análisis

Nioh 2

- Mar 19, 2020 - 20:38 (CET)

Ficha técnica

  • Desarrollador: Team Ninja
  • Característica 2: Koei Tecmo, Sony Interactive Entertainment
  • Género: RPG de Acción
  • Plataformas: PS4

Tres años después de debutar uno de sus proyectos más complejos, el Team Ninja está de regreso con una precuela que toma lo mejor de 'Nioh' e integra nuevas características que aseguran decenas de horas de jugabilidad.

Cuando la fiebre por clonar a Dark Souls se volvió más intensa, la llegada de Nioh significó un respiro. No porque el juego se alejara de la fórmula de dificultad, sino porque tomó los elementos clave de From Software y los integró en lo que mejor sabe hacer el Team Ninja: un juego de acción.

Con Nioh 2 ya en el mercado uno se pregunta, ¿qué ofrece de nuevo? Si bien los cambios no son abismales en comparación con su antecesor, la inclusión de nuevas características como los Soul Cores o los Burst Counters, así como un sistema complejo que exige microgestión de armas, habilidades y estadísticas hacen que esta precuela sea una compra obligada.

Nioh 2 no exige que hayas jugado el original, de hecho cuenta con un complejo editor de personaje que permite elegir desde género y las características físicas, hasta el detalle de tatuajes y accesorios. Atrás queda el clon de Geralt de Rivia y a cambio podemos tener una geisha asesina como Ghost in the Shell. Sea cual fuere tu elección, el resultado final será un personaje silencioso durante toda la aventura.

Tecmo ha hecho un trabajo interesante al construir el concepto de Nioh 2 mezclando datos históricos con folklore japonés. Nombres como Nobunaga, Hattori Hanzo o Imagawa Yoshimoto comparten escenario con Oni, Yokis y otra clase de demonios en la precuela. La historia se cuenta en 20 misiones principales y puede complementarse con casi el doble de misiones secundarias que aunque son opcionales, aportan mucho a la experiencia de juego.

Tan completo como abrumador

La frase "menos es más" no aplica para Nioh 2 ya que como sistema es tan complejo que en ocasiones se siente abrumador. Team Ninja brinda opciones para cualquier tipo de jugador, pero eso requiere especial cuidado a la hora de administrar las armas y los puntos de experiencia asignados.

Debo admitir que pasé mucho tiempo navegando en los menús, analizando las armas y sus estadísticas, qué clase de Soul Fusion haría (es la mejora de un Soul Core a base de otro), el árbol de habilidades por postura o simplemente cambiando el espíritu guardián para variar mi estilo de juego.

La microgestión en el juego aparece en todos los niveles. Desde las armas a elegir, hasta el espíritu guardián que podremos activar para efectuar ataques poderosos (Yokai Shift). Existen árboles de especialización para cada arma en la que desbloquearemos habilidades específicas en cada una de las tres posturas de ataque.

La infinita variedad de opciones y el hecho de que cada altar ocasiona que los enemigos aparezcan de nuevo — como en Dark Souls — permite escenarios de prueba y error. Si algo hay que reconocer a Nioh 2 es que es un juego personalizable en todos los aspectos. Desde la apariencia hasta el tipo de build que define el estilo de juego. Esto le da un toque más RPG que lo diferencia del resto de souls-like.

Lo mejor de todo: su jugabilidad

Dicho lo anterior, todos estos elementos convergen en la característica más importante: la jugabilidad. La gracia de Nioh 2 no está en su narrativa, sino en su sistema de combate. Team Ninja ha echado mano de toda la experiencia en los juegos de pelea y el resultado es una mezcla de Ninja Gaiden con el elemento base de los souls-like: la barra de aguante que exige que hagas un manejo adecuado de tus movimientos.

Nioh 2 es también difícil. Un juego que me ha provocado más de 500 muertes, algunas del modo más absurdo pero siempre por una acción atribuida al jugador y no al sistema en sí. Los enemigos son complicados y un mal manejo del Ki puede resultar en un golpe mortal del contrincante más insignificante.

Una de las características llamativas es la presencia de espíritus dejados por otros jugadores al morir. A diferencia de las invasiones en Dark Souls, aquí combatiremos con personajes controlados por inteligencia artificial para obtener Ochoko Cups, una moneda útil para invocar acompañantes en nuestra aventura.

Team Ninja no ha echado mano del modo PvP en el multijugador. Sumado a los espíritus dejados por otras personas, el único modo de disfrutar el juego con otro amigo es en una modalidad en cooperativo en donde ambos combatirán a los enemigos a la vez que comparten un número delimitado de vidas.

'Nioh 2' podría convertirse en juego del año

En términos generales Nioh 2 es un gran juego. El modo historia puede consumir más de 50 horas, dependiendo de la cantidad de muertes o experimentos que hagas. Las 20 misiones se conectan por medio de un hub en el menú y no a través de un mundo semiabierto como en los juegos de From Software.

Si bien no son necesarias las misiones secundarias, la presencia del loot y las Soul Core nos invitará a desviarnos del camino para realizarlas. El primer Nioh consumió más de 100 horas para algunos jugadores y no que queda duda que con esta precuela ocurrirá lo mismo.

Al igual que su antecesor, el juego es exclusivo de PlayStation 4 aunque es posible que veamos una versión en PC a futuro. Aquellos con PS4 Pro podrán elegir diversos modos con conteo fijo o variable de cuadros. A pesar que Nioh 2 luce increíble a nivel visual, la mejor opción será elegir el modo acción para asegurar los 60 cuadros por segundo, indispensables en este tipo de juego.

Conclusión

9
10

Tecmo y el Team Ninja han perfeccionado la fórmula con 'Nioh 2'. Es un juego con identidad propia que no le pide nada a los 'Dark Souls' y que ofrece a cambio decenas de horas de acción y muertes.

En un mundo que sufre por la pandemia del coronavirus, Nioh 2 es el mejor antídoto para el confinamiento.


Pros

  • Completo sistema de personalización
  • Variedad en armas y estilos de juego
  • Sistema de control preciso
  • Gráficamente espectacular y estable
  • Difícil, como todo 'souls-like'

Contras

  • Demasiada microgestión puede causar ansiedad