Crash Bandicoot N. Sane Trilogy
análisis

Crash Bandicoot N. Sane Trilogy

Por 5/07/17 - 21:30

Ficha técnica

  • Desarrollador: Vicarous Visions.
  • Publisher: Activision.
  • Plataforma: PlayStation 4.
  • Género: Plataformas.

Vivimos una época en la que se alternan éxitos actuales con retornos de antiguas glorias y 2017 está siendo un gran ejemplo. Ahora, con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en las tiendas seguimos comprobando que la nostalgia funciona. Y de qué manera.

Hoy, como no podría ser de otra forma, son conocidos por aventuras inolvidables como la franquicia Uncharted y The Last of Us pero en Naughty Dog saben lo que es dejar su huella en un género y una generación con Crash Bandicoot, uno de los iconos más evidentes de la industria del videojuego.

En ese mismo grupo están, faltaría más, emblemas como Sonic o Mario que, en pleno 2017, van a recibir nuevos videojuegos. Y es que en una época plagada de grandes ideas originales, franquicias de cuño reciente o experimentos indie de primer nivel, también hay hueco para el retorno, ya sea en forma de nueva entrega o de remake, de viejas glorias.

En este caso, hablamos de una mezcla de ambas ideas que, desde el estudio encargado, no han dudado en bautizar como "remaster plus"; igual que ocurriera recientemente con la franquicia Uncharted, ahora vemos una recopilación de los tres Crash Bandicoot principales (lo siento, aficionados del que es uno de los mejores juegos de karts de la historia) puestos al día en lo técnico pero, eso sí, prácticamente inmutables en su lado jugable y exentos de novedades de peso.

Y aquí, entrando ya en materia y a modo de breve introducción, podríamos dejar caer que la propuesta plataformera de este gunnii de Perameles (sí, lo hemos buscado en la Wikipedia), nacida en 1996, no ha envejecido del todo bien. En su mismo núcleo, el correr y saltar, Crash Bandicoot se siente hoy excesivamente anquilosado y ortopédico pero, ojo, no impide disfrutar su puesta al día ni, sobre todo, se trata de un demérito del trabajo de Vicarous Visions.

Esto es más evidente en la primera entrega y es que, igual que ocurriera con Uncharted y Jak & Daxter, los primeros pasos de Naughty Dog cumplen de forma notable pero la progresión y mejora conforme llegan nuevas entregas es sobresaliente. Así que, enlazando con el punto anterior, empezar por el primer Crash Bandicoot puede atragantársele a muchos jugadores acostumbrados a los controles precisos y las plataformas medidas de hoy en día.

Y es que, de nuevo, quitémonos lo más importante de encima cuanto antes: el control no se siente del todo responsivo y dista mucho de ser una experiencia perfecta. Además, vídeos como este demuestran que, mientras se han retocado animaciones y hitbox, no se ha tenido en cuenta la influencia de estas decisiones y Crash cae ligeramente antes a la hora de saltar, complicando en demasía situaciones que, en su momento, eran mero trámite.

Más allá, como en cualquier remaster, la renovación técnica merece su mención y aquí el trabajo sí es prácticamente intachable. A nivel de modelados, iluminación, animaciones, texturas y efectos, la trilogía podría pasar por títulos desarrollados desde cero esta generación pero, aún así, se mantiene el in crescendo gráfico conforme avanza la trilogía, teniendo en Crash Bandicoot 3: Warped su punto álgido.

Por desgracia, dicho mimo no ha ido en la línea de añadir nuevo contenido o retocar y maquillar el aspecto jugable pero sí que, entre las pequeñas y lógicas actualizaciones, entran la posibilidad de usar tanto el joystick como la cruceta para control a los personajes (esta recopilación nos permite jugar como Coco, hermana del protagonista) y el autoguardado, muy agradecido en una experiencia que, por otro lado, recordará a muchos lo retantes que eran los plataformas de antaño.

Y es que la franquicia de Naughty Dog se aleja de ser un mero paseo por el campo y, en ocasiones, puede tornarse algo frustrante (sobre todo, como decimos, por ciertas carencias en el control) pero, en líneas generales, el nivel de reto y recompensa que ofrece el conjunto satisface con creces. Asimismo, la trilogía (de nuevo, más en la segunda y tercera entregas) es altamente rejugable: entre gemas, cristales, cajas y niveles de bonificación, es fácil que podamos invertir alrededor de 40 o 50 horas para completar todo el contenido que ofrece esta N.Sane Trilogy.

Es curioso, por cierto, saltar de un título a otro en forma cronológica y atender, como decíamos, al progreso de desarrollo de un estudio como Naughty Dog, pilar actual de la industria pero equipo en ciernes por aquel entonces. Mientras que la primera entrega es un plataformas relativamente convencional en busca de una mascota con personalidad (lo consiguieron, no cabe duda), la segunda construye y perfecciona sobre esos mismos valores y, ya en la tercera, nos topamos con una exagerada y más que bienvenida variedad de situaciones, mecánicas y niveles, alzándolo como uno de los exponentes del género.

Conclusión

7.5
10

Que la nostalgia vende es un factor inamovible de la industria del videojuego. Y, para muestra, un botón: el trabajo de remasterización de Vicarous Visions con este Crash Bandicoot N. Sane Trilogy es uno de los mayores éxitos de ventas de 2017, por encima de obras como The Legend of Zelda: Breath of the Wild o Horizon: Zero Dawn.

El retorno de la que fuera mascota pseudo-oficial de PlayStation está a la altura de las expectativas, con un más que agradecido remozado técnico, pero evidencia el paso del tiempo en un género que requiere tanta precisión en su control como los plataformas. Con todo, y pese a novedades de peso, es difícil no recomendar esta trilogía a todo aficionado del personaje o de la historia del medio.


Pros

  • Una trilogía muy completa y variada. Muchas horas de juego.
  • La renovación visual está a la altura de los mejores remaster.

Contras

  • Imprecisiones en un control algo tosco, esencial en un plataformas.
  • Novedades con muy poco peso.