análisis

iPad Pro

- Nov 11, 2015 - 12:59 (CET)

Ficha técnica

iPad Pro

ipad pro

  • Pantalla: IPS de 12.9"
  • Resolución: 2048 x 2732 píxeles, 265 ppp
  • Procesador: A9X 64 bits
  • Memoria RAM: 4 GB
  • Almacenamiento: 32 / 128 GB
  • Cámara: trasera 8 MP / frontal 1.2 MP
  • Conectividad: WiFi 802.11ac, Bluetooth 4.0, LTE (opcional)
  • Medidas: 305.7 x 220.6 x 6.9 mm
  • Peso: 713 g (Wi-Fi) / 723 g (Wi-Fi + LTE)

¿Es el iPad Pro el futuro de la computación? ¿Estamos llegando al punto en el cual finalmente podemos reemplazar nuestros portátiles por un tablet y ser tan o más productivos? Apple apuesta por un dispositivo más grande, muy veloz y con acceso a nuevos accesorios para lograrlo. Más que un producto orientado a profesionales, el iPad Pro es el equivalente a las MacBook Pro en la gama de portátiles de la compañía: hace más, con componentes más avanzados, pero sin duda orientado al consumidor general que quiere más.

“Todo el mundo está de acuerdo con que las tablets están muertas… menos los consumidores”, decía Benedict Evans, acompañado de un gráfico mostrando crecimiento grande y sostenido en el uso de tablets entre 2013 y 2015.

La tasa de adopción de este tipo de dispositivos es complicada de entender porque no tiene el mismo ciclo de los smartphones, pero tampoco se asemeja del todo al de las portátiles. No hace falta renovarlas tan seguido como un teléfono y tampoco se hacen obsoletas de la misma forma que un ordenador.

No es poco habitual ver iPads de primera generación aún en uso en ciertos hogares y conozco decenas de personas con iPads de tercera generación. El año pasado Kantar publicó un estudio que indicaba que el 46% de los encuestados usan una tablet que tiene entre dos años y medio y cuatro años y medio de antigüedad.

La combinación del ciclo de renovación sumado a la “inmadurez” del mercado (apenas unos cinco años) confunde a una industria propensa a resultados inmediatos y a “matar” todo lo que no termina de entender.

Por otro lado, la sociedad se encuentra en un punto de transición de los ordenadores a un nuevo mundo "post-PC" donde las herramientas de consumo y productividad son tablets y smartphones. En el caso particular de las tablets estamos en una mitad incómoda: el hardware ya es tan o más poderoso que un equipo de escritorio pero las aplicaciones, y en algunos casos los sistemas operativos no terminan de estar a la altura para darle usos suficientemente avanzados como para dejar el ordenador a un lado.

En esta curiosa realidad actual llega el iPad Pro, un producto más grande, más avanzado, con más capacidades y más posibilidades que otros modelos de iPads y básicamente cualquier otra tablet del mercado. Durante la demostración privada que me hicieron del dispositivo, antes de entregarme la unidad de reseña, los portavoces de la compañía hicieron mucho énfasis en que el dispositivo no es exclusivamente diseñado para un uso profesional. Que, de cierta forma, sería la contraparte al MacBook Pro, es decir, un dispositivo de mayores capacidades, pero no orientado únicamente a ser herramienta de productividad.

Después de probar el iPad Pro minutos después de su presentación en San Francisco escribí que este es el futuro de la computación. Que es el dispositivo que realmente asienta y hace realidad la posibilidad de ser realmente productivo con una tablet. Para mi el reto es lograr que el iPad finalmente reemplace a mi MacBook Pro como herramienta de trabajo diario. ¿El iPad Pro será capaz? He usado el iPad Pro durante siete días, e intentaré contestar esta pregunta de la mejor forma posible. Empecemos.

13 pulgadas

iPad mini 3, iPad Air 2, iPad Pro. Fotografía: Ariana Escobar.
iPad mini 3, iPad Air 2, iPad Pro.

¿Tienes un MacBook Air u otro portátil de 13 pulgadas? Pon tus manos a los lados de la pantalla imaginando que sostienes un tablet. Esa es, más o menos, la sensación que se tiene al sostener un dispositivo tan grande como el iPad Pro, con la ventaja de un menor peso.

Simple: en una pantalla grande se trabaja mejorLa premisa es la siguiente: manejar una pantalla más grande nos permite ser más productivos. Es más cómodo tener dos aplicaciones abiertas al mismo tiempo, definitivamente es mucho más cómodo trabajar dentro de aplicaciones de productividad; de hecho escribir este análisis en el iPad Pro ha sido una experiencia sumamente positiva.

También le da oportunidad a los desarrolladores a ser más creativos y aprovechar de nuevas y mejores formas la disponibilidad de más pixeles.

Cálculos mentales rápidos nos hacen creer que no hay mucha diferencia entre las 9.7 pulgadas del iPad Air 2 y las 12.9 pulgadas del iPad Pro. Pero en realidad ofrece un 78% más de área de pantalla, con una resolución de 2732 x 2048 píxeles, empaquetada en una carcasa que tiene apenas 6.9 milímetros de grosor.

Fotografía: Ariana Escobar.

Fotografía: Ariana Escobar.

Definitivamente hay algo diferente y "poderoso" al poder contar con un dispositivo que tiene una pantalla tan grande, que da tantas posibilidades, siendo tan ligero y delgado. Aquellos que están acostumbrados a cargar día a día con un portátil se sentirán aún más cómodos, porque el tamaño es similar pero la diferencia de peso es muy significativa: la mitad que un MacBook Air 13", menos de la mitad que un MacBook Pro 13" y prácticamente un tercio que un MacBook Pro 15".

Dicho eso, hay mucho trabajo pendiente por parte de los desarrolladores de software. Me encuentro con muchas aplicaciones que aún no usan interfaces gráficas adaptativas, sin soporte de multitarea en pantalla partida, que desperdician el espacio o que ni siquiera se pueden ver en modo horizontal.

Fotografía: Ariana Escobar.

Lamentablemente aún domina la creencia de que el iPad es simplemente un iPhone con pantalla más grande y lastima la experiencia de usuario, además de ser un limitante severo en las posibilidades que da una tablet.

Desde un punto de vista tecnológico, la pantalla del iPad Pro tiene algunas novedades interesantes:

  • Un nuevo subsistema multitáctil para soportar accesorios de muy alta precisión. Es lo que hace que el Apple Pencil funcione de forma exacta, con un detalle que nos ha dejado sorprendidos. Además es capaz de diferenciar claramente entre el dedo y el lápiz, por lo que no hay "falsos positivos" a la hora de usar uno u otro.
  • Velocidad variable de actualización. En caso que no sea necesario, la pantalla pasa de actualizarse sesenta veces por segundo a treinta, una forma bastante inteligente de ahorrar batería.

El iPad ya no tiene "desempeño de un dispositivo móvil"

Fotografía: Ariana Escobar.

Tras la velocidad del iPad Pro está un procesador A9X que es una versión mejorada del A9 del iPhone 6s, el cual ya mostraba desempeños impresionantes y que rivalizaban con algunos portátiles modernos.

Según Apple, el A9X es más rápido que el 80% de los portátiles que se venden hoy en día. Y no es ninguna exageración. En pruebas de Geekbench, la unidad de reseña alcanzó valores de 3183 en single core y 5390 en multicore, es decir, más rápido que el MacBook Air de 13 pulgadas de este mismo año.

En términos comparativos con otros modelos de iPad, es casi el doble de rápido que el iPad Air 2. En desempeño de gráficos es 360 veces más rápido que el iPad original.

En pruebas comparativas usando Geekbench, el iPad Pro es consistentemente más rápido que un MacBook de 12 pulgadas, un MacBook Air de 2014 y un Dell XPS 13 de 2015. En comparación con un MacBook Air de 13 pulgadas de este año es más rápido en pruebas single core y muy cerca del desempeño multicore de un Intel i5. Si lo comparamos con un MacBook Pro de 13 pulgadas de 2015, en términos single core es prácticamente el mismo desempeño:

A9X-performance-1

La comparativa con otros dispositivos iOS muestra la constante innovación aumentando significativamente el desempeño pero manteniendo el mismo grado de ahorro de energía que modelos anteriores. Ya considerábamos al iPhone 6s una máquina de velocidad, pero el iPad Pro es aún más rápido:

A9X-performance-2

Es más rápido que el MacBook Air 13" de este mismo año. El hardware ya no es ni mucho menos un problema.

Que quede claro: el iPad ya no es un dispositivo que por ser móvil o "post-PC" es de bajo rendimiento. Pese a ello, en muchos casos tenemos aplicaciones que son las versiones light de sus las de Mac o PC. Las aplicaciones deberían ser aplicaciones tan capaces o incluso más, porque el hardware ya está ahí, simplemente hace falta que los desarrolladores empiecen a explotarlo como es debido.

Tampoco es aceptable (y es más común de lo que me gustaría) que la versión de un app para el iPad sea simplemente la misma que el iPhone, pero un poco más grande. Al momento de escribir esta reseña, el cliente oficial de Twitter o la aplicación de Medium son dos ejemplos perfectos de esto último.

Apple iPad Pro-14

Apple también ha conseguido acelerar considerablemente el desempeño del almacenamiento por medio de un nuevo controlador que hace la transferencia de datos muchísimo más rápida. Se nota al abrir o copiar archivos, independientemente de lo grande que puedan llegar a ser. Exportar un video 4K en iMovie fue más rápido que en mi MacBook Pro Retina 15" (2014).

Una de las mejoras en rendimiento hace la transferencia de datos mucho más rápida. Los archivos pesados se exportan muy rápidamente.También han hecho mejoras muy considerables al sonido. Ahora hay cuatro altavoces, uno en cada esquina; y usando el giroscopio, siempre se van a reproducir las frecuencias altas en los superiores y las bajas en los inferiores, independientemente de si sostienes el iPad Pro en modo horizontal o vertical.

El volumen es alto, de verdad, muy alto. Tiene buena calidad considerando el mínimo grosor del producto, no es revolucionario pero es muchísimo mejor que cualquier otra tablet de la competencia o modelos anteriores de iPad. Parte del secreto está en que los altavoces están construidos como parte de la carcasa.

Apple Pencil

Fotografía: Ariana Escobar.

Sí, Steve Jobs se burló de los stylus durante el anuncio del primer iPhone. No, el Apple Pencil no es un stylus ni pretende serlo. En aquella época era muy común la existencia de dispositivos con pantalla resistiva que no aceptaban los dedos como forma de interacción con la interfaz gráfica y requerían de un accesorio con punta para poder manipularlo. Nada que ver con la realidad actual del iPad, ni de cualquier otro dispositivo moderno con pantalla multitáctil.

Orientado a campos específicos, como el modelado de objetos o el dibujo, no al público general... aún
El Apple Pencil busca ser un accesorio usado para tareas que requieran de mayor precisión, como anotar, escribir, dibujar o modelar objetos en tres dimensiones. Será muy útil en software especializado como medicina o arte.

Sólo funciona en el iPad Pro porque requiere del subsistema multitáctil al que nos referíamos antes, que detecta el uso de este accesorio. Combinado con sensores en la punta del lápiz, ofrece una exactitud sorprendente, no hay lag aparente y funciona perfectamente la detección la inclinación y fuerza que se aplica en la pantalla.

Fotografía: Ariana Escobar.

Fotografía: Ariana Escobar.

Fotografía: Ariana Escobar.

No soy una persona que suele dibujar, me encantaría usar aplicaciones como Paper, pero nunca expresé mi creatividad con un lápiz o un bolígrafo. Aún así creo que en el futuro veremos más aplicaciones que aprovechen las posibilidades de anotar en una pantalla tan grande en vez de tener que, por ejemplo, usar una Moleskine en reuniones.

Fotografía: Ariana Escobar.

También veo posibilidades de uso como un accesorio muchísimo más exacto en aplicaciones de diseño o retoque. Adobe hizo una demostración de cómo por medio del cual se pueden hacer layouts de forma rápida. Me parece un gran ejemplo de las posibilidades del Pencil en ambientes creativos y productivos.

Smart Keyboard

Fotografía: Ariana Escobar.

El segundo accesorio lanzado junto al iPad Pro es el Smart Keyboard, un teclado que se dobla y también sirve como protector de pantalla. Se asemeja a las Smart Cover de otros modelos de iPad, pero en este caso con teclado integrado.

Hay mucha tecnología invisible detrás de este nuevo accesorio para lograr que sea cómodo escribir y al mismo tiempo que pueda doblarse tanto como haga falta. Está compuesto de tres capas: la primera es poliuterano, la segunda es la capa conductora compuesta de nylon y metal, y por último la capa de microfibra que es la que tiene contacto con el iPad.

Fotografía: Ariana Escobar.

Fotografía: Ariana Escobar.

Fotografía: Ariana Escobar.

El Smart Keyboard no tiene que ser cargado, tampoco se conecta al iPad vía Bluetooth. Lo hace por medio de un nuevo puerto llamado smart connector que recuerda al MagSafe de las MacBook, porque es magnético y se acopla sin esfuerzo alguno. Ese puerto conduce tanto datos como la energía necesaria para que el dispositivo funcione.

Las teclas tienen el mismo mecanismo que en el MacBook, no necesita cargarse ni emparejarse, y es muy cómodoLas teclas usan el mismo mecanismo que se ha introducido en el teclado del MacBook de 12 pulgadas, pero siento que tienen un poco más de recorrido. Además están construidas con el mismo tejido, que es bastante cómodo y agradable al tacto. Además, si le cayese líquido no pasaría absolutamente nada.

En el día a día, escribo tan rápido como en el teclado de un portátil. Es de tamaño completo, con una separación ligeramente mayor a la de otros teclados de Apple. Es sumamente cómodo y nuevamente hago énfasis en lo bien que se siente el material con el que se ha hecho el tejido de todo el teclado, incluyendo sus teclas.

Mi única crítica es que la combinación del iPad Pro y el Smart Keyboard supone un peso bastante elevado, más de lo que me gustaría. No me sorprendería que futuras versiones del teclado sean más livianas y aún más finas.

Nuevas maneras de hacer cosas viejas

Fotografía: Ariana Escobar.

El mayor dilema con el uso del iPad Pro durante estos siete días que me ha llevado esta reseña es tener que aprender a hacer cosas viejas de nuevas maneras. Desde hace años, cuando quiero hacer scroll, simplemente muevo un poco mi mano hacia abajo del teclado y lo hago con el trackpad del portátil. Ahora tengo que subir el brazo a la pantalla táctil del iPad.

Estamos en un momento tecnológico en que los fabricantes tendrán que encontrar una forma de interacción adaptada a dispositivos como esteDe hecho, extraño un puntero. Por momentos realmente quisiera un ratón en combinación al teclado o por lo menos un trackpad. Con el iPad en la misma disposición que un portátil (pantalla apoyada, teclado abierto) no quiero sostener mi mano frente a la pantalla para tocar elementos en una página web para interactuar con ella. Es incómodo, es molesto y termino cansando.

También entiendo que muchas de las molestias son simplemente hábitos adquiridos durante años y que debería encontrar esas nuevas maneras de hacer cosas y acostumbrarme.

Igualmente, tengo claro que el mundo "post-PC" es nuevo, muy nuevo, que aún hay mucho recorrido. Las decisiones que tomen empresas como Apple, Google o Microsoft afectarán durante décadas a la industria. Es una presión muy grande que recae sobre los equipos de interacción humana de estas empresas, quienes no pueden tomar estas decisiones a la ligera.


Estamos en la mitad de un larguísimo proceso:

  • Por un lado, los consumidores ya no quieren ordenadores. Son viejos, problemáticos, caros, pesados y complicados. Están migrando a smartphones y tablets, mucho más sencillos, baratos y personales.

  • En el otro lado tenemos a Apple / Google / Microsoft, con sistemas operativos móviles cada vez más avanzados pero que aún no son capaces de permitirnos reemplazar el 100% de las actividades, sobre todo productivas, que realizamos en nuestros PC o Mac.

  • Por último, están los desarrolladores, también en la mitad. Haciendo software para varias plataformas, confiando en que la adopción de las tablets sea cada vez mayor para dedicarle más recursos y darle más valor a los clientes.

Y en el medio está la nube de la incertidumbre del comportamiento del mercado de las tablets: ¿Crece? ¿Crece lo suficiente? ¿Crecerá más? ¿Se acelerará su adopción? ¿Los dispositivos orientados a la productividad como el iPad Pro marcarán grandes diferencias?


Las respuestas llegarán con el tiempo. Muchas cosas no las tengo claras, pero sí estoy convencido que el iPad Pro es una parte importante para responder de forma positiva a la pregunta de si es posible reemplazar el Mac por un iPad para trabajar.

Apple iPad Pro-50

Fotografía: Ariana Escobar.

Apple iPad Pro-27

Durante un evento en el que el CEO de Dropbox entrevistaba a Eddie Cue, este último lo explicó perfectamente:

"El mercado empresarial ha sido incapaz de adaptarse a nuevas tecnologías y al mundo móvil de la misma forma en que el consumidor promedio lo ha hecho."

Exacto. Tenemos hardware impresionante (¡no sólo de Apple!) y sistemas operativos móviles cada vez más avanzados, pero seguimos esperando al software que le saque todo el provecho posible.


Fotografías: Ariana Escobar. Vídeo: José Jacas.

Conclusión

9
10

¿El iPad Pro reemplazará mi MacBook, que es mi herramienta de trabajo principal? No, aún no, pero el 70% de las actividades diarias las puedo hacer perfectamente en él. Es realmente emocionante tener acceso a una pantalla grande, a tanto poder de desempeño encapsulado en un producto que tiene apenas 6,9 milímetros de grosor y sólo pesa algo más de 700 gramos. En términos de productividad, el acceso a nuevos accesorios como el Smart Keyboard sin duda alguna ha multiplicado en términos exponenciales la utilidad del iPad como herramienta y la productividad de la que soy capaz con el dispositivo.

El año pasado quedé decepcionado con el iPad Air 2, no porque no sea un dispositivo increíble, sino porque el sistema operativo y las aplicaciones no eran capaces de sacarle provecho. Este año mucho ha cambiado con iOS 9, que ha incluído un gran número de funciones nuevas para aprovechar mejor el hardware y la pantalla grande, pero aún queda saber cómo y cuándo los desarrolladores de software comenzarán a alcanzar las posibilidades que permite el iPad Pro.

El iPad Pro es la punta de lanza del gran esfuerzo que no solo Apple, también sus competidores (Google y Microsoft), están haciendo para ir a la siguiente fase de la computación. Es por eso que sí, estoy convencido que nos muestra el futuro de la computación.

¿Quieres más sobre el iPad Pro? Escucha nuestro podcast.


Pros

  • La pantalla de 12.9 pulgadas es impresionante.
  • Es extremadamente rápido.
  • La llegada de accesorios como el Smart Keyboard y el Apple Pencil nos ofrecen nuevas posibilidades de ser más productivos.
  • El tiempo de batería de 10 a 12 horas se mantiene, aún con la pantalla más grande y el procesador más rápido.

Contras

  • La multitarea es muy bienvenida, pero aún no podemos arrastrar elementos de una aplicación a otra.
  • Apple necesita encontrar nuevos métodos para acciones tradicionales; a veces extraño un trackpad en ciertas aplicaciones y ciertas situaciones.
  • El atajo de teclado para cambiar de aplicaciones (command+tab) muchas veces funciona mal.
  • Apple debería aprovechar más la tecla tab para saltar de un elemento a otro en la interfaz gráfica y no mover las manos del teclado. Los resultados de la búsqueda en Spotlight es un gran ejemplo.