análisis

DJI Mavic 2 Zoom

- Oct 2, 2018 - 10:31 (CET)

Ficha técnica

  • Velocidad máxima: 72 km/h
  • Distancia de transmisión máxima: 8 km en resolución Full HD.
  • Cámara: 12 MPX con zoom óptico 2x.
  • Memoria: 8 GB.

En 2015, encontrar un dron de avanzadas prestaciones y formato compacto era una misión imposible. Existían aeronaves veloces, compactas y con cámaras de calidad; pero de ellas combinaba todos esos atributos en un único producto.

La situación era frustrante tanto para el sector profesional como para los consumidores amateur. Ambos se veían obligados a transportar maletines de grandes dimensiones, sacrificar la calidad de sus grabaciones o renunciar a funciones de vuelo avanzadas.

Por suerte, en otoño de 2016, DJI puso fin a este triángulo de sacrificios con la introducción del primer Mavic Pro. Aquel dron era inteligente, veloz, autónomo, versátil y sumamente compacto. Ofrecía una calidad fotográfica más que notable, superaba con soltura a su competencia y, además, se comercializaba por un precio relativamente contenido.

Este fantástico producto, en los meses posteriores, se vio complementado con equipos como el Spark o el Mavic Air, drones de consumo de precio y prestaciones diferentes. Sin embargo, todos ellos compartían la unión de los tres pilares anteriormente mencionados: buena experiencia de vuelo, gran calidad fotográfica y portabilidad.

Mirando en retrospectiva no sería descabellado considerar al primer Mavic como un punto de inflexión tanto para la compañía como para el conjunto de la industria. Incluso ahora, dos años después de su lanzamiento, sigue siendo uno de los drones más avanzados y versátiles que se pueden adquirir.

Sin embargo, de las glorias pasadas no se puede vivir eternamente. Por eso, DJI presentó en agosto el Mavic 2, la primera gran renovación de aquel icónico y exitoso concepto. Eso sí: a diferencia de su predecesor, los nuevos Mavic 2 se bifurcan en dos líneas diferentes: la gama Pro, con un sensor fotográfico más avanzado; y la gama Zoom, algo más asequible y con una lente capaz de realizar aumentos ópticos.

Durante los últimos días he probado el segundo de ellos. Y la experiencia, como su linaje ya dejaba entrever, ha sido una auténtica delicia.

La mayor parte de las mejoras de este nuevo modelo llegan en la inteligencia. El Mavic 2 Zoom hereda mucha de la tecnología diseñada para modelos previos del fabricante -como el Mavic Air- y la eleva a un nivel más alto. El resultado es un vuelo más seguro, eficiente y autónomo que nunca.

Por un lado tenemos el sistema APAS, cuyas siglas significan “Sistema Avanzado de Asistencia al Piloto”, en inglés. Gracias a este software, que se apoya en los múltiples sensores montados alrededor de la aeronave, el dron esquiva los obstáculos que aparezcan a lo largo de su trayectoria. Los modelos anteriores, bajo la misma circunstancia, se detenían y alertaban al piloto sobre la presencia de un obstáculo, pero no intervenían de forma autónoma. El Mavic 2, en cambio, sí lo hace.

Esto resulta especialmente útil en dos casos muy particulares:

  • Cuando el piloto es inexperto. Acostumbrarse a medir distancias y trayectorias a través de una pantalla puede resultar complejo para los pilotos novatos. La ayuda del sistema APAS, durante los primeras semanas, puede ser muy útil para preservar la integridad del dron a la par que aprendes a volar la aeronave.

  • Cuando el entorno o la trayectoria presenta cierta dificultad. Imagina un bosque repleto de troncos, ramas y arbustos. Es un entorno complejo en el que incluso un piloto avanzado puede sufrir un accidente. En estos casos, la actuación de APAS puede ser un auténtico salvavidas.

Cuando el sistema APAS no identifica una ruta alternativa que permita esquivar el obstáculo de forma eficiente, el dron se detiene ipso facto. Si el piloto continúa moviendo las palancas de control en dirección al obstáculo, el dron ignora la orden y permanece estático. La aeronave solo obedece si las indicaciones del piloto le alejan del obstáculo o, en su defecto, permiten mantener la distancia de seguridad predefinida.

Tanto el planteamiento como la ejecución del sistema APAS son bastante buenos, llegando a detectar -y esquivar- obstáculos tan complejos como una red metálica. De cara a futuros modelos, eso sí, sería maravilloso disfrutar de este sistema junto a las velocidades máximas del modo Sport (70 km/h).

En la reseña del Mavic Air comentamos que este -al igual que modelos previos- quedaba ciego en los costados, lo que ponía en peligro la integridad de la aeronave cuando esta volaba de forma autónoma. Afortunadamente, el Mavic 2 solventa esa carencia e integra sensores en los laterales de su chasis, ofreciendo un extra de seguridad a los pilotos.

La parte negativa, eso sí, es que los sensores laterales solo funcionan en los modos de vuelo inteligente y “trípode”. Por lo general funcionan bien, aunque, en algunas situaciones, la detección del obstáculo parecía ocurrir más tarde de lo apropiado.

El resto del chasis también está repleto de sensores. De hecho, el Mavic 2 es uno de los primeros equipos con detección de obstáculos “omnidireccional”, por lo que el piloto puede obtener alertas siempre que un obstáculo se aproxime a la aeronave -independientemente de la dirección en la que provenga-.

Además, bajo el chasis se esconde una luz de asistencia que se activa de forma automática cuando las condiciones lumínicas son adversas. Esta resulta de especial utilidad cuando el dron realiza un aterrizaje o un despegue asistido.

Sobre todos estos sensores se articulan diferentes modos de vuelo:

  • ActiveTrack 2.0. Como su nombre indica, este modo hace un seguimiento activo y autónomo de un sujeto en movimiento. Además, gracias a la mayor potencia de procesamiento, es capaz de predecir trayectorias para no perder de vista al sujeto incluso en situaciones complejas. Y por si eso fuera poco, también sortea los obstáculos gracias a los sistemas ya mencionados.

  • Tripode. Reduce drásticamente la velocidad del drone y la sensibilidad de las palancas. De esta forma se pueden obtener planos muy precisos -y cercanos- de un objeto.

  • QuickShots. Para facilitar la creación de clips atractivos, los drones de DJI incluyen varios modos de vuelo predefinidos que generan unos resultados sorprendentes con una gran sencillez. Entre ellos se incluye Dolly Zoom, que juega con el enfoque y el zoom para generar un fuerte efecto de distorsión. También se incluyen modos como Asteroide y Boomerang.

El zoom llega a la serie Mavic

La cámara es uno de los puntos fuertes del nuevo Mavic 2 Zoom. Su sensor permanece intacto respecto al modelo previo (1/2,3 pulgadas), pero la lente que le acompaña estrena un mecanismo de focal variable (entre 24 y 48 milímetros) que permite realizar zoom de hasta dos aumentos sin sacrificar la calidad de imagen.

Para muchos puede parecer un avance menor, pero, en la práctica, el sistema de zoom óptico entrega un gran poder creativo a los pilotos del nuevo modelo. Tres ejemplos:

  • Algunos animales pueden huir al sentir la presencia de un dron. Con el zoom óptico, el piloto puede aumentar la distancia entre la aeronave y el animal, pero recoger el mismo plano.

  • Como en las cámaras DSLR, el zoom óptico permite jugar con el efecto parallax para conseguir una estética mucho más llamativa y cinematográfica.

  • Con el modo Superresolución, el Mavic 2 Zoom aprovecha su zoom óptico para tomar imágenes de 48 megapíxeles de resolución. La metodología es simple, y los resultados sumamente atractivos.

Para regular eficazmente el zoom, DJI incluye una rueda mecánica en la parte trasera del control remoto. La precisión y progresividad de la misma permite capturar metrajes muy profesionales con un esfuerzo casi mínimo.

DJI también ha mejorado el procesamiento de imagen mediante un nuevo ISP, algoritmos mejorados, sistemas como hyperlight y un mejor HDR. Todo ello pueden apreciarse con facilidad si se compara respecto al modelo previo -especialmente cuando la luz decae o la escena presenta un alto contraste-.

Pequeños detalles

  • La autonomía del equipo, tal y como el fabricante adelanta, oscila los 31 minutos con un uso estándar. Si se utilizan modos de vuelo avanzados o las condiciones meteorológicas son adversas, la cifra puede decaer significativamente.

  • El control remoto apenas presenta diferencias respecto a modelos previos. Los sticks se guardan en su interior, ofrece varios botones en la región posterior -para controlar la cámara- y en el lateral se puede encontrar un cómodo deslizador que permite alternar entre el modo trípode, el modo sport y el modo de vuelo estándar.

  • El metraje del Mavic 2 puede almacenarse en una tarjeta microSD o en la memoria interna del dron (8 GB). Su predecesor solo permitía hacerlo en una tarjeta microSD.

  • Gracias al sistema OcuSync 2.0, el Mavic 2 es capaz de transmitir vídeo Full HD a 8 kilómetros de distancia. Si el entorno presenta interferencias u obstáculos que bloqueen la señal, tanto la calidad del streaming como la distancia máxima de vuelo pueden verse afectadas.

  • Con el modo sport activo puede alcanzar una velocidad máxima de 72 km/h.

Conclusión

9.5
10

El Mavic 2 Zoom honra a su predecesor y se convierte, con una facilidad asombrosa, en el dron de consumo más atractivo del momento. Es veloz, inteligente, autónomo, equilibrado, versátil y muy compacto. Honestamente, poco más se puede pedir.


Pros

  • Aún más inteligente y autónomo.
  • El zoom abre un nuevo mundo de posibilidades creativas.
  • La duración de la batería permanece intacta.

Contras

  • Los sensores laterales solo funcionan en algunos modos de vuelo.