análisis

Honor 8X

- Oct 16, 2018 - 10:15 (CET)

Ficha técnica

  • Pantalla: 6,5"
  • SoC: Kirin 710
  • Memoria RAM: 6 GB
  • Cámara principal: 20 MP f/1,8 + 2 MP
  • Cámara secundaria: 16 MP f/2.0
  • Batería: 3.750 mAh

La filial de Huawei vuelve a atacar, una vez más, el segmento medio del mercado. Los terminales de la firma, que se posicionan como la gran alternativa a Xiaomi para quienes buscan una excelente relación entre las prestaciones y el valor monetario del mismo, comienzan a reclamar su espacio propio en el panorama actual y ofrecen alternativas para todos los gustos, bolsillos y necesidades. En este caso, la gran pantalla es la clara protagonista.

Hablar de teléfonos de gama media se ha tornado en 2018 en un asunto complejo debido al gran esfuerzo que están llevando a cabo los principales fabricantes por incluir en sus dispositivos el mayor número de características posibles por el precio más bajo a partir del cual sea posible extraer un mínimo de beneficios. Una situación que ha propiciado la aparición de terminales como el Honor 8X, que incorpora interesantes especificaciones sin que ello signifique disponer de un abultado coste de compra.

En él podemos ver reflejadas las principales tendencias que ayudan, de primeras, a que uno pueda interesarse por un terminal que de otra manera quizá pasara desapercibido debido a la saturación de modelos a la que asistimos hoy en día. Entre ellos se encuentran la mencionada gran pantalla, un cuerpo de vidrio tanto por delante como por detrás, una doble cámara o el llamativo color azul distintivo de la casa.

La pregunta, sin embargo, es si su apariencia va pareja a una funcionalidad a la que cada vez se le exige más, sirviendo el más mínimo aspecto para decantar la balanza a favor de una u otra opción. Porque el principal reto que tiene Honor, así como el resto de marcas, no es hacer un teléfono bueno, sino uno completo y competente en todos y cada uno de los aspectos.

La pantalla como estandarte

En tiempos del contenido multimedia, disponer de una enorme pantalla es sinónimo de atractivo para buena parte del público al que va enfocado este terminal, generalmente compuesto por personas jóvenes que encuentran en el consumo de fotos y vídeos a través de Instagram o YouTube uno de sus pilares de uso del smartphone. Sus 6,5 pulgadas de panel lo hacen, por consiguiente, ideal para tal fin, aunque presente carencias como la imposibilidad de reproducir contenido de Netflix en HD o la ausencia de altavoces estéreo, que empañan la experiencia.

Tamaña pantalla viene también con algunos compromisos en el apartado de la portabilidad, como es natural, haciendo que su uso a una mano sea incómodo y convirtiéndolo en un terminal no recomendable para los amantes de las dimensiones compactas. Hay que señalar, no obstante, que el aprovechamiento del frontal es notable, con un marco inferior muy reducido y un inevitable notch que corona el superior y donde encontramos alojados la cámara, sensores y altavoz.

Entre las inclusiones destacadas del terminal se encuentran también el conector jack de 3,5 milímetros para auriculares, ausente en la gran mayoría de nuevo dispositivos, y –aunque en esta ocasión, para mal– un puerto de carga micro USB que, teniendo en cuenta la expansión que el USB de tipo de C tiene a día de hoy, hace considerar como poco menos que un acto criminal la decisión de Honor por no implementar el más nuevo. Es reseñable también el marco de aluminio que bordea el dispositivo, que se presenta propenso a acusar los golpes y rayones consecuencia del paso del tiempo, sufriendo el recubrimiento azulado y mostrándose el metalizado que se encuentra debajo.

Una cámara que –generalmente– está mejor sin inteligencia artificial

Como viene siendo tradición por parte de la marca, la cámara es uno de los aspectos que realzan de manera especial en la compañía, con la serigrafía en la parte trasera indicando que la inteligencia artificial es un punto a destacar. Sin embargo, como ya hemos visto en el pasado, el trabajo que esta hace en las fotografías suele destacarse por una sobresaturación de los colores que hace más honor a la segunda palabra que a la primera. ¿El resultado? Su uso desaconsejado para la amplia mayoría de las situaciones, aunque existan determinados escenarios –como los contraluces o zonas con muchas sombra– que ayude a recuperar algo de detalle.

Puedes ver estas y otras fotografías a tamaño completo en este álbum.

Es inevitable lamentarse de que, lo que podía ser sinónimo de ventaja frente a otros terminales, termine por restar más que por añadir, algo similar a lo que ocurre con EMUI, la capa de personalización de la marca que, generalmente, empeora la experiencia de uso y no ofrece tampoco una mejora estética. Dos aspectos que se repiten de manera constante y que impiden, al menos a un servidor, disfrutar del terminal como debiera.

Más allá de esto, la cámara ofrece buenos resultados tanto en su trasera como en su delantera, obteniendo imágenes suficientemente buenas en condiciones de óptima luminosidad para el rango de precios en el que se mueve el dispositivo. Cuando la luz no es la adecuada, sin embargo, vemos cómo la calidad desciende de manera notable y proporciona unos resultados muy pobres, algo que no por esperado deja de ser menos frustrante.

En lo referente al rendimiento general del dispositivo, pocas quejas se le pueden poner. Los 6 GB de RAM le vienen muy bien a la hora de hacer uso de distinta aplicaciones y la batería, de 3.750 mAh, ofrece largos tiempos de uso incluso si se utilizan aplicaciones más exigentes como juegos o vídeo. Se echa de menos no contar con un procesador más potente y que ese Kirin 710 fuese en realidad un Snapdragon 710 –o al menos un 660–, pero se imponen las particularidades de la marca.

Conclusión

7
10

El Honor 8X es un dispositivo competente para el segmento al que está enfocado, pero no tanto como otros terminales como el Xiaomi Mi A2, por ejemplo, que ronda el mismo precio a día de hoy. Los amigos de las grandes pantallas, junto con quienes busquen un aspecto reconocible a día de hoy gracias al notch o una importante batería, encontrarán en él un smartphone adecuado por el precio que se paga.

Sin embargo, las citadas carencias hacen replantearse mucho su compra teniendo en cuenta la enorme cantidad de alternativas existentes. Dependerá, como suele ocurrir, de aquello que más prime uno.


Pros

  • Gran pantalla
  • Buena autonomía
  • Trasera de vidrio

Contras

  • Carga mediante micro USB
  • Imposibilidad de reproducir Netflix en HD
  • Cámara muy limitada en baja luz, sobresaturación con el modo IA