Por añadir un poco de contexto, R es la calificación que se otorga a las películas que contienen demasiada violencia, contenido sexual, lenguaje y desfachatez. Deadpool es la primera película de esta nueva ola de adaptaciones con firma de Marvel que se gana una R en su calificación por edades si olvidamos The Punisher y Blade, que no son estrictamente del mismo estilo. Y eso es muy representativo, pues mientras Deadpool hace uso del humor ácido e infantil a partes iguales, es, en síntesis, una historia de venganza exhibida con constantes referencias a la cultura popular, una especie de episodio de South Park escrito por Quentin Tarantino escenificando una pequeña porción de A serbian film.

Para que conste en acta, el libreto está escrito por Rhett Reese y Paul Wernick, a los que muchos conocerán por Zombieland, y cuyos nombres, como decía al principio, no se incluyen en los títulos de crédito. Tampoco el del actor protagonista que pasa a ser god’s perfect idiot, o el de villano que la cinta define como el típico malo británico. Eso en los primeros dos minutos. Supongo que las referencias a la cultura popular, al universo de Marvel y al de la competencia, o a algunas de las obras más importantes del cine y de la literatura en clave satírica os las podéis imaginar, y de paso me haceis el favor de ahorrármelas para no destriparos algunos de los mejores momentos de la película.

Deadpool-3

Porque, en resumen, Deadpool es una sucesiva referencia a la cultura popular con pequeños respiros plagados de violencia gratuita y brutal, cameos y constante gags que cierran una película tan divertida como demente, además que se permite el lujo de dar a su protagonista la fuerza suficiente para romper la cuarta pared para contar un chiste al público que está en la sala, pues la cinta toma conciencia de que es una película y no te vende nada más que no sea puro entretenimiento ácido y gamberro, pero muy adulto.

Deadpool-6

En cuanto a estructura, la fórmula pensada para Deadpool encaja perfectamente. La cinta es una retrospectiva constante que nos cuenta, en varios actos, la historia de un personaje que se presenta en los primeros minutos del metraje con la trama muy avanzada. De ahí, hacia delante y hacia atrás, nos cuenta la historia del mercenario enfundado en el traje rojo a través de recuerdos del pasado narrados por el propio Wade/Reynolds y, al mismo tiempo, sirve para dar contexto al espectador sobre el pasado del personaje antes de los acontecimiento de la película: su humor, sus virtudes.

Lejos quedan, para Reynolds, los fantasmas de las navidades pasadas en su papel de Green Lantern, pues en Deadpool está sobresaliente en todos los aspectos. Su personaje, dentro del contexto de esta sátira de violencia y humor, es sumamente agradable en casi todos los aspectos y refuerza en conjunto la obra. Se nota el entusiasmo que ha puesto el actor para redimirse de todas esas críticas que se ganó cuando se enfundó en el superhéroe verde de DC. De hecho, me atrevería a decir que Deadpool es tan redonda en su conjunto, precisamente, por el buen hacer del actor, que se ha tomado la obra como una crítica a sí mismo (incluso a su portada en la revista People) para realmente disfrutar en los pies de Wade.

Deadpool-7

No obstante, no todo son buenas noticias. La tortura de Wade alarga la cinta con artificios que no son necesarios para poner en contexto al espectador, al menos no durante tanto tiempo, y más si tenemos en cuenta que el personaje está constantemente narrando la historia. Además, esta es una película de Marvel, y aunque el recorrido hacia los últimos minutos es magnífico, con idas y venidos entre gags y humor, el enfrentamiento final, característico de sus franquicias, es muy pobre para lo que se espera de película de Marvel, aunque lo suficientemente predecible como para que sea compensando por las dosis de humor que le asisten.

Con todos sus fallos y aciertos, Deadpool es una película con la que todos disfrutarán.

Masacre_Fireplace Online

Conclusión

8.5
10

No se puede criticar Deadpool con la seriedad que se espera de una cinta que no se toma en serio ni a sí misma. La redención de Reynolds es magistral en todos los aspectos y ha sabido encajar lo que esperamos del anti superhéroe definitivo en la pantalla. Deadpool es una sucesión de chistes irreverentes, palabras malsonantes, violencia y referencias al sexo y a las drogas que la alejan de cualquier ejemplo del cine de acción clásico de Marvel que queramos utilizar.

De hecho, es esta combinación tan atípica y explosiva, adornada con una seriedad que se niega a sí misma, la que hace de Deadpool una de las mejores cintas de humor y acción que han llegado a los cines en los últimos años, siempre con el permiso de Kick-Ass que juega en otro género y para otro público.

No es una película para niños, es la película para el niño que todo adulto lleva dentro, o al menos, eso es lo que quiere vender. Si te gustan las cintas de superhéroes ya estás corriendo al cine, y si eres de los que estás harto de este tipo de tramas, eres el candidato perfecto a disfrutar de esta genial y magistral fusión de la iconografía de Marvel y de la acción de Fox en una coctelera que redime todo los pecados que Reynolds nos ha hecho ver hasta ahora.

¡Ah!, y por cierto, tiene uno de los mejores cameos de Stan Lee que hemos visto en los últimos años. Y es que hasta para eso es extremadamente ácida, divertida y vulgar.

Pros

  • Las referencias constantes a la cultura popular.
  • La estructura de la película es magnífica dentro de su género.
  • Los efectos especiales llevan el signo de la casa, y también sirven de burla.
  • Absolutamente todo está en clave de humor, aunque no lo parezca.
  • Ryan Reynolds y Morena Baccarin.

Contras

  • Pierde fuelle en los últimos minutos.
  • El villano es plano y en muchos sentidos no está a la altura del resto.

Recomendados