análisis

Men in Black: International

- Jun 12, 2019 - 19:00 (CET)

Ficha técnica

Sony Company
  • Director: F. Gary Gray

  • Guionistas: Art Marcum & Matt Holloway

  • Géneros: Acción, ciencia ficción, comedia

  • País: Estados Unidos

  • Reparto: Chris Hemsworth, Tessa Thompson, Liam Neeson, Emma Thompson

MIB: International es una película llena de acción y con dos protagonistas que se comen la pantalla, sobre todo Tessa Thompson. Además, Thompson encarna a la primera mujer protagonista de una de las películas de esta saga.

París, Nueva York, Londres, Marrakech, Nápoles... Men in Black es ahora más internacional que nunca. En esta nueva entrega de la saga de los Hombres de Negro, tenemos como protagonistas a Molly (Tessa Thompson), una agente en pruebas a la que envían a Londres a aprender y el agente H (Chris Hemsworth), el gran profesional que en 2016 luchó y derrotó a La Colmena, unos extraterrestres que nunca antes habían llegado hasta nuestro mundo.

Las personalidades de los dos protagonistas chocan al principio. Molly es una mujer inteligente, hasta tal punto que ha llegado al MIB debido a que hackeó el telescopio Hubble y logró llegar hasta la base de los hombres de negro. Aunque, por supuesto, el vigilante y Frank, el pug, se dan cuenta enseguida de que es una intrusa. Sin embargo, su perseverancia y sus ganas de conocer la verdad sobre el universo, debido al encuentro que tuvo con un alien siendo pequeña, la ayudarán a entrar como agente en pruebas. Además, se trata de la primera persona que es reclutada porque va en busca de ellos y no al revés. Y, también, el primer personaje femenino que tiene mucho peso en la trama, más que el de la agente O (Emma Thompson) en Men in Black III.

Por su parte, Hemsworth encarna al agente guapo que es el preferido del director de la filial en Londres, el agente T (Liam Neeson), ya que ha sido su pupilo y juntos salvaron el mundo en 2016. Sin embargo, desde aquel momento todo ha cambiado para el agente H: sus compañeros lo saben y se lo dicen, pero él no hace caso y continúa usando sus inusuales métodos de trabajo. Pero desde la dirección todo se le pasa por alto, lo que le genera un conflicto con otros agentes de alto nivel.

Sony Company

A pesar de las diferencias en las personalidades entre la recién estrenada agente M y el salvador del mundo, H, resulta que hacen un buen equipo, aunque al principio les cuesta acoplarse el uno al otro. Es Molly la que se ofrece a ayudar al agente H en una misión sencilla: que un diplomático extraterrestre, Vungus, pase una buena noche y se marche contento de la Tierra. Vungus y H se conocen desde hace años y, por la gran cantidad de historias que atesora el hombre de negro, han estado de juerga juntos en innumerables ocasiones. Sin embargo, nada irá según lo planeado y Molly recibirá del extraterrestre un objeto que proteger, tanto de los aliens que le persiguen como del propio MIB, porque en la institución de los Men in Black ya no se puede confiar en nadie: hay un traidor.

Averiguar quién ha matado a Vungus, descubrir qué es el objeto que ahora tiene Molly y quién es el traidor es el motor de la película. Las acusaciones de quién es el topo pasan por todos los personajes principales de la delegación de Reino Unido, pero su resolución no es nada satisfactoria ya que es un giro de guion bastante previsible aunque no se sabrá hasta prácticamente el final de la película.

Sony Company

Ritmo

El ritmo de la película no tiene nada que envidiarle a las anteriores: es rápido y, además, tiene varios países como escenario de desarrollo de la acción, lo que anuncia que, si la franquicia sigue, veremos mucho más mundo. También juegan con la nostalgia de las viejas películas: armas, personajes como Frank, el pug, o los gusanos, pero también la directora de la filial de Nueva York, la agente O... Todo esto te hace recordar el universo creado en las tres anteriores. Eso sin dejar de lado el arma más característica de los Men in Black: el neuralizador. De hecho, vemos a Molly en varias ocasiones emocionada ante la expectativa de llegar a tener el suyo propio. El entusiasmo de M te hace identificarte con ella porque cualquiera que haya crecido con estos films ha querido tener el suyo propio.

Las escenas de acción se desarrollan con cierto frenesí, van de una a otra casi sin explicaciones, pero con la suficiente información como para seguir la película. Entre una y otra escena de este tipo se suelen dar ciertos alivios cómicos que vienen de la mano de los comentarios de los propios protagonistas, pero sobre todo de un alien que adopta Molly, Peoncín.

Sony Company

Dinámica entre los personajes

Caben destacar la relación entre el agente H y su jefe, T, ya que son más que maestro y pupilo. Para T, H es como su hijo y, de hecho, se lo comenta en varias ocasiones. Sin embargo, este relación enfrentará al agente H con otro de sus compañeros, C, que cree en un primer momento que él es el traidor dados sus métodos poco ortodoxos de trabajo.

Otra relación que está muy bien llevada es la de los protagonistas. Al principio Molly se acerca a H porque quiere aprender del mejor, pero en cuanto se acerca a su mesa se da cuenta de que quizás no es tan bueno como le han comentado. Y es que salvar la Tierra en 2016 le cambió de algún modo, aunque el por qué no se sabrá hasta casi el final de la película. Saber qué pasó en la Torre Eiffel aquel día sí es un buen giro de guion que hará que H se replanteé algunas cosas.

Sony Company

¿El relevo de Will Smith y Tommy Lee Jones?

Una de las cosas que se echa en falta es un cameo de los actores que interpretaban al agente K (Tommy Lee Jones) y al agente J (Will Smith), que hubiera sido un punto a su favor aunque fuese una escena de pocos segundos.

No obstante, la dinámica que se forma entre Thompson y Hemsworth en pantalla, como ya sucedió en Thor: Ragnarok, es muy buena. Tienen química en pantalla y se nota que han trabajado con anterioridad juntos. Es justamente por esto que se les seleccionó para estos papeles ya que son personas que funcionan muy bien en equipo y que queremos ver fuera de sus papeles de Thor y Valquiria del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU, por sus siglas en inglés). En este caso, es ella quien lleva la voz cantante y en algunos momentos se puede llegar a comer la actuación de Hemsworth. Él, por su parte, se sale un poco del papel al que nos tiene acostumbrados, aunque no se termina de alejar del todo: le vemos dar palizas e, incluso, hay una escena que incluye el lanzamiento de un martillo -un claro guiño a su papel en el MCU-, pero también en su modo más seductor.

Sony Company

A parte de las actuaciones estelares de estos dos personajes, el resto de los secundarios importantes, como son Liam Neeson o Rebecca Ferguson, no destacan. Eso sí, Emma Thompson no puede dejar de estar espectacular en su papel como agente O, aunque apenas aparezca en un par de escenas, llena la pantalla con su sola presencia y su elegancia.

No obstante, si la película triunfa en taquilla, puede ser una gran oportunidad para que Thompson y Hemsworth tomen el relevo de Will Smith y Tommy Lee Jones para continuar con esta saga. Además, es la ocasión perfecta para renovar la institución por dentro y que a parte de los Men in Black también se vean más Women in Black.

Conclusión

5.5
10

Aunque se echa en falta un cameo por parte de los agentes K y J, tenemos dosis de nostalgia de sobra. La película no es más ni menos que lo que siempre nos ha ofrecido: entretenida, con cierto toque de nostalgia y, sobre todo, con una gran química de sus personajes principales en pantalla. Aunque la trama la hayamos visto antes, la forma en la que se desarrolla no aburre ni se hace larga, además del añadido de las armas que utilizan, una de las grandes características de los MIB.


Pros

  • La buena actuación de Tessa Thompson, Chris Hemsworth y Emma Thompson
  • El alien de bolsillo que jura lealtad a Molly, Peoncín
  • Juegan con la nostalgia de la primera película de Men in Black

Contras

  • No han sabido aprovechar a los personajes secundarios encarnados por actores de la talla de Neeson o Ferguson
  • Se ve venir quién es el traidor dentro de la organización
  • Se echa en falta un cameo por parte de los agentes K y J
  • La saga necesita más Women in Black