La luminosidad de Brooklyn se antoja fresca y agradable, incluso, en sus momentos más obscuros el director logra el toque ideal para conmovernos. Lo mismo va para los momentos más emotivos: cuando nos invade la nostalgia del personaje principal, cuando nos preguntamos dónde es realmente el hogar, cuando nos ponemos en perspectiva y nos damos cuenta de los grandes avances que disfrutamos hoy en día para acortar distancias y comunicarnos y, por contraste, recordar el valor verdadero de las cosas sencillas, es decir, de una carta, de una llamada, de una fotografía.

Con todo y la sencillez de la historia de Brooklyn, Saoirse Ronan, la actriz principal, realiza un excelente trabajo. La timidez y la creciente confianza de su personaje es creíble y emotiva. La relación con entre Eilis y Tony está llena de promesas jóvenes, de amor sincero, de detalles bonitos e imágenes de romance de esa época; aún así, sin adornos complicados, logra una atmósfera que nos llena de emoción y romance. El mayor conflicto para este personaje recuerda los tirones que nos puede dar la tierra natal y las bromas que nos puede hacer la vida cuando la creemos más que resuelta.

brooklyn-tony-eilis

Lo que sucede en Brooklyn es que no le sobra ni le falta nada, es muy esencial y hecha con gran emotividad. La fotografía y la música acompañan la historia para solo hacerla mucho más luminosa y bonita. No por nada ha conseguido críticas favorables en todo aquel festival que se ha presentado. Es muestra de un cine bien hecho, exacto y confeccionado al detalle. En la pasada entrega de los Premios Oscar 2016 estuvo nominada a Mejor Guión Adaptado, Mejor Actriz y a Mejor Película. En los premios BAFTA fue condecorada como Mejor Película Británica. Tanto la cinta en sí, como la actuación de Saoirse Ronan, no sin razón, han sido elogiadas en el mundo del cine.

En realidad no hay nada que reprocharle a la cinta; es exacta, bien hecha, con una historia redonda y creíble, hecha además, con grandes actuaciones. Sin embargo, sí es una película sin mayores sorpresas, aunque sus giros más dramáticos nos conmueven y son entrañables también las resoluciones. Tal vez seamos nosotros, el publico actual, el que ya no puede ser tan sencillo como la alejadísima época de los 50's, y esto no lleva soberbia, al contrario, si algo nos recuerda Brooklyn con su puesta en escena de época es que el romance tan sencillo y sincero parece lejano y casi extinto; lo mismo las citas sin pretensiones, así como las relaciones con altas pretensiones.

La meta historia de Brooklyn también nos invita a una reflexión importante sobre la migración que se ha dado en todas las épocas del ser humano. Ese adaptarse a una tierra extraña e integrarse con las personas que "pertenecen" a ese lugar. Las ciudades que se dejan, así como las nuevas jamás vuelven a ser las mismas y cambian su historia para siempre. En un momento de la película, hombres adultos irlandeses celebran la navidad juntos porque dejaron a su familia hace mucho tiempo en su lugar de origen; el sacerdote que ayuda a la protagonista le explica que esos hombres hicieron con sus manos los puertos, las estaciones y las vías del tren. La fuerza del progreso de esa nación estuvo (y está) en manos de inmigrantes pues, y esto no nos resulta extraño, ni ajeno, y el tema de la migración sigue siendo un tema complejo hasta hoy en día.

Como es de suponerse, los valores sociales también son retratados en Brooklyn, sobre todo porque se trata de una protagonista mujer. Las mujeres en general han sido castigadas con una gran carga trátese de la época que se trate. Un personaje en la película nos recuerda que ella siendo mujer tiene como mayor aspiración casarse para no tener que trabajar. Y tal vez estas diferencias, para bien y para mal, esta nostalgia que nos despierta la cinta, así como el contraste que hace a nuestra época, es lo que la hace aún más emotiva.

Conclusión

8.5
10

John Crowley realizó en Brooklyn una película de romance impecable. La historia de su protagonista, interpretada por Saoirse Ronan, es conmovedora y está realizada con gran calidad, tanto en las actuaciones, como en los detalles de la época. A pesar de que es una historia redonda, casi perfecta, está libre de sorpresas y sobresaltos; esto no significa que no sea emotiva y tenga sus buenas dosis de drama. Toda la película está hecha con pulcritud y nos recuerda, ante todo, que el cine es para disfrutar, para contarnos historias y que se pueden realizar sin tanto adorno, VFX o explosiones, y sí con una historia sobria, bonita y llena de romance sin tantos bucles.

Pros

  • La actuación de Saoirse Ronan
  • Los detalles impecables de la época, la fotografía y la música
  • La historia de amor y la representación de la nostalgia por el hogar

Contras

  • Esto no es un "contra" como tal, solo la anotación de que Brooklyn no tiene mayores sorpresas que una historia de romance.
hazte socio

Recomendados