iPad Air (4 generación)
análisis

iPad Air (4.ª generación) análisis: el arma secreta de Apple

y - Oct 21, 2020 - 15:00 (CET)

Ficha técnica

iPad Air (2020)
Apple
  • Procesador: A14 Bionic
  • Pantalla: 10,9" (1640x2360)
  • Cámara delantera: 7 MP, f/2.0, 31mm
  • Cámara trasera: 12 MP, f/1.8, (wide), 1/3", 1.22µm, dual pixel PDAF
  • Almacenamiento: 64,256GB
  • Seguridad : Touch ID (lateral)
  • Peso :458 g (Wi-Fi) / 460 g (3G/LTE)
  • Grosor: 6.1 mm

Apple vuelve a demostrar con el iPad Air que está muy por delante de la competencia en un mercado en el que el rey es el iPad Pro.

Antes de iniciar: este análisis lo hacemos entre dos personas, Eduardo Arcos y Alberto Martín. Cada uno de nosotros ha abordado el producto desde su propio punto de vista, pero para simplificar la lectura del artículo, está en primera persona, en la voz de una sola persona. Empezamos.

Entre el iPad, y el iPad Pro de 11 pulgadas, es difícil entender dónde se posiciona el iPad Air en la gama de tablets de Apple. Con la renovación de 2020, su nuevo diseño, su nuevo tamaño de pantalla y su nuevo puerto USB-C (dejando a un lado el Lightning), puede ser aún más confuso.

Pero tras unos días usándolo, creo que empiezo a entender cada vez más la estrategia de la compañía. Verán, hace más de diez años había un portátil de Apple que me parecía casi perfecto. El PowerBook de 12 pulgadas. Era lo suficientemente pequeño para cargarlo a todos lados (hoy parece un ladrillo, pero hablo dell 2003), pero lo suficientemente potente para ejecutar aplicaciones de productividad.

Con la transición de procesadores PowerPC a Intel el PowerBook 12" desapareció y los portátiles profesionales se hicieron más grandes, pero en octubre de 2010 lanzaron un MacBook Air de 11 pulgadas que. cCapturaba parte de la esencia de un dispositivo muy pequeño, pero lo suficientemente potente para hacer la mayoría de las cosas.

Ambos dispositivos fueron fascinantes en sus respectivos momentos, desafiaron lo que productos de ese tamaño —muy portátiles para la época— fueron capaces de hacer.

Al igual que el PowerBook 12", el MacBook Air 11" dejó de fabricarse. Hoy, con nuevo diseño, la gama Air de portátiles solo está disponible en 13 pulgadas. Días atrás, mientras pensaba en este análisis, me preguntaba: ¿Ppor qué ya no hacen Macs más pequeños?

¡Es que no lo necesitan! El iPad Air ha llenado ese hueco. Es pequeño, liviano, un poco más barato, pero muy potente. Además, hoy funciona con teclado + trackpad o un ratón y puede ejecutar todas las apps que necesito para ser productivo en esos tamaños de pantalla.

Anunciado en el evento online de Apple de septiembre —junto al Apple Watch Series 6— el iPad Air 4 finalmente se pone a la venta a finales de octubre. Este es nuestro análisis y conclusiones.

iPad Air (4 generación)

Nuevo diseño

Apple ha actualizado el diseño exterior del iPad Air y lo acerca bastante al estilo del iPad Pro y el nuevo iPhone 12: bordes rectos, colores vivos infusionados en el material del dispositivo y muy delgados.

El nuevo iPad Air viene en cinco colores distintos: plata, gris espacial, oro rosa, verde y azul cielo. No tiene Face ID, pero sí tiene un nuevo sistema de Touch ID del cual hablaremos más a fondo, pero es mucho más discreto que antes, situado en el botónla parte superior del dispositivo.

Debido a que el Touch ID ya no está en el botón redondo situado en el borde inferior, el iPad Air ahora cuenta con menos marcos y una pantalla más grande, pero el tamaño total del dispositivo es más pequeño: las mismas dimensiones que el iPad Pro de 11 pulgadas.

La única diferencia, en ese aspecto, es que el iPad Air tiene marcos ligeramente más grandes, dando un tamaño de pantalla total de 10,9 pulgadas.

El nuevo Touch ID

iPad Air (4 generación)

El nuevo Touch ID merece un apartado propio. Para actualizar el diseño del iPad y eliminar tamaño de los bordes, pero no quitar el Touch ID, Apple lo ha ubicado en el botón superior, con el que se enciende y se apaga la pantalla.

Es una implementación muy creativa que mata dos pájaros de un tiro. Mantiene la simpleza de la seguridad por la huella dactilar pero hace el sensor aún más "invisible".

Debido a que el iPad se suele usar en las dos orientaciones, tanto horizontal como vertical, durante la configuración inicial, el sistema operativo intenta que el usuario configure los dedos de las dos manos.

Se usará el dedo de la mano de fecha cuando el iPad Air esté en posición vertical, pero al estar en modo horizontal, especialmente cuando se usa acoplado al Smart Keyboard o al Magic Keyboard, el botón estará en el lado izquierdo del dispositivo.

Su funcionamiento en el día a día es igual que el Touch ID circular de antes. No hay diferencia. Es más rápido a la hora de verificar la huella dactilar porque los procesadores de hoy son muchísimo más rápidos que los que usábamos antes de Face ID.

Me parece una implementación tan genial, que me encantaría tenerla en el iPhone 12, sobre todo ahora que todos estamos usando mascarillas y Face ID no funciona.

Diferencias entre el iPad Air 4 y el iPad Pro 11"

iPad Air (4 generación)

Aún teniendo un diseño similar, y un tamaño de pantalla prácticamente igual, las diferencias entre el iPad Air 4 y el iPad Pro de 11 pulgadas son significativas.

La pregunta es común sobre todo porque el iPad Air 4 tiene un procesador A14 y el iPad Pro un procesador A12Z. La numeración puede confundirnos y pensar que se puede conseguir un dispositivo más rápido por menos dinero.

No pretendo decir que el A14 es lento, sino que el A12Z fue diseñado pensando específicamente en el iPad Pro. Por lo tanto tiene ciertas capacidades que lo hacen más adecuado para tareas profesionales. Sumado a una serie de diferencias más, que le dan el apellido Pro.

Rendimiento

Históricamente, Apple ha diferenciado el iPad Air con una propuesta basada en la ligereza, su primera generación incluía la pantalla retina introducida por primera vez en el iPad de tercera generación pero en un cuerpo mucho más ligero y, sobre todo, con unos bordes más estilizados.

La compañía no solo apostó por una mayor ligereza respecto al cuerpo del tablet, también fue el primero en el que Apple apostó por un procesador mucho más potente que sus predecesores al incluir un Apple A7, por primera vez, el mismo que los iPhone de última generación del momento.

Desde entonces, los saltos generaciones del iPad Air han mantenido esa doble diferenciación: un dispositivo más ligero y a la vez mucho más potente que el resto de la gama que, hasta la salida del iPad Pro, se mantuvo como el modelo por referencia de las tablets de Apple. Aquí la jugada se repite: un salto generacional respecto al iPad de 2020 y por encima de algunas tareas respecto al iPad Pro, lo que le convierten en el más equilibrado de la gama.

Evolución de las diferentes generaciones del iPad Air

Aunque a día de hoy las diferentes gamas de iPad está más definidas, el iPad Air de cuarta generación ha vuelto a difuminar un poco las barreras entre los segmentos de productos con un mix de producto que, desde luego, queda más cerca de la gama Pro que del modelo de entrada y que vuelve a presentarse así mismo, con la hoja de especificaciones en la mano, como el tablet más potente que ofrece la compañía fuera de su gama profesional.

Un punto interesante que siempre ha caracterizado a Apple, aún con la diferenciación de especificaciones de sus gamas, es que la experiencia de usuario es indéntica. No hay ninguna diferencia en el día a día entre un iPad Pro y un iPad de entrada, y es precisamente en las tareas específicas cuando las diferencias sobresalen. Por ello son los pequeños detalles los que hasta ahora han generado las diferencias entre ambos dispositivos (mejores cámaras, ProMotion soporte para Pencil 2, Face ID…) y que a fin de cuentas determinaban la decisión del usuarios de hacerse con uno y otro.

El acierto de Apple, de nuevo, ha sido unificar lo mejor de sus gamas para ofrecer una alternativa más que interesante para aquellos que buscan un equilibrio entre lo que ofrece la gama Pro y las posibilidades del mercado de consumo,. hHaciendo incluso más complicado adivinar las diferencias claras entre uno y otro dispositivo, y por tanto, la decisión de compra.

Hasta ahora, el iPad Air y el iPad Pro montaban el mismo procesador, con algunas mejoras sustanciales en el caso del Pro, que ganaba con un Apple A12Z Bionic frente al Apple A12 Bionic, lo que ofrecía números más sustantivos sobre todo en lo que a benchmarks en múltiples nucleos se refiere, y que se traducía en una mejora importante a la hora de realizar tareas pesadas. Sobre todo, en los tiempos que necesitaba para realizarlas.

iPad Air (4 generación)

Hasta la llegada de este iPad Air de cuarta generación, las diferencias entre gamas eran más claras con la inclusión de nuevas tecnologías como el soporte para Pencil 2, ProMotion o Face ID en la gama Pro. Había, por tanto, claras diferencias en términos de rendimiento bruto en tareas específicas, además de un diseño diferente y la inclusión de nuevas tecnologías, pero ahora estas líneas han vuelto a desdibujarse.

Y lo han hecho porque Apple ha dotado al iPad Air de cuarta generación de algunas de las tecnologías que hasta ahora solo estaban limitadas al iPad Pro y además, lo hace de la mano de un procesador que por cierto es el mismo de los iPhone 12 y 12 Pro: el A14 Bionic. Todo dentro de un diseño mucho más estilizado, basado en el iPad Pro, con marcos reducidos y más ligero que el Pro de 11 pulgadas.

No os vamos a contar nada nuevo si os decimos que la diferencias de rendimiento entre ambos dispositivos para un uso cotidiano del mismo son inexistentes. Si bien es cierto que la pantalla ProMotion solo disponibles en el iPad Pro hace que las transiciones del sistema se vean más rápidas y fluidas, y en términos generales una mayor soltura a la ahora de realizar algunas acciones como usar el Pencil. Pero el A14 de Apple se desenvuelve igual de bien que el iPad Pro y le excede en algunas tareas, aunque lógicamente hay algunas diferencias que tener en cuenta.

En primer lugar el A12Z Bionic tiene algunas características intrínsecas que le hacen más adecuado para el iPad Pro, sobre todo porque se trata de un procesador modificado con controladores de rendimiento diferentes y una mejor arquitectura térmica, que permite velocidades de reloj más altas, razón demás por la que se está utilizando en el kit de transición a Apple Silicon en los Mac.

Aquí es donde está la paradoja. Como de costumbre, el iPad Air de cuarta generación casi dobla en números al iPad de 2020, el modelo de entrada, pero se queda un peldaño por debajo del iPad Pro, sobre todo en multicore. Pese a los números, la experiencia de usuario es idéntica en los tres dispositivos. Sí, la mejora en la tasa de refresco del iPad Pro da algo más de soltura a las transiciones y sobre todo a la hora de utilizar el Pencil, pero en términos generales las diferencias no son significativas para el usuario medio.

Donde sí se aprovecha este extra del A12Z del iPad Pro y que sobrepasa al Air de cuarta generación es a la hora de realizar tareas que requieren gran capacidad de procesador y que además aprovechan las bondades del multicore del procesador base de Apple Silicon. Exportar vídeo en 4K o aprovechar las aplicaciones que utilizan un solo core del procesador, como grandes renderizados o uso de realidad aumentada, el Pro está un paso por delante. En todo lo demás el Air brilla y es, sin duda alguna, el más potente de la gama.

A la hora de trabajar con él, el iPad Air se comporta de forma fantástica, y la única limitación que encontrará los usuarios es la menor capacidad de almacenamiento de este, a diferencia del Pro, fácilmente subsanable con el almacenamiento externo ahora que el Air incluye conector USB-C, pero no habrá diferencia entre las tareas que uno y otro pueden hacer, tampoco las más exigentes, si acaso en los tiempos de exportación y renderizado, pero apenas en el tiempo real.

En todas las demás tareas, generalmente en las del día a día, el iPad Air de cuarta generación es el más potente de la gama, su procesador, el A14 Bionic, el mismo que usan los nuevos iPhone 12, ofrece mejores números y, en términos generales, mejor rendimiento.

Esto tiene que ver, además, con las mejoras de GPU incluidas junto con el A14 Bionic. Si bien la diferencia respecto al Pro no es grande, los números del iPad Air son mejores, lo que se traduce en una mejora de respuesta a la hora de procesar imágenes o realizar retoque fotográfico, por ejemplo. Respecto a juegos, la GPU como decimos es mejor que la que acompaña al A12Z por se más reciente, por lo que todas nuestras pruebas con juegos de alta carga, tipo PUBG, el rendimiento del Air es sobresaliente y en los juegos online el único escollo será la conexión a la red, que dependerá de la operadora, pero no en términos de rendimiento gráfico.

iPad Air (4 generación)

Ni en tareas del día a día ni en específicas profesionales, el iPad Air decepcionará a ningún usuario, tampoco aquellos del iPad Pro. Las mejoras de CPU y GPU del A14 brillan por sí mismas y sorprenden incluso comparadas con los dispositivos más caros de la gama de iPad de Apple. Además este aumento de rendimiento se traduce en dos cosas importantes a día de hoy y para el futuro: mejor velocidad para las aplicaciones actuales y mayor número de apps en multitarea sin que entren en reposo, y una apuesta de futuro para todos aquellos que quieran estirar al máximo su vida útil.

La única queja que, si bien que tiene que ver con la percepción del rendimiento no es consecuencia directa del SoC de Apple, es ProMotion. Hubiera estado más que bien que Apple incluyera la mayor tasa de refresco en pantalla para este iPad Air, sabiendo además que la tecnología funciona de maravilla en el iPad Pro. Una de cara a compaginar las prestaciones de pantalla con este aumento de rendimiento y la compatibilidad con Pencil 2, pero los cambios de especificaciones de las que hablábamos antes son intrínsecas a la segmentación de Apple a la hora de diferenciar sus productos. Desde luego es algo que la inmensa mayoría de los usuarios no va a echar de menos, pero es un punto a tener en cuenta.

Sea como sea, con los números en la mano y la experiencia de estos días, el iPad Air es el más equilibrado de toda la gama de tablets de Apple en términos de rendimiento.

¿Deberías comprar el iPad Air de cuarta genearción?

iPad Air (4 generación)

¿Echas de menos un MacBook Air de 11 pulgadas? ¿Crees que el iPad Pro tiene un precio muy alto pero te gustaría tener un pantalla más grande, con menos bordes y un menor peso que el iPad básico? El iPad Air es perfecto para ese tipo de situaciones. Además es rápido, soporta Apple Pencil 2, se puede usar con el Magic Keyboard, que incluye trackpad, del iPad Pro. Además, al precio actual, es más barato que un portátil pero con prácticamente las mismas funciones, y aún más rápido que casi cualquier cosa que se puede conseguir en el mercado en el rango de los 500 a 1000 dólares/euros.

Conclusión

9
10

En primera instancia, el iPad Air parece estar en un punto extraño dentro de la gama de tablet de Apple. No es básico, no es del todo Pro, pero se parece a uno. La realidad es que el iPad Air está en un punto muy dulce en la relación calidad precio, con un gran diseño, un nuevo Touch ID muy práctico, reducción importante de bordes y muy ligera de peso. A un precio de 600 dólares o 649 euros es muy superior que cualquier PC portátil de ese precio, e inclusive más rápido que equipos de mayor precio.

En el pasado era relativamente complicado justificar el uso de un iPad como equipo único de producción. A veces por la falta de soporte completo de teclado, a veces por soporte completo de punteros exactos, como un ratón o un trackpad. Hoy tenemos ambas cosas, sumado a una pantalla táctil sin rival y el poder usar accesorios como el Apple Pencil para un sinfín de situaciones creativas o inclusive para simplemente anotar cosas. Sobre todo desde la salida de iOS 14, que reconoce nuestra escritura.

Termino este análisis como inició: es un sleeper. Un dispositivo que a primera vista no parece lo que es, pero que por su potencia, poco peso y precio, no tiene rival. Con dos pequeños comentarios: 64 GB de espacio puede ser poco en algunas situaciones y echamos de menos una pantalla ProMotion.


Pros

  • Rendimiento excepcional.
  • Compatibilidad con el Pencil 2 y Magic Keyboard
  • Diseño exquisito.
  • USB-C

Contras

  • Hubiera sido un buena oportunidad para introducir Face ID en los modelos no Pro.
  • 64GB para el modelo de entrada se antojan escasos dadas sus posibilidades.
  • Sin ProMotion.