análisis

Extremadamente cruel, malvado y perverso

- May 13, 2019 - 11:00 (CET)

Ficha técnica

  • Año: 2019

  • Director: Joe Berlinger

  • País: Estados Unidos

  • Género: Suspense, drama, biopic

  • Elenco: Zac Efron, Lily Collins, Kaya Scodelario, John Malkovich, Angela Sarafyan

Zac Efron interpreta al asesino en serie Ted Bundy en una cinta que no se deja llevar por el morbo y cuenta su historia desde una perspectiva distinta, entretenida y con calidad.

Ted Bundy es considerado uno de los peores asesinos en serie del siglo XX en Estados Unidos, no solo por sus atroces crímenes sino porque los llevó a cabo durante varios años y, por desgracia, en un principio solo fue capturado por ir demasiado rápido con el coche. No solo fue famoso por sus crímenes, también por la gran polémica que tuvo tras de sí al declararse inocente durante casi todos sus años de cárcel.

También decidió representarse a sí mismo en los juicios y un gran séquito de chicas le adoraban y deseaban que saliera libre. Guapo, sencillo, humilde y buen estudiante, así es como describían los más allegados a este sociópata. Una serie de fatales hechos dejaron a numerosas familias de las víctimas sin poder velar y enterrar a sus seres queridos, algo de lo que él se aprovechó para poder convencer a la justicia de que no le mataran y así confesar donde se encontraban los cuerpos sin vida de esas chicas. Bundy creía tener una estrategia perfecta para alejarse del fatal desenlace que le acabaría llevando a la silla eléctrica, pero tanto jueces como familiares afectados y ciudadanos hicieron oídos sordos de sus estrategias en un intento de superar un dolor tan indescriptible.

Extremadamente cruel, malvado y perverso nos sitúa en los 70, varios años antes de los juicios y toda la exposición mediática. Liz es una madre soltera que conoce a un hombre en un bar y se enamora de este apuesto hombre que finalmente esconde un secreto horrible: es responsable de una serie de brutales asesinatos, abusos sexuales e intentos de secuestro.

Su nombre es Ted Bundy, uno de los asesinos en serie más peligrosos de la historia. La cinta es el biopic y una crónica de los crímenes de Bundy, principalmente desde la perspectiva de su novia Liz, que se negó a creer la verdad sobre él durante años. Con 120 minutos de puro drama y suspense, Zac Efron y Lily Collins transmiten la historia con una fuerza inexplicable.

Desde el primer minuto, la buena calidad de esta producción queda latente. A pesar de los prejuicios que podemos tener hacia ciertos actores, ya sea porque han sido la cara de cine más adolescente o porque no nos gustan, ambos protagonistas llevan en sus espaldas el peso de una trama que no es nada fácil de transmitir.

El drama se sustenta principalmente del suspense y de los hechos reales, los que por supuesto consiguen ser los principales protagonistas y antagonistas del largometraje. Estos hechos nos dan lo mejor y lo peor del metraje. Asimismo, destaca la exposición de la fina linea que separaba la persona del personaje, la vida pública y la del monstruo que se escondía tras esas paredes y esa apariencia. Y, aunque aparecen un sin fin de personajes, Bundy y Liz son los claros protagonistas de una historia con calidad pero que por supuesto tiene sus partes buenas y sus partes malas.

Hablando de esta peor parte, tenemos que destacar el hecho de que si no sabes absolutamente nada sobre el asesino en serie no vas a conseguir captar ni la esencia, ni quién era ni qué hizo. Sus pocas ganas de profundizar en los asesinatos se convierte en su peor y su mejor baza a la vez.

Su peor baza se debe a la desgana explicada anteriormente, en cambio, esa mejor forma de explotar esto se debe a que el morbo no se apodera de esta historia salvo en los minutos finales; no vemos sangre ni violencia. Y esto consigue crear una situación disfrutable y con una esencia que pocas veces hemos visto: una cinta totalmente distinta a lo que estamos acostumbrados.

Si volvemos la vista atrás y le echamos un vistazo a aquellos largometrajes que tienen como elemento principal a un asesino en serie, el morbo acaba apoderándose de la historia y lo real e interesante de unos horribles acontecimientos queda en un segundo plano, algo que por suerte no acontece en esta particular historia.

Joe Berlinger ha sido el encargado de dirigir una historia escrita por un nada conocido Michael Werwie, quien a pesar de crear un relato interesante si nos referimos a sus diálogos, no ha conseguido crear un guion estructurado. Sus saltos en el tiempo nos dejan un poco alejados del espacio temporal en el que nos encontramos y nos separa de igual forma de la historia. Berlinger sí ha sabido arreglarselas para dirigir un guion con varios agujeros de una forma inconformista haciéndonos sentir el magnetismo del personaje con unos primeros planos muy bien conseguidos y con la duración perfecta.

Si bien es cierto que el director es quien ha llevado la batuta protagonista en este largometraje, cabe destacar que el uso de diálogos y escenas reales ha supuesto unas facilidades extras tanto para la dirección como la escritura de esta historia y no lo ocultan puesto que no es algo que les parezca menos importante, ya que vemos pasar algunas de estas imágenes reales en los créditos finales.

¿Es esto algo criticable que desmerezca un largometraje? En absoluto, no hay más que volver unos meses atrás al estreno de Bohemian Rhapsody para ver que el uso de escenas y diálogos reales no desmerece en absoluto una trama.

Y de una forma elocuente, la batuta protagonista de esta historia cae sin ningún tipo de duda en Zac Efron, quien regala al espectador la mejor actuación de su carrera en un papel nada fácil para ningún actor. Efron es totalmente apto para este personaje en el que demuestra su competencia y el trabajo constante al que está sometido bajo las miradas de aquellos que buscan la maldad que los ojos de Bundy transmitían.

La cinta ya está disponible en la plataforma de streaming Netflix.

Conclusión

7.5
10

Bajo un guion con sus altibajos, Extremadamente cruel, malvado y perverso supone una clara diferencia con los largometrajes de este tipo. El morbo de los asesinatos queda bajo un segundo plano en una cinta que pretende exponer desde otra perspectiva lo que se escondía tras los barrotes y la maldad de un asesino en serie que llevó por bandera su inocencia hasta los últimos años de su vida.


Pros

Duración ideal

Zac Efron está sublime

Se distancia mucho de otras cintas del género

Contras

Los saltos en el tiempo nos distancia de la historia

Los que no tengan constancia de quién es Bundy no entenderán nada

No ahonda en el porqué de sus crímenes