Pebble
análisis

Pebble

- Ene 6, 2014 - 19:45 (CET)

Ficha técnica

Pebble

  • Procesador: ARM Cortex-M3
  • Pantalla: “E-paper” de 1.26″
  • Botones: 4
  • Bluetooth: 2.1 + EDR y 4.0
  • Sumergible hasta 5 ATM
  • Iluminación nocturna
  • Vibración
  • Correa de 22mm
  • Precio: 150$ / 110€

2013 ha sido un año en el que ha habido una explosión en el mercado de los wearables. Los smartwatches han ido ganando importancia y cada compañía parece estar trabajando en su propia versión. Aunque Pebble fue uno de los precursores de esta tendencia, sigue siendo a día de hoy una de las mejores opciones para experimentar en este campo. Una buena relación calidad - precio y la apertura en cuanto a software, han propiciado que se haya convertido en uno de los productos que más expectación levantó durante el año pasado.

Empezaré esta reseña sincerándome. La primera vez que vi este producto no acabó de llamarme la atención por dos motivos muy claros: el diseño no me parecía tan atractivo como para llevarlo todo el día en mi muñeca y la idea de estar “hiperconectado” me producía bastante inquietud. En este análisis os explicaré por qué estaba equivocado.

Como muchos sabréis a estas alturas, Pebble fue uno de los productos más exitosos de Kickstarter. De los 100.000 dólares que necesitaban para llevar a cabo este proyecto, llegaron a la friolera cifra de 10.266.845 dólares, algo que los creadores no se imaginaban ni en sus mejores sueños y que ocasionó que se vieran desbordados con el abastecimiento de tal cantidad de pedidos.

Pocos productos consiguieron el año pasado generar tanta expectación como este smartwatch, el cual sigue ocupando (en mi opinión) el pódium en este mercado emergente. Es un objeto orientado (en principio) al público geek y apuesta por no ofrecer una gran cantidad de opciones “inservibles”: lo que hace, lo hace bien. Creo que es uno de los puntos claves, otras alternativas presentaron mejor hardware e incluían más software, pero la experiencia resultante es mucho peor.

Pebble

Hardware y estética

Lo primero que llama la atención de este dispositivo y una de sus características principales es la incorporación de una pantalla “e-paper” de 1.26 pulgadas en blanco y negro, decisión que permite que tenga una autonomía de entre 5 y 7 días. Este es uno de los puntos a favor respecto a productos como el Galaxy Gear, el cual es necesario cargar todos los días.

Se puede comprar en 5 colores diferentes: rojo cereza (el que podéis ver en esta reseña), negro azabache, blanco ártico, naranja y gris. Todos vienen acompañados con una correa de plástico negra, que todo sea dicho, pienso que es de muy buena calidad y tiene un tacto muy agradable. Lo bueno es que, tal y como yo hice, se puede cambiar la correa por otra de un estilo muy diferente y la apariencia cambia completamente.

Sobre 5 días de autonomía, algo que se agradece En cuanto a los botones tiene 4 en total. Uno en el lado izquierdo que funciona como “atrás” y tres en el lado derecho: arriba, abajo y seleccionar. Me gusta el tamaño de los botones y la manera en que se pulsan, ofreciendo un equilibrio perfecto entre rigidez y suavidad. En el lado izquierdo se encuentra el conector para el cargador (cable USB) el cual está imantado y hace más cómodo el proceso de carga.

Pebble

Como parte negativa, muchas veces dependiendo de la luz y la temperatura exterior, la pantalla muestra una serie de “iridiscencias” extrañas. Sucede cuando la pantalla muestra una imagen más clara que oscura y, aunque no es muy grave, la primera vez que te das cuenta piensas que te ha llegado una unidad estropeada. Tranquilo, es totalmente “normal”.

Lo que más me gusta es que sea sumergible, es decir que podrías estar en la ducha y cambiar de canción o atender a las notificaciones mientras ejerces de Luciano Pavarotti. Mi segundo aspecto favorito es la vibración, ya que las notificaciones sonoras acaban molestándome, pudiendo ser sustituidas por un discreto “toque” en la muñeca del que sólo te enteras tú.

El hecho de poder cambiar la correa hace que la estética cambie sustancialmente, algo que combinado con una watch face (el diseño del reloj digital) adecuada hacen que cada uno tenga un Pebble diferente. Siempre me gustaron los relojes, sobre todo los clásicos, y cuando vi por primera vez el vídeo en Kickstarter me parecía un producto bastante feo. A día de hoy sigue sin parecerme “bonito”, pero haciendo estas pequeñas modificaciones puedes conseguir resultados muy aceptables (dependerá del gusto de cada uno).

Software

Aquí es donde la cosa se ponte interesante. Esta reseña está escrita desde una experiencia con Android, aquellos usuarios que quieran más información sobre iOS os recomendamos que leáis la reseña publicada por Carlos Rebato en AppleWeblog. Como es de esperar, en el sistema operativo de Google es posible realizar más funciones, algunas de ellas muy interesantes.

Además de la aplicación oficial, en Android es posible descargarte aplicaciones de terceros para configurar las notificaciones. Os recomiendo Pebble Notifier o Notification Center for Pebble. De esta manera es posible decidir de cuáles aplicaciones quieres recibir notificaciones, algo que me parece imprescindible. Entre otras opciones es posible configurar que sólo te lleguen al Pebble cuando la pantalla está “apagada” (o bloqueada), así no tienes la misma notificación en dos sitios a la vez.

A la hora de elegir una watch face (el diseño del reloj) para vuestro Pebble podéis recurrir a muchas páginas donde los usuarios cuelgan sus creaciones. My Pebble Faces es una de las más famosas y con el catálogo más grande, aunque si os animáis a crear la vuestra propia, desde Watchface Generator será muy fácil conseguirlo en muy pocos pasos.

Android ofrece más funcionalidades y mejor configuración Mi aplicación para Android favorita es Pebble Locker, la cual elimina el sistema de bloqueo de tu smartphone mientras esté sincronizado con el reloj. Es decir, que si te alejaras y perdiera la sincronización sería necesario poner un patrón o contraseña para acceder al teléfono. He de decir que dentro de un “domicilio normal” no he conseguido perder dicha sincronización ni cerrando las puertas, aunque es muy útil si te roban o pierdes el teléfono.

Music Boss for Pebble es otra gran aplicación, la cual te permite elegir desde el propio reloj qué aplicación de música queremos controlar, algo que debería venir de serie. Tiene un precio de 1,42 euros / 1,99 dólares, aunque vale la pena gastarse ese dinero y ahorrarse tener que sacar el teléfono del bolsillo cada vez que queramos cambiar de nuestra aplicación de podcast favorita a Spotify, etc.

Pebble

Conclusión

8.5
10

El Pebble será recordado como uno de los embriones de los smartwatches, quizás como el primer embrión. A día de hoy desconocemos hacia donde evolucionarán realmente esta clase de dispositivos: si se apostará por una experiencia totalmente nueva o su cometido será replicar las notificaciones que aparecen en nuestro smartphone.

Permite ahorrar esfuerzos y movimientos innecesarios sacando el smartphone del bolsillo Muchas personas pueden pensar que puede ser un horror tener un reloj que te está todo el tiempo avisando de lo que ocurre en tu smartphone (algo que, erróneamente, pensaba al principio). La realidad es que, una vez bien configurado, es la herramienta ideal para saber qué notificaciones puedes obviar, ahorrándote tiempo y esfuerzos innecesarios sacando el teléfono del bolsillo para comprobarlo. Un ligero vistazo y sigues con lo que estabas haciendo.

Obviamente, queda mucho por mejorar: desde el hardware (puede hacerse más “atractivo”) al software, el cual debe simplificarse y dejar de sentirse todo como pequeños “hacks”. No es que sea difícil, pero puede mejorarse con creces toda la experiencia, algo que la compañía lleva haciendo desde su lanzamiento. Esperemos que en el evento previsto para hoy en el CES esté enfocado en esta dirección.

Por 150 dólares (unos 110 euros) es el mejor smartwatch que puedes conseguir en estos momentos. Sobre todo es el más “smart” de todos ellos, ya que su capacidad de configuración y a la vez sencillez lo convierten en la apuesta más útil. Si finalmente os animáis a pedirlo, un pequeño consejo: si pedís el envío gratuito (tarda unos días más) no os cobrarán aduanas, algo de lo que se están quejando muchos usuarios en los foros cuando eligen DHL como opción.


Pros

  • Relación calidad / precio
  • Capacidad de la batería
  • Saber cuáles notificaciones puedes ignorar
  • Sumergible y vibración
  • Se ilumina con un simple gesto

Contras

  • La pantalla podría ser mejor
  • Debería simplificarse la experiencia
  • Más poder de configuración (aún)