análisis

Demon’s Souls (PS5)

- Nov 17, 2020 - 15:00 (CET)

Ficha técnica

  • Desarrollador: From Software, Bluepoint Games
  • Publisher: Sony SIE
  • Género: Acción y aventura RPG
  • Plataformas: PlayStation 5

Demon’s Souls vuelve a PS5 en forma de remake como el primer título de lanzamiento exclusivo para la nueva generación, y lo hace además como una de las mejores adaptaciones que hemos visto de un juego que, manteniendo toda su esencia original, cambia conceptualmente el gameplay gracias a un apartado gráfico impresionante.

El primer exclusivo de PS5 es un viejo conocido sobre el que recae la leyenda de ser uno de los títulos más complicados de la saga Souls. No hay muchos secretos en el juego, el remake de Demon’s Souls es exactamente el mismo juego que salió hace diez años pero con un apartado visual y unos sutiles cambios en jugabilidad y control para traerlo a la nueva generación.

Para muchos, enfrentarse a Demon’s Souls como primer juego de PS5 puede ser una barrera de entrada importante. La saga es famosa por ser especialmente exigente, y quizás de todos los que llevan el apellido Souls, el Demon’s es también uno de los títulos más recompensantes para el jugador si es capaz de afrontar el desafío.

En sí, el juego no ha cambiado nada respecto al original, y aquellos que lo hayan jugado y controlado, serán capaces de ir a ciegas por este nuevo título, que mantiene su estructura, lore y elementos, pero complementados con una adaptación de los controles a los días que corren y con un apartado gráfico sobresaliente.

Hay que tener en cuenta que tanto la saga como el Demon’s Souls son títulos especialmente particulares, que no gustan a todos los jugadores y cuyas barreras de entrada son especialmente elevadas. Esto quiere decir que es un título que requiere cierta paciencia, mucha prueba y error, y que castiga y recompensa a partes iguales.

No obstante, esto no quiere decir que cualquier interesado en pasear por Boletaria no pueda completar el desafío. Una vez aprendidas las bases del juego, todo jugador podrá completar el juego si tiene la paciencia necesaria para ello, por que aquí hay que armarse de paciencia y enfrentarse a uno de los RPGs más solventes que se convirtió en leyenda en PS3 y que ahora vulve a revalidar el título en PS5.

20200507094235

Como decimos, el cambio fundamental en el juego reside en el apartado gráfico. El remake de Demon’s Souls corre a cargo de Bluepoint Games, un viejo conocido en la industria por tener en su haber algunos de los mejores remakes que se han hecho nunca. Y es que lo que la compañía ha hecho con el título original de From Software no es ni más ni menos que ponerle al día para los tiempos que corren.

Quizás el aspecto más espectacular es el apartado gráfico. El remake de Demon’s Souls es sin duda un espectáculo visual en el que todos los elementos lucen de nueva generación. Bluepoint Gamest ha modificado totalmente el aspecto visual pero manteniendo la esencia entera del título original. Sí, hay algunos cambios en el arte, pero son menores y no afectan a la experiencia del jugador.

Demon’s Souls corre en PS5 a 4K, pero ofrece dos modos de juego diferentes a elección del jugador. El primero, el modo cinemático, permite ver el juego a 4K reales y 30 fps premiando la fidelidad gráfica, con iluminaciones más contrastadas y efectos de partículas especiales. El segundo, el modo rendimiento, permite jugar a 4K checkboard y 60fps con algunos elementos gráficos disminuidos, como las mencionadas partículas y un menor contraste de iluminación. No obstante, los cambios entre un modo y otro de juego son menores gráficamente, y lo cierto es que si bien el modo de rendimiento tiene, por así decirlo, menos contraste, es mejor jugar a 60fps, una auténtica delicia. Los cambios gráficos no afectan solo al propio juego, tanto las cinemáticas como el arte y la interfaz también han cambiado, son más moderna y más sencillas de utilizar.

Sobre las pantallas de carga, bueno, podríamos decir que se han cambiado, pero lo cierto es que el juego no tiene pantallas de carga. Los salto entre unos mundos y otros o el Nexo (el lugar al que va el jugador a subir de nivel o descansar) son instantáneos, y quizás en un juego en el que jugador va a morir (y mucho) y necesitar recargar continuamente el juego, es una de las opciones más revolucionarias, casi por encima en nuestra opinión del elemento gráfico.,

Otro de los aspectos fundamentales que aporta Demon’s Souls en PS5 son los cambios en el control. Ahora son muy precisos, similares a los Dark Souls 3, y adaptados a la nueva generación. Esto permite además de moverse con mayor precisión, poder enfrentarse a las nuevas pero sutiles animaciones que tiene algunos de los enemigos del juego, y sobre todo eliminar parte de la frustración del juego original que en muchas ocasiones morías por no poder controlar bien al personaje.

Blue Point ha cambiado además algunas de las animaciones del juego para hacerlas más brutales. Los parris tienen animaciones espectaculares que cambian profundamente en función del arma que se utilice. Esto también pasa por los enemigos, cuya IA sigue siendo idéntica, pero sus animaciones son más reales. Además se han depurado algunos glitches del juego, sobre todo en los combates con Bosses. Para los veteranos, ya no habrá forma de atrapar al Flamelurker o duplicar infinitamente los elementos consumibles o las almas.

No obstante, hay algunos glitches que se mantienen: poder vencer a uno de los bosses del 2-1 sin que te toque o saltar por el atajo del 4-1 siguen estando presente, entre otros, pero en general los cambios sutiles en el juego no cambian la experiencia del juego original. Además, el online ya no afecta al sistema de tendencia (una particularidad del Demon’s Souls que permite conocer nuevos NPCs o ir por zonas del juego inaccesibles y que va cambiando conforme el comportamiento del jugador en el mundo). Las particularidades de las clases siguen presentes, y elegir una u otra hará de los primeros niveles un paseo o un auténtico infierno.

Demon’s Souls es unos de los títulos con más literatura de la saga, y por tanto, será fácil para nuevo jugador encontrar documentación si se atasca en algún punto. En esta cuestión es quizás la más determinante para nuevos jugadores, pero no nos cansaremos de repetir que el desafio, aunque desafiante, es apto para todos los jugadores. Quizás, los que estén acostumbrado a jugar

¿Demon’s Souls para PS5, ¿Merece la pena?

El Demon’s Souls es uno de los juegos más absorbentes y mejor preparados para los amantes de los RPG de aventura y fantasía, es uno de esos juegos que hay que probar al menos una vez, de esos que beben directamente de los clásicos y que ofrece una experiencia que no está al alcance de la mayoría de los juegos.

Es un título que recompensa y castiga a partes iguales, que premia la exploración y ofrece un desafío muy por encima de la media. Un juego en el que perderse horas y horas y explorar hasta el último rincón y abrir la última puerta. Es, en definitiva, uno de los títulos que hay que jugar en tu recién estrenada PS5.

Conclusión

9.5
10

Demon’s Souls es el mejor juego que puedes jugar actualmente en PS5. Uno de los clásicos que mantiene todos sus elementos intactos pero con un apartado visual y artístico espectacular. Un desafío que pondrá a prueba a todos los jugadores y que, según vayan pasando por sus mundo, se verán recompensado por haber superado a los jefes. Es, sin duda, uno de los imprescindibles del catálogo de la nueva generación.


Pros

  • Un apartado gráfico y una jugabilidad magnifica.
  • Mantiene intactos los elementos del juego original.
  • Nuevas animaciones.
  • Funciones especiales para DualSense, como control de gatillos o sonido ambiental.

Contras

  • Cambio sutil en la banda sonora.
  • Grandes barreras de entrada para el grueso de los usuarios.