análisis

Hitman: Agente 47

- Sep 26, 2015 - 0:01 (CET)

Ficha técnica

Trailer-Debut-y-Poster-de-“Hitman-Agent-47”-2015-poster-2015-criticsight

  • Título original: Hitman: Agent 47
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2015
  • Dirección: Aleksander Bach
  • Guión: Michael Finch, Kyle Ward y Skip Woods.
  • Reparto: Rupert Friend, Zachary Quinto, Hannah Ware y Thomas Kretschmann.
  • Género: Acción
  • Web Oficial: Hitman: Agent 47

Hitman: Agente 47 no corrige los problemas de la entrega anterior y añade otros por el camino. Una cinta de acción entretenida que, pese a que mantiene bien el ritmo, no quedará entre el colectivo como ejemplo de buen hacer y está muy lejos de ser el homenaje al videojuego que esperábamos.

La premisa de hacer películas de videojuegos tiene dos vertientes, o lo haces bien y queda en la retina del jugador y del telespectador, o acaba pasando sin pena ni gloria por las salas de cine. Hitman: Agente 47 queda en tierra de ambas, una apuesta arriesgada de una saga de videojuegos tan longeva y tan aclamada por la crítica que entretiene, pero no se convierte ni mucho menos en un imprescindible para el universo del asesino y desde luego está muy lejos de lo que esperábamos de una nueva entrega después del desastre de la primera hace casi 8 años.

A diferencia de esa primera entrega tan descafeinada, Hitman: Agente 47 pasa la prueba de ser una cinta que se adapta mejor a lo visto en los juegos, pero desde luego, no satisface todas las expectativas. Como producto independiente, y lejos de la mente del jugador, es una película sencilla pero entretenida que usa la acción frenética con muchos adornos para mantener la atención del espectador pero que, irremediablemente, abusa de esta técnica para tapar algunos de los altibajos que son lo suficientemente grandes como para acabar empañando el conjunto.

Esta vez, está todo pensado para que el Agente 47 pase a un segundo plano y dar protagonismo a un historia mejor construida que la de la primera parte pero lejos del carisma que mantienen los juegos. No nos equivoquemos, no se puede entender Hitman: Agente 47 sin acabar, irremediablemente, comparándola con la saga de videojuegos. En este sentido, la producción lo ha hecho bastante bien, pues la iconografía que acompaña al protagonista en los videojuegos se ha mantenido intacta en la película: las míticas 45s del Agente 47, el impoluto traje de lana italiana con la corbata roja, e incluso el tan referenciado en la cultura popular tatuaje de nuestro protagonista está intacto; todos los detalles principales que convierten a 47 en un icono están presentes, con más o menos acierto en la película.

No obstante, deja fuera parte de ese carisma silencioso que tiene el personaje, y que aquí se cambia por un silencio y una frialdad tan artificial que en los primeros minutos uno se da cuenta que es totalmente ficticia y forzada. Esta es un de las primeras pegas a la hora de evaluar al personaje que, aunque no es el centro de la cinta, actúa como principal hilo conductor.

gallery-hitman1

Mucho me temo que la mayoría de los aspectos únicos que hacen a 47 un icono en la cultura popular se quedan ahí. Ese sigilo, planificación y ejecución, que son los absolutos protagonistas de los juegos, se han cambiado por improvisación y acción al servicio de Hollywood que hace uso de artificios para dar más espectacularidad y mantener la atracción del espectador, pero que acaba por no aportar nada a una trama floja e insulsa.

Esto no tiene que se malo per sé, pero en un cinta que toma tantos detalles de los videojuegos rompe un poco la dinámica para los jugadores, aunque seguro que será un acierto para aquellos que conozcan a Hitman por primera vez. Por ello, como producto independiente, es una cinta de acción completita con todos los clichés para ser un éxito en taquilla pero muy lejos de acabar en el ideario colectivo de lo que tiene que ser una cinta basada en un videojuego. Hitman: Agente 47 se comporta como un Blockbuster que llega en el momento justo antes del desembarco de las grandes cintas que llegarán a final de año, un película que ganará muchos enteros por el timing pero que sin embargo se deja fuera por el contenido.

Hitman Agent 47 3

No me malinterpreten, Hitman: Agente 47 pasa el examen sobradamente de lo que debe ser un película de acción que utiliza los videojuegos como reclamo y no como pretexto. Un suerte de Tomb Raider que más que llenar al espectador con buen contenido, buenas interpretaciones y una puesta en escena de alto nivel, lo hace con iconografía, efectos especiales y clichés conocidos, todo lo que esperaría cualquier espectador que entra a la sala para ver una cinta de este tipo.

El problema principal de Hitman: Agente 47 es que da respuestas a preguntas que irremediablemente el espectador se autoresponderá en los primeros minutos de la trama, dejando el resto del metraje en una sucesión de escenas vacías que rellenan con violencia un argumento que, pese a que funciona para un tipo de películas de acción, está muy lejos de ser tan redondo como para dejar un sabor de boca al nivel de otras películas basadas también en videojuegos.

Teniendo en la mano los errores de la primera película y casi 8 años para convertir al Agente 47 en un personaje de culto también en el cine, la producción ha recurrido a dárselo mezclado al espectador, de utilizar a los personajes para sobre-explicar una trama sin profundidad y, en definitiva, para perder la oportunidad de hacer de este nuevo intento de aproximación del cine a los videojuegos una producción que acabase en el culto al arte jugable.

Hitman Agent 47 2

Pero no todo es malo. Los buenos momentos, que los tiene, como por ejemplo la apertura inicial con mucha acción y buena suerte, sobrellevan un conjunto que de otro modo no acabaría pasando el examen, aunque no es un grueso lo suficientemente grande como para dotar a esta película de la brillantez que, un guión flojo y personajes totalmente planos, le han privado. Con todo, es un cinta a la que darla un oportunidad sin muchas prestaciones y que desde luego entretendrá a más de uno en los más de 90 minutos de metraje.

Conclusión

5
10

Hitman: Agente 47 tiene más fallos que aciertos. Es cierto que mejora a su antecesora, pero está muy lejos de convertirse en algo cercano al videojuego, al que más bien usa como pretexto y no como fondo. Pese a la existencia de grandes dosis de acción y unos efectos especiales muy loables para su bajo presupuesto, Hitman se queda en un intento de homenaje cuyo guión empaña la mayoría de aciertos de la cinta.

Desde luego, esta no será la película que haga homenaje a una de las sagas más longevas de los videojuegos, y pese a que ha tenido a oportunidad de hacerlo, se queda en una cinta que entretiene pero desde luego está muy lejos de convencer.


Pros

  • La iconografía es fiel al videojuego.
  • Los efectos especiales están a la altura de lo que se espera de este tipo de películas.

Contras

  • Los personajes son planos y carecen de carisma.
  • El guión, casi ausente de profundidad, empaña el conjunto.
  • No cumple lo que promete, y plantea cuestiones que responde en los primeros momentos de la trama.