análisis

HTC One M9

- Mar 23, 2015 - 1:00 (CET)

Ficha técnica

htc-one-m9

  • Pantalla: panel Super LCD3 de 5 pulgadas
  • Resolución: Full HD 1080p, 441 ppp
  • Cámara: trasera 20MP / trasera 4MP Ultrapíxel
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 810 octa-core
  • RAM: 3 GB
  • Almacenamiento: 32 GB + ranura para microSD
  • Batería: 2840 mAh
  • Conectividad: LTE de Categoría 6, Bluetooth 4.1, NFC
  • Colores: negro, plateado, plateado y dorado

Con un diseño y materiales premium, analizamos el HTC One M9 en Hipertextual, uno de los smartphones más esperados para este 2015 y que, sin embargo, ha llegado con diversas dudas sobre su rendimiento.

El panorama en Android antes de 2013 en términos de smartphones con materiales premium era desolador. Salvo alguna excepción, el plástico era el material más utilizado en los smartphones con Android, un material que no daba el mismo aura de calidad que el aluminio que encontrábamos en el iPhone 5. Una buena apariencia es tremendamente importante a la hora de vender un smartphone, y esta lección no la habían aprendido aún los fabricantes.

Este panorama cambió drásticamente hacia una mejor dirección durante los dos primeros meses de 2013, primero con la llegada del Xperia Z y luego la del HTC One M7. Especialmente destacable fue este último, utilizando materiales similares al iPhone pero aportándole su propia identidad, con una parte trasera curvada que permitía una mejor ergonomía.

Por supuesto, el One M7 no estaba carente de fallos, sobre todo si hablamos de su cámara con la tecnología Ultrapixel, la cual no terminó de convencer. Sin embargo, volvimos a ver dicha tecnología en el HTC One M8, un terminal que mantenía el diseño de aluminio de su predecesor a la vez que corregía varios defectos que encontramos en el M7 convirtiéndolo en un fantástico smartphone, pero su extraña doble cámara y su gran tamaño acabaron por penalizarlo ante el resto de competidores.

HTC One M8

Por tanto, tras un One M8 impresionante pero no perfecto, muchos de nosotros teníamos esperanzas puestas en su siguiente iteración y, aunque esperábamos un cambio más drástico de diseño, lo que verdaderamente nos importaba ver si esas pequeñas cosas que lastraban al One M8 eran corregidas en esta nueva versión de la gama One. Veamos en nuestro análisis del HTC One M9 si la compañía taiwanesa ha cumplido con las expectativas generadas, o ha vuelto a desperdiciar la oportunidad de aportar el smartphone perfecto.

HTC-One-M9-11

Diseño: ¿para qué cambiar lo que ya es excelente?

HTC-One-M9-08

No voy a negarlo: tras ver el render de lo que sería el futuro One M9 basado en las filtraciones, y luego ver el auténtico smartphone durante el MWC 2015, no pude evitar sentirme un poco decepcionado. Aunque el diseño del M7 y el M8 era impresionante y mantenerlo como lo han hecho no era una mala idea, lo cierto es que me hubiera gustado ver un cambio de diseño más drástico, y no apostar por un modelo tan continuista que nos cuesta diferenciar el frontal del One M8 de un M9.

Sin embargo, esa decepción fue desapareciendo de forma paulatina conforme más tiempo tenía el One M9 en la mano. Y es que aporta una sensación de estar utilizando un smartphone premium, con materiales de calidad y con una construcción excelente, algo que debería ser lo mínimo a exigir en un smartphone con un precio así. Algunos podrán pensar que este modelo continuista de HTC sea aburrido, pero esto no significa que el One M9 sea una mera actualización del M8 con nuevos componentes pero manteniendo idéntico el exterior, sino que ha habido una serie de cambios.

HTC-One-M9-02

Para empezar, el One M9 es más pequeño y ligero que su predecesor. Sí, la diferencia es casi imperceptible, pero esta ahí, y cualquier disminución de peso y tamaño siempre es bienvenida, especialmente en un smartphone con un tamaño considerable a pesar de tener una pantalla de 5 pulgadas. Otro cambio bastante interesante es el nuevo borde escalonado que tiene a su alrededor, similar a los últimos modelos de bq pero mucho más sutil y que ayuda a que no se resbale al cogerlo en una posición inusual.

Finalmente, el nuevo cambio físico que HTC ha introducido para el One M9 es la nueva distribución de botones, colocando los botones de encendido y apagado con los controles de volumen a lo largo del lateral derecho del smartphone, y para facilitar la distinción del botón de encendido, este tiene un tacto rugoso que ayuda a identificarlo. Este cambio era, para mí, el más necesario y lógico en la evolución de la gama One, ya que un botón de encendido en el borde superior es algo que incluso históricos como Apple han dejado atrás.

HTC-One-M9-03

Por lo demás, hablar del diseño del One M9 es hablar de su predecesor: siguen manteniendo esa curiosa disposición descentrada de los puertos de carga y auriculares en el borde inferior que no llega a ser una molestia en el día a día, sigue siendo bastante grande y algunas personas quizás tengan problemas para manejarlo a una mano, y sigue siendo un smartphone precioso y que gusta desde el primer momento a cualquiera que lo coge. HTC ya tenía los deberes hechos de antes, y estos fallos corregidos sólo hacen elevar aún más el status de calidad establecido por el diseño de HTC.

Pantalla

HTC-One-M9-20

En un 2015 en el que la resolución 2K va a ser uno de los principales protagonistas, la cual considero adecuada sólo en algunos casos, el hecho de que el One M9 fuera a llegar con un panel de resolución 1080p de 5 pulgadas lo consideraba como la estrategia adecuada para HTC, especialmente sí teníamos en cuenta la calidad de la pantalla del One M8, considerada por el público general como una de las mejores pantallas del pasado año.

Desafortunadamente, mi experiencia con la pantalla ha ido empeorando conforme más lo utilizaba. Nada más empezar a utilizar el One M9 puedes no notar nada, pero a medida que te vas fijando más y más te das cuenta de que el brillo máximo no es demasiado alto, especialmente si lo comparamos con otros smartphones actuales e incluso de generaciones anteriores. Esto produce como consecuencia que su visibilidad en exteriores sea correcta, pero no sea ni de lejos el panel más visible con luz solar directa.

HTC-One-M9-15

Sin embargo, los problemas no quedan ahí. El contraste está por debajo de lo esperado en un gama alta como el M9 y, aunque la reproducción de colores es correcta, en cuanto miramos la pantalla con ángulo vemos un degradación del color negro muy pronunciada, pasando rápidamente a un gris más y más claro conforme el ángulo es más agudo. Afortunadamente, el cristal protector es de una calidad excelente y no impide un visionado correcto del resto de la pantalla, aunque me hubiera gustado que éste tuviera una capa oleofóbica mejor ya que, como te descuides, las huellas empezaran a acumularse rápidamente.

En resumen: la pantalla ha sido el apartado más decepcionante del One M9, sobre todo porque es muy difícil no compararlo con su predecesor. Si hubieran utilizado exactamente el mismo panel que el One M8, nos hubiéramos dado por satisfechos. En su lugar, han optado por un panel de calidad inferior perdiendo la fama conseguida por el One M7 y M8, algo inexplicable.

Brillo máximo (nits) y contraste | Create infographics

Cámara

HTC-One-M9-22

Tras el experimento fallido de la cámara Ultrapíxel, HTC tenía que seguir la corriente del resto de fabricantes incorporando un cámara trasera con una tecnología similar al resto de competidores y dejar el Ultrapíxel en barbecho hasta que su evolución fuera más significativa. No obstante, HTC hizo un movimiento interesante trasladando su tecnología a la cámara delantera, argumentando que sería más apropiada para los selfies especialmente en baja luz, terreno donde la tecnología Ultrapíxel brilla.

Sin embargo, lo más destacado en las filtraciones previos a su presentación fue la cámara de 20 megapíxeles, la cual durante un tiempo pensábamos que sería un sensor Sony utilizado por la mayoría de grandes fabricantes, pero que al final fue un sensor Toshiba, menos conocido y del que, como era lógico, éramos más recelosos de su rendimiento, sobre todo sin un estabilizador óptico para acompañar a la lente. Y hacíamos bien en recelar ya que en la mayoría de circunstancias, la cámara le cuesta sacar una imagen carente de ruido a pesar de que es rápida en enfocar y en tomar la fotografía.

HTC-One-M9-05

Algo que también nos ha molestado es la maniobra de HTC de no aportar acceso a Camera2 API para el HTC One M9, impidiéndonos acceder a los controles manuales e imposibilitando tomar fotografías en formato RAW. Afortunadamente, seguir incluyendo la cámara delantera Ultrapíxel sí que ha sido un acierto, ofreciendo un rendimiento excelente. Pero como una imagen vale más que mil palabras, mejor vamos a ir analizando las imágenes una a una para que veas lo bueno y lo malo del apartado fotográfico del One M9.

La falta de nitidez es evidente. Aunque el día estaba nublado, la lente no captura tanta luz como debería.
La falta de nitidez es evidente. Aunque el día estaba nublado, la lente no captura tanta luz como debería.

Muchísimo ruido de fondo. Conforme ampliamos, los colores están totalmente difuminados y las formas borrosas.
Muchísimo ruido de fondo. Conforme ampliamos, los colores están totalmente difuminados y las formas borrosas.

Observen en la parte derecha de la imagen y comprueben como el mantel está totalmente difuminado. Aparte, el contraste de luz es brutal: donde da menos luz la lente sufre para capturar detalle.
Observen en la parte derecha de la imagen y comprueben como el mantel está totalmente difuminado. Aparte, el contraste de luz es brutal: donde da menos luz la lente sufre para capturar detalle.

En interiores, el ruido es increíble, incluso en zonas iluminadas. El parquet queda como una mancha borrosa a medida que se aleja de la lente.
En interiores, el ruido es increíble, incluso en zonas iluminadas. El parquet queda como una mancha borrosa a medida que se aleja de la lente.

Un primer plano en el que tenemos esa zona blanca totalmente quemada (era amarillo claro originalmente) y una vez más, ruido en la imagen.
Un primer plano en el que tenemos esa zona blanca totalmente quemada (era amarillo claro originalmente) y una vez más, ruido en la imagen.

En esta fotografía y en la siguiente se ve la diferencia de las lentes en interiores por la noche. En esta foto, el ruido predomina en la imagen, con muy poca luz y poco detalle.
En esta fotografía y en la siguiente se ve la diferencia de las lentes en interiores por la noche. En esta foto, el ruido predomina en la imagen, con muy poca luz y poco detalle.

En esta imagen, la luz mejora debido al Ultrapíxel, pero el ruido sigue estando presente.
En esta imagen, la luz mejora debido al Ultrapíxel, pero el ruido sigue estando presente.

Una de las pocas imágenes decentes que he podido tomar, con poco ruido y buena reproducción de colores, aunque al ampliar un poco, vemos como los colores están difuminados.
Una de las pocas imágenes decentes que he podido tomar, con poco ruido y buena reproducción de colores, aunque al ampliar un poco, vemos como los colores están difuminados.

En los laterales la imagen pierde definición y detalle debido al ruido, aunque la reproducción de colores en este caso es decente.
En los laterales la imagen pierde definición y detalle debido al ruido, aunque la reproducción de colores en este caso es decente.

Cámara frontal en exteriores durante el día. Excelente captura de luz y un nivel de detalle decente para la cantidad de megapíxeles.
Cámara frontal en exteriores durante el día. Excelente captura de luz y un nivel de detalle decente para la cantidad de megapíxeles.

Todas estas imágenes fueron tomadas totalmente en Automático, sin tocar Exposición ni ISO. De todas formas, si quieres ver a calidad completas las imágenes, te las dejamos aquí para que puedas descargarlas.

Software y sonido

One-M9-Template

Ya habíamos visto en anteriores smartphones de HTC la ligera capa de personalización de la compañía taiwanesa, idea para ofrecer un buen rendimiento y fluidez a lo largo del sistema, y en esta ocasión con el One M9 no es ninguna excepción. Aunque personalmente sigo prefiriendo la sencillez de Android stock, Sense 7 en Android Lollipop mantiene el estándar establecido por Sense 6 de aportar un valor añadido sin molestar al usuario demasiado con funciones absurdas que no vas a usar nunca o, como mucho, usarás una vez para mostrarlo a tus amigos y luego se quedará olvidado en un cajón (el cajón de aplicaciones) para siempre.

Mi funcionalidad favorita ha sido Blinkfeed, la cual te condensa todas tus cuentas sociales (Twitter, Facebook, Tumblr, Google+...) en una sola línea temporal, aunque mi consejo es desactivar algunas de las cuentas para centrarte en lo importante, ya que si no acabas saturado de tanta información. La personalización es también un punto fuerte en el launcher de HTC, pudiendo descargar temas adicionales, cambiar los colores principales del launcher, el estilo de fuente e incluso los botones de navegación. Nada demasiado innovador en este apartado, pero no esperábamos menos de HTC a la hora de hablar de software.

HTC-One-M9-24a

Tampoco ha sido ninguna sorpresa el apartado de sonido del HTC One M9 con sus llamativos altavoces dobles. En esta ocasión, los de HTC han colaborado con Dolby para prometer un auténtico efecto de sonido estéreo que sería mejor que cualquiera que otro smartphone, y aunque esta última parte es cierta, no hay nada demasiado nuevo en este apartado. El sonido es claro como en ningún otro dispositivo, la cantidad de volumen es suficiente para escuchar lo que quieras incluso en ambientes moderamente ruidosos, pero no se puede apreciar un salto trascendental con respecto al One M8. No obstante, si buscas un smartphone por sonido, el One M9 es un must have.

Rendimiento y autonomía

Llegamos a una de las partes más peliagudas del análisis debido al polémico SoC que lleva el One M9 en su interior, el Snapdragon 810 de Qualcomm, del cual hemos oído diversos rumores poniendo en duda su rendimiento. Ya habíamos tenido oportunidad de probarlo en el MWC 2015 y aunque no habíamos notado nada demasiado raro en el poco tiempo que lo tuvimos en la mano, estaba un poco preocupado en este aspecto. Afortunadamente, el resultado final es decente.

Aunque poco común en un uso normal, el problema del calentamiento sigue estando ahí.Y digo decente y no bueno porque el One M9 en determinadas circunstancias sí se calienta, pero este calentamiento no ha sido intolerable y se produce únicamente cuando estamos pidiendo el máximo al dispositivo como jugar a un juego exigente en potencia gráfica o cuando ejecutamos varias veces un benchmark. No obstante, hemos de dejar claro que esto último era solamente por probar la eficacia del 810 de forma posterior a una actualización de software del One M9 que prometía solucionar los problemas de calentamiento.

Y aunque arregla dichos problemas, la solución de HTC ha sido bajar la frecuencia de reloj del procesador si la temperatura excedía un límite, solución que se puede intuir con la diferencia de puntuación entre benchmarks. Pero más allá de este "problema" con el calentamiento, el cual es culpa de Qualcomm más que de HTC, el rendimiento general del One M9 es excelente. Con 3 GB de memoria RAM, la multitarea es ridículamente fluida y el Snapdragon 810 no tarda en abrir nada una aplicación o juego, sin importar lo pesada en tamaño que sea.

HTC-One-M9-16

Desafortunadamente, un aspecto que sí me ha decepcionado profundamente ha sido la autonomía del HTC One M9. A pesar de tener aún más batería que el One M8 y de que en teoría la arquitectura de 20 nm del Snapdragon 810 está muy optimizada, me ha costado llegar al final del día con batería sobrante, todo ello con unos consumos mediocres, como 4 horas y media de pantalla en Wi-Fi y 3 horas si estaba todo el día fuera con datos. Estas cifras quizás hubieran estado bien dos o tres años atrás, pero en 2015 esto es inadmisible, y más si tenemos en cuenta la mejora que sí han tenido otros dispositivos.

Conclusión

6.5
10

Antes de analizar un smartphone, sabes que te vas a encontrar ciertas cosas que no te va a gustar así como sorpresas, y que normalmente si hablamos de un gama alta las últimas superaran a las primeras. Sin embargo, aunque hay cosas buenas en el HTC One M9, no hay sorpresas con respecto al One M8, y si hay varias cosas malas que le restan valor final a lo último de HTC.

Sin embargo, lo peor no es el resultado final del One M9, sino su futuro. Porque recordemos que el mundo de los smartphones es una competición, una de las más duras y despiadadas que existe, y HTC no está sola en esta carrera, sino que está también Samsung, Apple, Sony, LG... en el sector de la gama alta con terminales para este 2015 que están de camino o ya han salido al mercado.

Y termino este análisis con una reflexión final: para poder seguir luchando en el mercado de los smartphones es necesario evolucionar de un año a otro, y el HTC One M9 se ha quedado estático durante el 2015, sin una evolución tangible con respecto al One M8, por lo que cuesta mucho justificar el salto a la nueva generación. Y esto, en el actual estado de HTC, puede ser un importante varapalo a sus números de ventas.


Pros

  • Materiales y construcción: Que sea evidente no significa que no deba ser alabado. Muy bien HTC en este aspecto.
  • Software: En la línea de HTC. Una capa ligera y bonita como Sense 7 siempre es bienvenida.
  • Sonido: Aunque no ha habido mucho cambio respecto al M8, ningún otro smartphone se acerca a la calidad de sonido del M9.

Contras

  • Batería: Tercer año consecutivo en el que debemos incluir batería en lo negativo del análisis. Inadmisible por parte de HTC.
  • Pantalla: Perder el status de una pantalla de calidad le puede hacer mucho daño. Pérdida importante de este atributo.
  • Cámara: Los números no lo son todo, y la cámara trasera del One M9 es el mejor ejemplo de ello. Otra oportunidad perdida.