iPad 8
análisis

iPad (2020), análisis: ¿mejor que un portátil?

- Sep 29, 2020 - 10:45 (CET)

Ficha técnica

iPad de 8ª generación (2020)
Apple
  • Procesador: Apple A12 Bionic
  • Pantalla: Retina, de 10,2 pulgadas
  • Conectividad: Wi-Fi, 4G, Bluetooth y GPS
  • Batería: Hasta 10 horas

Ponemos a prueba el nuevo iPad de octava generación, que tiene un precio de 379 euros en su versión más básica. ¿Puede reemplazar a un portátil económico ante el auge del teletrabajo y el estudio en remoto?

En los últimos años, Apple ha desarrollado una estrategia multigama que le permite llevar sus innovaciones a un mayor abanico de usuarios. Lo hemos visto en el Apple Watch (Series 3, SE y Series 6), en el iPhone (iPhone SE, iPhone 11 y iPhone 11 Pro) y, cómo no, también en el iPad (iPad, iPad Air y iPad Pro).

La clave de esta estrategia es que Apple, en algunos campos, se ha posicionado tan por delante de su competencia que, incluso pasado un tiempo, cuando sus innovaciones y tecnologías se implementan en los modelos más económicos, todos sus competidores quedan en fuera de juego.

Apple Watch SE
Apple Watch SE (izquierda) vs Apple Watch Series 5 (derecha)

El ejemplo más reciente es el del Apple Watch SE. Este nuevo modelo cuesta, aproximadamente, lo mismo que un Fitbit Sense o un Galaxy Watch. Sin embargo, el reloj de Apple está muy por delante en experiencia de uso, calidad del hardware e integración con el ecosistema, entre otras cosas.

Con el iPad ocurre lo mismo. Todos los esfuerzos que Apple ha realizado durante los últimos años se vuelcan ahora sobre la octava generación del iPad más económico, que da un importante salto en lo que a potencia se refiere. La conclusión, en este caso, está clara: si estás buscando un tablet económico con el que realizar las tareas del día a día, este iPad es, muy probablemente, la mejor opción que podrás encontrar.

iPad 8

¿Por qué es importante el nuevo SoC A12 Bionic?

El principal cambio respecto al iPad de séptima generación que Apple lanzó al mercado en 2019 es el procesador. Apple ha pasado de un SoC A10 Fusion a un A12 Bionic, el cual pertenece a la misma familia que el A12Z Bionic que acompaña al iPad Pro actual. También es el procesador que Apple montaba en el iPad Air de tercera generación –ahora reemplazado por el iPad Air de cuarta generación–.

Lo que necesitas saber sobre este SoC es que es tremendamente rápido. Los números no cuentan la totalidad de esta historia, pero, para ejemplificar cuán rápido es su procesador, el siguiente gráfico resulta bastante útil:

Como se puede ver en los datos, el procesador del iPad de octava generación es, aproximadamente, el doble de rápido que el de la generación anterior. Esto, considerando la faceta del iPad como dispositivo de productividad, es muy valioso. Los videojuegos más avanzados funcionarán mejor, aplicaciones avanzadas como Affinity Pro o Luma Fusion correrán con más soltura y, además, podrás ejecutar múltiples aplicaciones de forma simultánea sin problemas.

Lo más sorprendente, no obstante, es que el iPad de octava generación también es más rápido que los dos ordenadores portátiles más vendidos en Amazon España. Esto rompe con la falsa creencia de que el iPad tiene una potencia inferior a la de un ordenador convencional. En los datos se puede ver cómo hasta el modelo más económico de la gama tiene un procesador súper capaz.

No obstante, como decía anteriormente, los números no cuentan la totalidad de esta historia. El chip A12 Bionic de este iPad no solo tiene una CPU súper veloz. También tiene, entre otras cosas, una unidad de procesamiento gráfico muy poderosa –ideal para videojuegos–, un enclave seguro que protege todas las contraseñas de tu teléfono y, por primera vez en el iPad más económico, un motor neural que acelera todo lo relacionado con la inteligencia artificial y el machine learning.

De cara al público, el motor neural no suele tener tanto protagonismo como otras piezas del dispositivo. Sin embargo, su influencia en la experiencia de uso de los productos de Apple ha ido in crescendo durante los últimos años. Este elemento, entre otras cosas, interviene en las sugerencias del teclado predictivo, enriquece las fotografías captadas por la cámara para que tengan un mejor aspecto (fotografía computacional), acelera el funcionamiento de todas las aplicaciones que utilizan las herramientas de Core ML –como Pixelmator– y da pie a funciones como Scribble de iPadOS 14, entre otras muchas cosas.

En el futuro, Apple recurrirá cada vez más a la inteligencia artificial y el machine learning en iPadOS, por lo que la inclusión del Neural Engine en el iPad básico no ha de ser juzgada únicamente con los ojos del presente. El día de mañana, si la compañía decide implementar en iPadOS una nueva función basada en machine learning, el hardware de este iPad podrá estar a la altura. Y lo mismo ocurrirá si el desarrollador de esa aplicación que tanto utilizas decide implementar machine learning haciendo uso de Core ML.

Un iPad acertado para los tiempos que corren

iPad 8

En 2020, muchas personas se han encontrado con la necesidad de un equipo portátil que les permita hacer las tareas del día a día desde casa. También muchos estudiantes se han encontrado con la necesidad de un producto con el que asistir a las clases virtuales, tomar apuntes y entregar documentos en la plataforma de su universidad, instituto o colegio.

El iPad de octava generación, al igual que otros modelos, puede convertirse en una opción súper interesante para muchas de esas personas. Su pantalla es compatible con el Apple Pencil –por lo que puedes dibujar, anotar e incluso tomar apuntes a mano alzada–, tiene un Smart Connector al que se pueden adherir diferentes teclados para escribir cómodamente durante horas, pesa muchísimo menos que la mayoría de ordenadores portátiles de su mismo precio y su batería dura, aproximadamente, unas diez horas de uso ininterrumpido.

También hay que sumar a esta lista las ventajas de iPadOS, que sigue evolucionando como plataforma de productividad. Se trata de un sistema operativo mucho más seguro, sencillo de utilizar y con menores requisitos de mantenimiento que, por ejemplo, Windows. Y esto resulta particularmente importante si planeas que los más pequeños de la casa hagan uso de este iPad para sus tareas escolares. Además, con los controles parentales del sistema, puedes limitar qué pueden hacer tus hijos con el iPad incluso cuando no estás mirando.

Los iPad, por otra parte, se nutren de los millones de aplicaciones disponibles en la App Store. Se pueden encontrar aplicaciones para hacer videollamadas como Zoom, videojuegos educativos, servicios de streaming como Netflix o Disney+ y aplicaciones de productividad como Microsoft Office, entre otras cosas. Pero lo más importante, no obstante, es que todas ellas, además de ser seguras, han sido diseñadas para sacar el máximo partido de la tablet de Apple. Esto no ocurre en otras plataformas como Android, donde el número de aplicaciones diseñadas para tablets es realmente bajo.

El iPad, a nivel de hardware, tiene una pantalla de 10,2 pulgadas con una elevadísima densidad de píxeles y un brillo cercano a los 500 nits. Esto significa que ofrece una mejor calidad que la gran mayoría de ordenadores portátiles de su mismo rango de precios. También tiene un par de altavoces estéreo, una cámara trasera que puedes utilizar para escanear documentos y una cámara frontal de mayor calidad que la de muchos portátiles –lo cual es es importantísimo ahora que vivimos en un mundo de videoconferencias–.

Y por cierto, con el iPad de octava generación puedes trabajar sobre almacenamientos externos como pendrives o discos duros –si es que lo necesitas–. El único “pero” es que tendrás que utilizar un adaptador de Lightning a USB-A o USB-C. En el futuro, no me cabe ninguna duda de que todos los iPad tendrán un puerto USB-C, pero esta versión económica, al tomar el chasis de modelos anteriores, sigue anclada en este puerto.

El iPad de octava generación también permite conectar el mando de una Xbox o una PlayStation 4 mediante Bluetooth para jugar a cualquier videojuego en el iPad, lo que puede mejorar de forma notable la experiencia de algunos títulos. Y si lo que necesitas es utilizar un ratón en tu día a día, no tienes de qué preocuparte: con iPadOS puedes utilizar cualquier mouse Bluetooth o, simplemente, adquirir el teclado de Logitech que integra un trackpad en la parte inferior.

Pequeños detalles

iPad 8

El iPad de octava generación es una máquina súper interesante para cubrir las necesidades actuales. Desde el punto de vista del hardware, está por delante de la gran mayoría de ordenadores portátiles de su rango de precios (tiene una pantalla muchísimo mejor, cámaras más solventes y un procesador más poderoso, entre otras cosas). No obstante, hay un par detalles en los que Apple podría haber refinado un poco más su fórmula:

  • El teclado oficial (Smart Keyboard) cuesta, aproximadamente, la mitad que el iPad. Originalmente, se lanzó en 2017 pensando en el iPad Pro de 10,5 pulgadas. Tres años más tarde, sigue costando 179 euros, que es, aproximadamente, la mitad de lo que cuesta el iPad de octava generación. Ha llegado el momento de bajar su precio.
  • No se pueden utilizar aplicaciones de videollamada en pantalla dividida, Picture-in-Picture u otra modalidad. iPadOS no permite ejecutar una aplicación de videollamada (como Skype) en pantalla dividida junto a cualquier otra app. Bueno, en realidad sí lo permite, pero, cuando lanzas la segunda aplicación, la cámara del iPad se apaga y el resto de participantes dejan de verte. Por lo tanto, no puedes estar asistiendo a una videoconferencia (con la cámara activa) a la par que revisas las notas que tienes en otra aplicación. Sorprendentemente, FaceTime sí ofrece esta posibilidad –e incluso es compatible con el modo Picture-in-Picture–.

¿Merece la pena comprar el iPad de octava generación?

Por lo general, la persona que busca un ordenador económico pretende hacer cosas como navegar por internet, ver películas, hacer tareas de ofimática, tomar apuntes en clase, hacer videollamadas con sus seres queridos o realizar trabajos para la escuela. En todas esas situaciones, el iPad de octava generación puede ofrecer una mejor experiencia que cualquier ordenador portátil o tablet de la competencia. Es una máquina segura, versátil, ligera y veloz que, además, es compatible con un stylus, tiene una pantalla de mayor calidad y se puede desprender de su teclado cuando sea posible. Por lo tanto, la respuesta a si merece la pena comprar un iPad de octava generación es un rotundo .

Conclusión

9
10

El iPad de octava generación, pese a los pocos cambios respecto al modelo anterior que trae consigo, sigue siendo una máquina súper recomendable. Por el precio que tiene, no se le puede pedir mucho más. Y junto a iPadOS 14, se puede considerar como una alternativa real a un portátil convencional básico.


Pros

  • Los controles parentales de Apple, la seguridad de la App Store y la sencillez de uso lo convierten en un dispositivo ideal para que los niños estudien desde casa.
  • El chip A12 Bionic supone un salto de potencia importante respecto a la generación anterior.

Contras

  • El teclado oficial de Apple encarece el conjunto, que supera la barrera de los 500 euros.