Nexus 5
análisis

Nexus 5

Por 11/11/13 - 19:16

Ficha técnica

Nexus 5

  • Pantalla: IPS 4,95", Gorilla Glass 3
  • Resolución: Full HD 1920 x 1080, 445 ppp
  • Procesador: Snapdragon 800 a 2,26 GHz
  • GPU: Adreno 330 a 450 MHz
  • Conectividad: LTE, Bluetooth 4.0, NFC
  • Cámara: 8 MP OIS / Frontal 1,3 MP
  • Memoria RAM: 2 GB
  • Almacenamiento: 16 / 32 GB
  • Batería: 2.300 mAh (carga inalámbrica)
  • Dimensiones: 69,17 x 137,84 x 8,59 mm
  • Peso: 130 g

El Nexus 5 es la sublimación al producto estrella que ha ido construyendo y puliendo Google durante los últimos años. A primera vista convence, su diseño y sus acabados son tan simples y minimalistas como preciosos. La interfaz de Android 4.4 KitKat está en la misma línea. Faltaba probarlo de verdad. Lo hemos hecho. Y aquí está el resultado.

Decía mi compañero Nico Rivera en Celularis que "el Nexus 5 te va a enamorar" tras probarlo unos días. Que era el primer Android capaz de hacerle olvidar por completo a su iPhone.

Ciertamente, tenía fe en él, aunque no podía evitar pensar que el Nexus 5 acabaría siendo pan para hoy y hambre para mañana: que tarde o temprano, el usuario que esperara de él un gama alta con todas las letras, acabaría notando que algo faltaba. Como en el Nexus 4.

Y es que Google estaba hilvanando en los últimos años productos en forma de Nexus bastante potables, pero le seguía faltando contundencia en el remate.

Siendo francos, el Nexus 4 podía estar muy bien, pero su principal argumento era que estaba muy bien para lo barato que era. Vivía de una fama cosida a un buen precio. Un precio espectacular, de hecho. No a que fuera tan bueno como el resto sin mirar su precio. Le faltaba algo, definitivamente. No era tan comparable a los iPhone, Galaxy, HTC y compañía que despuntaron en 2012.

Mi teoría a.N. (antes del Nexus 5) era que el Nexus 5 daría un salto de gigante si lograba convencer por sí mismo, es decir, si alguien que quisiera comprar un buen gama alta lo pudiese considerar como opción, al margen de su precio. Y si venía con un precio de derribo como el del Nexus 4 ya teníamos a un ganador.

Así que con todo esto en mente leí tras su llegada a Google Play la hoja de especificaciones y las primeras impresiones que se iban publicando, y abrí la caja del Nexus 5 por primera vez. Y hasta aquí llegamos. ¿Ha conseguido cumplir el Nexus 5 mi teoría del éxito?

Nexus 5 4

Diseño: ligero, sobrio, genial

Oficina de Hipertextual, Madrid. 11 de la mañana. Llama a la puerta el mensajero (a quien todos esperábamos con ganas) con el Nexus 5 debajo del brazo. Tras el momento Hunger Games para ver quién lo tocaba primero (donde un servidor logró una estoica victoria), mi primera sensación al cogerlo fue pensar si venía sin la batería puesta, para luego caer en que no tiene batería extraíble. Y es que se siente extremadamente ligero. Pese a que pesa 130 gramos, 18 más que el iPhone 5s, por ejemplo. El truco, el de siempre: al aumentar el tamaño, baja la densidad, dando la sensación de que pesa menos un terminal más grande que otro, aunque ambos pesen lo mismo. El Nexus 5 es un buen ejemplo: nadie diría que pesa más que el 5s.

Nexus 5

Una vez pudimos verlo con calma y por todos sus lados, nueva sensación que irrumpe: su diseño es sobrio hasta el extremo, o casi. Y es precioso. La cara frontal, un panel negro donde sólo llaman ligeramente la atención la cámara, los sensores de proximidad, y el auricular. Ojo aquí: el modelo blanco tiene el pequeño auricular de color blanco también, a mí personalmente me ha parecido una mala decisión, la vista se desvía hacia él. El modelo negro lo mantiene en negro, mucho más discreto. En los laterales, los botones de volumen, bloqueo y bandeja microSIM. Borde superior, jack de auriculares. Borde inferior, microperforado de micrófono y altavoz y salida microUSB. Nada más. Todo manteniendo el innegociable negro. Realmente precioso.

Nexus 5 - Nexus 5

El panel trasero ya viene algo más decorado: la cámara con el enorme anillo escorada a la izquierda, el flash LED debajo, el logo Nexus ocupando la parte central en vertical, y debajo, centrado, en pequeño, el logo de LG. No están sobreimpresos, ambos logos están en relieve en la carcasa. En la mano, el policarbonato de su carcasa se siente genial, se nota que es de calidad. Es sólido y duro, sin puntos de presión. Lo malo, que atrae las huellas, aunque no siempre, pero en el día a día se acabará notando. No resbala nada, y es elegante, prefiero por mucho este diseño al del Nexus 4 y su efecto de bola de discoteca. Que tendría su público, pero no era para mí.

Pantalla: muy buena, pero con algunos matices

Se acaba 2013 y nadie ha logrado, a mi juicio, igualar a la pantalla del segundo gama alta presentado este año: el HTC One, que ha sido vapuleado en muchos aspectos pero mantiene la bandera de la victoria en su panel. Esto incluye al Nexus 5, tristemente. Pero no significa que su pantalla sea mala, ni mediocre, ni aceptable sin más. Para entrar en materia, es un panel IPS, lo cual siempre ilusiona más que un AMOLED (salvo el del Galaxy Note 3, que casi se equipara a un IPS). Y por supuesto, es Full HD (lo contrario hubiese rozado el crimen).

Nexus 5

Para ahondar más, y recuperando mi tradición, lo primero en que me fijo es en su respuesta en exteriores: muy correcta, gracias a su brillo máximo de 485 nits, un poco por encima de rivales como LG G2 o HTC One (438 y 460, aunque la del One juega en otra liga), y casi doblando la del Samsung Galaxy S4 (288, que le dejaban en muy mal lugar en este sentido), aunque por debajo de los 580 del iPhone 5s. Donde sí se queda algo por detrás es en su contraste, de 1:1004, totalmente aceptable pero lejos de sus rivales, que están más cerca del 1:2000 que del 1:1000. ¿En qué se nota esto? Principalmente, en la baja fidelidad del color negro, que queda limitado a un gris oscuro. Viniendo de un Lumia con tecnología ClearBlack, es especialmente notable.

Donde más destaca la pantalla del Nexus 5 es en la temperatura de color, casi perfecta en teoría, aunque con algún matiz: representa los colores con una saturación adecuada, dentro del límite aceptable de esa tendencia al alza de los fabricantes en los últimos dos años. Su temperatura de color es de 6418 K, que entra dentro del rango que se considera casi perfecto (más cerca de los 6000 que de los 7000 u 8000 de otros modelos). Problemas. En mi opinión, fundamentalmente dos: la temperatura medida en K mide únicamente el balance entre los colores primarios rojo y azul. El tercero en las pantallas, el verde, se queda fuera, y el panel del Nexus 5 muestra en exceso este color, que se deriva en el amarillo. Hacer fotos de una misma escena con varios smartphones y comparar los resultados en pantalla me dejaron claro que en algunos puntos (tampoco nada preocupantes, por otro lado) la pantalla del Nexus 5 amarillea en exceso.

Nexus 5

El otro problema, la escala Delta E (que mide la diferencia mínima de color que puede percibir el ojo humano), donde el Nexus 5 recibe una puntuación de 4,54. Por debajo (mejor cuanto más cercano a 0) de sus rivales salvo del HTC One (4,36) y definitivamente muy por encima (repito, mejor cuanto más bajo) del iPhone 5s, con una puntuación de 2,66, la cual es una de las grandes claves no evidentes de por qué la pantalla del iPhone es tan buena si ni siquiera llega a resolución HD. De todas formas, estos dos problemas son, como poco, relativos. Porque sentarse a analizar estos datos y hacer comparaciones en base a varias escalas de color y balance de blancos con pantallas de smartphones roza el heroísmo. Pero una tarde tonta de nerdismo la tiene cualquiera.

Cámara: si no te convence, eres uno de los elegidos

Nexus 5

Lo siento, pero los que esperaban que la cámara del Nexus 5 fuera una versión mejorada de la del Nokia Lumia 1020 o algo así es que no han visto mucho la película de los últimos años. Porque los veranos pre-Nexus empiezan con "va a traer la mejor cámara del mercado", "dejará en pañales a la del iPhone", o "el tamaño del sensor será casi como el de una compacta", y terminan con un "¡que en las fotos nocturnas se distinga algo, por favor!". Que ojo, no estoy diciendo que no sea una buena cámara, pero definitivamente, no entrará en el distinguido Top de 2013.

Nexus 5

Aun así, es una cámara correcta y suficiente para el 95 % de los usuarios (qué bien queda eso de inventarse porcentajes, pero ustedes ya me entienden). Sólo los más puristas o acostumbrados a tener y valorar algo superior necesitarán más. La interfaz de la cámara es prácticamente la misma que la de Android 4.3 salvo alguna pequeña novedad que veremos más adelante. A continuación están las galerías con fotos tomadas con el Nexus 5. Para quien quiera ver los archivos originales, dejo la galería en Dropbox.

  • Sensor: Sony CMOS IMX179, 8 megapíxeles, retroiluminado
  • Tamaño: 1 / 3,2 pulgadas
  • Apertura máxima: f/2.5
  • Macro: 15 cm.
  • Estabilizador: Óptico
  • Flash: LED

Nexus 5

Fotos con buena luz

La mayor preocupación que tenía en estas condiciones sobre la cámara de Nexus 5 era ver el nivel de detalle que conseguía resolver. 8 megapíxeles dependen de una buena óptica que no tenía nada claro que el Nexus 5 trajese. Hay que reconocer que tiene un nivel de detalle muy bueno, equiparable a las cámaras de los gama alta. Por debajo de iPhone 5s y Nokia Lumia 1020, pero mejor que, por ejemplo, el iPhone 5c.

Fotos con baja luz: problema de software que puedes solucionar

Cuando se hizo de noche y pude probar a hacer fotos nocturnas con el Nexus 5, lo primero que pensé fue que o su cámara era terrible para las fotos nocturnas, o algo debía estar mal en el modo automático. 'Demasiado' mal. Fue lo segundo: las fotos nocturnas salían todas sobreexpuestas, haciendo que el cielo, en lugar de negro (o aproximadamente negro) se mostrase lleno de ruido y con tonos rojizos y grisáceos. Así que probé bajando la exposición a -2. A partir de ahí las fotos nocturnas mejoraron una barbaridad. Probablemente, Google obró así, sobreexponiendo en condiciones de baja luz, para conseguir el codiciado 'efecto Lumia' en el que las fotos tienen una luminosidad natural espectacular. Pero hacer eso en el sensor del Nexus 5 y querer ver otra cosa que no sea un estropicio roza la entelequia. Así que, consejo amigo, si vas a hacer fotos nocturnas, baja la exposición manualmente a -2 (-1 si hay suficiente y cercana iluminación artificial). En automático, las fotos nocturnas tienden al desastre.

HDR+: funciona

Por otro lado, es interesante el nuevo modo HDR+ (nombre puramente comercial) con el que el Nexus realiza una ráfaga de cinco fotografías que luego combina. Nada nuevo el alto rango dimámico, pero según Google, tiene nuevos algoritmos que mejoran mucho las fotografías en este modo. Sí, funciona, y los resultados son bastante buenos, sobre todo con buena luz.

Nexus 5

Cámara frontal: nada especial

Nada de especial: 1,3 megapíxeles y una nitidez en las imágenes en buenas condiciones de luz que permitirá hacer videollamadas o hacerse autorretratos con una calidad buena, algo justita, sin más. ¿Te verás horrible con esta cámara? No, es adecuada. Pero no esperes algo llamativa. De todas formas, ¿quién mira a un smartphone preocupándose por la calidad de su cámara frontal? Ni yo hago eso, cielos.

Nexus 5

Timelapse: mejor que lo vean tus propios ojos

La aplicación nativa de la cámara incluye un modo para hacer Timelapse sin recurrir a aplicaciones de terceros. Llamada "Timelapse" en inglés, y (argh) "Intervalo de tiempo" si configuras el terminal en español. El resultado está algo limitado (la cámara, que es buena pero no excelente, ya sabe usted), pero mejor juzgar con el vídeo delante:

Cámara de vídeo: bastante aceptable

Hubiese estado bien que Google hubiese implementado ajustes manuales para vídeo de la misma forma que para las fotos. O al menos, de forma básica. Pero no podemos hacer nada que no sea grabar en automático. Matices al margen, tenía miedo a que la cámara de vídeo del Nexus 5 estuviese más verde que Irlanda, pero es bastante correcta, aunque como la de fotos, no es brillante (en sentido figurado). Como contras, le afectan demasiado los puntos directos de luz, que aunque el sensor esté recién limpiado, aparecen sobreexpuestos. Otro consejo amigo, tanto para el Nexus 5 como para cualquier cámara: si los puntos directos de luz como farolas aparecen estirados y alargados en lugar de mantenerse en su lugar, limpia la lente (con la camiseta, por ejemplo) bien antes de hacer la foto o el vídeo.

Android 4.4 KitKat: la gran madurez de Android

Ya sabíamos que Android 4.4 KitKat no incorporaba novedades de peso a primera vista. Al menos, del nivel visto con las diferentes versiones de Jelly Bean, que otorgaron a Android la madurez que necesitaba para erigirse en alternativa real a iOS. KitKat es la guinda, por decirlo de alguna forma, el modo en el que culmina su carrera con un muy buen diseño en términos generales (tiene algún detalle feo, pero de eso no se salva ni iOS 7). Que por otro lado, también depende bastante del wallpaper escogido, así que anticipándome a vuestra petición, dejo mi fondo de pantalla en Dropbox.

Nexus 5

La interfaz de Android 4.4 KitKat, sin ser ninguna revolución respecto a las versiones anteriores, es preciosa. Pero esto también tiene muchos matices. Android, con sus infinitas posibilidades de personalización y configuración, está sujeta al buen gusto de su propietario. No obstante, tiene líneas mucho más compensadas y homogéneas que versiones previas. Sí que falla en, por ejemplo, los iconos. No por feos, sino porque su libertad de forma y tamaño, sobre todo de esto último, hace que no queden tan homogéneos como el resto de la interfaz.

Sobre su rendimiento, a nivel cualitativo, me ha parecido excelente. No he experimentado lags, ni cuelgues, ni reinicios forzosos. Tengo claro que siendo un Android llegarán en algún momento, pero exprimiendo el terminal estos primeros días con él, todo ha funcionado perfectamente. Hasta los juegos más exigentes que le he instalado (mi debilidad, el Asphalt 8).

Ok, Google (pero sólo en inglés)

Una de las novedades que llamaron la atención del Nexus 5 con Android 4.4 KitKat fue la escucha permanente desde la pantalla de inicio (sólo en la pantalla de inicio, no en cualquier parte) al estilo del Moto X. Pronunciando "Ok, Google" y dando a continuación una orden directa, Google Now se pondría en la piel de Siri para respondernos, darnos información, o ejecutar acciones en el Nexus 5. Si tienes un Nexus 5 y no lo encuentras en ningún lado, debes saber que la escucha permanente sólo está disponible si tenemos el inglés como idioma configurado. De hecho, me ha parecido que con el inglés de Reino Unido configurado esto funciona algo peor que con el inglés de Estados Unidos. Cuando damos órdenes para abrir aplicaciones, por ejemplo, se toma su tiempo. Varios segundos de carga para abrir la aplicación. Salvo que tengas las manos llenas de grasa o similar, será mejor idea que abras la aplicación tú mismo.

Nexus 5

ART: Android RunTime

Es la gran novedad silenciosa de Android 4.4 KitKat. Google se propuso que su último sistema operativo funcionase correctamente en terminales de gama baja, con 512 MB de RAM (y al Galaxy Nexus le deniegan la actualización, ejem). Para ello hace uso de ART: Android RunTime, que elimina la necesidad de una máquina virtual o de interpretar el código de las aplicaciones para poder ejecutarlas de forma más rápida y estable, incluso con pocos recursos de sistema.

En el Nexus 5, esta función está en beta, por eso su activación se esconde en el menú de desarrolladores. Entre los conocidos que la han activado, hay división de opiniones entre los "yo no he notado nada" y los "¡me funciona rapidísimo ahora!". Yo me alineo con los primeros: con las especificaciones del Nexus 5, me parece lógico no notar ninguna novedad. Decir que con ART activado va todo rapidísimo es como admitir que antes no lo iba tanto. Y yo no tengo queja alguna del rendimiento Nexus 5, sino al revés.

Benchmarks

Tanto Basemark X como Sunspider le dejan en muy buen lugar, notablemente por debajo del iPhone 5s pero muy por encima del Samsung Galaxy S4 y el HTC One. A niveles menos diferentes de LG G2 y Sony Xperia Z1, pero en cualquier caso, como claro candidato a smartphone Android del año. Si miramos ambos benchmarks en conjunto, vemos que sólo queda por debajo del iPhone 5s de media, y Xperia Z1 y G2 no pueden considerarse ganadores.

Sunspider

Basemark X

Sonido: la decepción del Nexus 5

La primera vez que reproduces un vídeo en el Nexus 5 es decepcionante. "¿De verdad que no puede sonar más alto que esto?", te preguntarás cuando lo hagas. No hace falta compararlo con un HTC One, que además de su pantalla, mantiene intacto el título a mejor altavoz (altavoces) de 2013. Un Samsung Galaxy S III, que ya está más cerca de los dos años que del año de antigüedad, le deja en evidencia.

Y de hecho, estoy casi seguro de que es el gama alta de 2013 con un sonido más bajo en la salida del altavoz. Su sonido mediante la salida de auriculares (que no trae de serie en la caja, por cierto) es bastante bueno. No sorprendente, pero sin pretensiones de mejora mediante soluciones artificiales que acaban distorsionando el sonido. Tiene un buen equilibrio de graves y agudos, y el volumen máximo sí es satisfactorio, al menos.

Autonomía: no te fíes de los números

Nexus 5

Para dar contexto: la autonomía del Nexus 4, que estaba lejos de ser una maravilla, estaba soportada por un una batería de 2.100 mAh, que daban soporte a una pantalla 1280 x 768 de 4,7 pulgadas. Confesaré que me produjo bastante ácido gástrico saber que el Nexus 5 tendría una batería de 2.300 mAh para alimentar a un panel IPS de 5 pulgadas y Full HD. De hecho, estaba casi convencido de que tendría un caso HTC One X, segunda parte. Feliz y sorprendentemente, no ha sido así: la autonomía del Nexus 5 es mayor de la que su hoja de especificaciones nos pueda hacer pensar. Sin ser brillante (y mi cabeza está en la del LG G2), no tiene nada que esconder frente a sus rivales en la gama alta, salvo el mencionado G2. Usándolo de forma intensa, con el brillo al 75 % aproximadamente y Wi-Fi y 4G activados, así como los servicios de sincronización de Google y las alertas push de redes sociales, llega al final del día, agonizando, pero llega. Ciclos de hasta 17 horas con 6 horas de uso de pantalla la han conseguido agotar.

Ok, la parte de la autonomía es bastante subjetiva y depende casi por completo del modo de utilización de cada persona. Pero de todos los smartphones que he probado en 2013 con el mismo patrón de uso, el Nexus 5 forma parte "del montón", es decir, del montón de smartphones con desempeños parejos. De hecho, casi todos los gama alta acaban formando parte de ese mismo montón, salvo milagros de la naturaleza como el LG G2 (cuenta la leyenda que alguien, una vez, agotó su batería). Si para una futura versión, Google mantiene esta buena optimización (basada en Qualcomm) con una batería de, pongamos, 3.000 mAh, la autonomía puede incluso superar a la del LG G2.

Conclusión

9
10

El Nexus 4 era tan bien valorado porque tenía un precio espectacular para las especificaciones que traía. El Nexus 5 me ha conquistado por sí mismo, es uno de los mejores smartphones del año, al margen de su precio. Esa es la diferencia entre ambos. Una vez, un empleado de una marca de la industria me confesó en privado que había pánico en los días previos a la presentación del iPhone 5c. Si al final era un low-cost como señalaban algunos rumores, el panorama iba a ponerse bien feo. Luego ya supongo que abrieron botellas de champán cuando se desveló que costaría 600 dólares. Pero había miedo a que llegase un smartphone de verdadera gama alta a un precio de gama media. Ese smartphone finalmente ha sido el Nexus 5, que para tranquilidad de la competencia, no tendrá stock para todos, no se vende de forma global ni en tiendas (a ese precio), y no cuenta con el marketing de un fabricante. Pero es un verdadero jaque mate en la industria.

No se me ocurriría decirle a nadie que quiera comprarse un smartphone que mire al Nexus 5 porque "es barato". Su precio no es un argumento, es un jugoso complemento: puede mirar de cara a cualquiera de sus rivales de 2013 sin tener que escudarse en que cuesta la mitad. Lo mejor es el "cómo lo ha hecho posible" Google: simplicidad. Este año, cada fabricante ha tratado de amarrarse a diferentes lianas para diferenciarse, para captar la atención del usuario potencial. De forma más acertada (descomunal batería del G2, Touch ID del iPhone 5s, cámara de otro planeta del Nokia Lumia 1020...) o marrando en el intento (lector dactilar del HTC One Max — muy diferente al del iPhone —, gestos en el aire del Galaxy S4, cámara del Xperia Z1 y su terrible postprocesado...).

El Nexus 5 ha convertido el "menos es más" en su victoria. Su diseño es sobrio hasta el extremo, carece de adornos de ningún tipo, de especificaciones grandilocuentes, de funcionalidades que sólo usaremos el primer día. Está fabricado con un sentido claro: la experiencia es el centro. Huye de poner en una carcasa un puñado de especificaciones altas, repartidas a la buena de dios, y confiar en que algo saldrá. La combinación de Nexus 5 y Android 4.4 KitKat es un win-win de los que ya se ven pocos. Me reitero: es uno de los mejores smartphones del año. Para hilar más fino, es uno de los tres mejores smartphones del año.


Pros

  • Rendimiento perfecto, fluidez máxima, cero lags, brutal desempeño.
  • Pese a que tiene alguna pequeña contra, su pantalla es excelente.
  • La unión del Nexus 5 con Android 4.4 KitKat de stock es la mejor experiencia Android que he tenido nunca.

Contras

  • El automático de la cámara en baja luz tiende a sobreexponer para imitar el efecto de los Lumia (y el resultado es pésimo). Al menos puede solucionarse.
  • El sonido del altavoz es bastante bajo, en algún momento extrañarás uno más potente.
  • Confiábamos en que replicara la autonomía épica del LG G2. No fue así, se queda en el montón.