento óptimo o, directamente, no dejan al jugador elegir qué mejoras quiere experimentar en el juego. Problemas de este tipo me he encontrado en títulos como Deus Ex, que incluso en una consola más potente su rendimiento es peor.

02

Lógicamente, esto no es directamente culpa de Sony, al menos para los juegos adaptados, y dependerá del desarrollador que quiera afinar el rendimiento de sus títulos cuando incluya capacidades para PS4 Pro. Sobre este asunto, también nos hemos encontrado problemas con algunos juegos no optimizados o más antiguos, como Far Cry 4 o Destiny, en los que si ajustamos la consola a salida 4K (no el juego) hay algunas ocasiones que se aprecian caídas en el rendimiento, pero no hemos podido determinar si se trata de un problema generalizado o puntual para los títulos más antiguos. Si es problema del reescalado, seguramente sea corregido de forma puntual, por lo que tampoco es un asunto muy grave.

Quizás, el mayor pero a día de hoy de la PS4 Pro es la “falta de contenido” y por contenido, nos referimos a juegos que sean capaces de aprovechar al máximo las posibilidades de la consola, pero es un pero momentáneo. Entonces ¿merece la pena comprar una PS4 Pro? Depende:

  • Si a día de hoy no tienes consola y buscas una PS4, lo mejor es ir directamente a la Pro de cara al futuro. Al menos, a precios oficiales, los 100 euros que separan a ambos modelos son una apuesta más segura para cuando el 4K en la TV y los juegos adaptados sea una realidad (y no falta mucho para eso).

  • Si tienes una TV 4K con HDR, e independientemente que tengas consola o no, la PS4 Pro es la mejor opción, o al menos, la más interesante: permite disfrutar desde ya el contenido 4K en streaming y te beneficias directamente de las mejoras que vayan llegando a los juegos. Ahora bien, si tienes una PS4 a día de hoy, puede ser interesante que esperes un tiempo prudencial para ver si las mejoras que reciben los juegos te merecen la pena o no, y sopesar si vas a dar un uso intensivo a la VR o no (para la que también tiene algunas mejoras).

  • Si tienes una TV FullHD: sí y no. Las mejoras para 1080p dependen de cada desarrollador, y lo cierto es que pocos juegos son los que han apostado por mejoras en esa resolución (mejoras texturas, más fps) en detrimento del 4K, por lo que esta es la menos segura de todas. La síntesis general es que si tienes una TV 1080p no merece la pena, de momento, dar el salto. A no ser, claro, que quieras estar la última.

  • Si no tienes una TV 4K ni Full HD: (...)

Sony ha creado una buena máquina, aunque quizás muchos no entiendan que esta vez no es un cambio generacional sino una actualización de hardware manteniendo la plataforma. Eso supone que, aunque el salto sea real, el jugador menos experimentado apenas recibe feedback más allá de que los títulos se ven mejor. El menú no presenta ningún indicativo de que los juegos tienen funciones extras para Pro a no ser que se lean los changelogs de las actualizaciones de juegos, y aunque tenemos la decisión de querer fragmentar la plataforma, lo cierto es que deja un poco huérfano a ese jugador que ha apostado por el modelo de más alta gama.

06

Conclusión

8.5
10

La PS4 Pro es el futuro de las consolas de sobremesa, o al menos, el futuro que nos muestra Sony. Un camino hacia delante en el que los cambios generacionales han sido desplazados por cambios incrementales de hardware. La PS4 Pro no es una revolución respecto a lo que teníamos ya, pero si que es una puesta a punto necesaria para la evolución de los videojuegos de mass market.

Como máquina, la PS4 Pro cumple sobradamente lo que se espera de una mejora incremental de mayor resolución y potencia, pero que como viene siendo habitual con cada lanzamiento, el contenido a día de hoy es más o menos escaso y los desarrolladores todavía están barajando las posibilidades de futuro de la consola. Mejor resolución, mejor textura o la implementación de HDR está ahora en manos de los desarrolladores, que serán los que tengan que demostrar el potencial de la Pro frente a la PS4 estándar o slim.

Sea como sea, la PS4 Pro es la primera parada de un largo camino que tendremos que recorrer, pero sin duda, es una buena puesta a punto en relación calidad precio y apuesta más que segura para aquellos que busquen sacar el máximo potencial a un consola de sobremesa.


Pros

  • El sistema funciona de forma mucho más fluida.
  • Las descargas e instalaciones son más rápidas.
  • Los tiempos de carga son menores en todo tipo de juegos, incluso en los no adaptados como Bloodborne.
  • Juego 4K (sí, con reescalado) por apenas 400 euros/dólares.
  • Para TVs de más de 55", los juegos incluso en 1080p se ven mucho mejor.

Contras

  • Su unidad óptica hace un poco más de ruido.
  • El consumo, respecto a PS4 Slim, se dispara.
  • No es compatible con Blu-Ray UHD.
  • Algunos títulos antiguos presentan caídas de frames.

Este artículo ha sido posible gracias a tu apoyo

Gracias a nuestros socios podremos hacer más investigaciones y exclusivas con un punto de vista independiente.

Tu membresía incluye:

  • Navegar sin publicidad
  • Newsletter exclusivo
  • Ofertas y promociones

…entre otras ventajas.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies