análisis

Battlefield 1

- Oct 24, 2016 - 18:45 (CET)

Ficha técnica

battlefield-1-bxa

  • Desarrollador: DICE
  • Publisher: EA
  • Plataforma: Xbox One, PS4 y PC
  • Género: Shooter bélico, FPS.

El nuevo título de EA/DICE es la revolución de la franquicia: un juego que gracias a las bases asentadas con los años llega con una propuesta fresca, con apartado técnico sobresaliente y con un par de novedades tan interesantes que sin duda justifican su compra por sí solas.

EA y DICE son sinónimo de éxito. A pesar de que Battlefront no cumplió, seamos realistas, con gran parte de la expectativas que teníamos sobre la vuelta de Star Wars a los videojuegos. La cosa salió rana, pero tenían preparado algo grande para los jugadores. A pesar de los rumores iniciales eran más que dispares, lo cierto es que la llegada de ese tráiler con la música de The White Stripes que la cosa iba a ser épica: Primera Guerra Mundial, un conflicto apenas explotado y menos en el videojuego moderno y que inicialmente arrancó entre el jugador tanto entusiasmo como dudas.

No obstante, las dudas se fueron poco a poco dispersando, y detrás del humo de la trinchera Battlefield 1 llegaba como la constatación de que en shooters bélicos, EA y DICE, son los maestros de la orquesta. Battlefield 1 es un reset, un punto y a parte que trae muchísimas cosas novedosas desde el punto de vista de las mecánicas a la franquicia, pero también arrastra algunos de los problemas más determinantes que hemos visto en el pasado.

A pesar de que a Battlefield siempre le ha tocado la comparación con el Call of Duty del momento, lo cierto es que nunca han tenido nada que ver más allá de que los dos son shooters militares. De hecho, cuando la presión del mercado obligó a Battlefield a seguir la estela de Call of Duty, las cosas empezaron a ir poco a poco en picado. No sé en qué punto la franquicia buscó refugio en los escenarios con scripts y en la espectacularidad por encima de la jugabilidad de la hacía gala desde el genial Battlefield 2 y los más que excelentes Bad Company, pero al igual que sucede con Uncharted, no se puede ganar al maestro en su seña de identidad.

Y es que históricamente, Battlefield se ha caracterizado por la versatilidad de su jugabilidad, el tamaño de sus mapas y las opciones de personalización de la partida, nada de pasillos, scripts y combates de 6vs6. Siempre ha sido todo más grande, más épico: la guerra a gran escala. Esto es importante porque a la hora de plantear la épica de la Primera Guerra Mundial esto cobraba todo el sentido del mundo. Y es mucho más importantes teniendo en cuenta el enfoque que le ha dado DICE al asunto.

battlefield-1-6

Comentaba las comparaciones con el Call of Duty por la sencilla razón de que, cuando se empezaron a impulsar las campañas espectaculares en Battlefield todas seguían las estelas del shooter de Activision, y con mucho más ahínco con la salida de Modern Warfare. Esto es un tarea más que complicada: una campaña de 6-8 horas que enganche al jugador no es un tarea barata ni fácil (solo hay que ver las últimas campañas del COD para darse cuenta de ello), por lo que en un momento en el que hasta el Call of Duty ha tenido que tirar del pasado para llevar una campaña a la altura de lo que espera el jugador (remasterización por el camino), en DICE han tomado el camino contrario.

Y es que aún con las críticas de la ausencia de campaña en Battlefront, DICE no ha traído a BF1 una campaña al uso: el modo campaña de Battlefield 1 es más una antología de pequeñas historias de los diferentes frentes de la Primera Guerra Mundial con un especial énfasis por el lado personal del soldado de cada momento. Una secuencia de historietas de los diferentes protagonistas repartidas en un prólogo más cinco historias no secuenciales, dando a libertad al jugador de plantear la compañía en el orden y en la forma que quiera.

battlefield-1-3

El prólogo nos pone en antecedentes: la crueldad de la guerra contada a través de la muerte de 5 soldados en la ofensiva del Somme, una ratonera oscura que sirve a la vez para demostrar al jugador el despliegue gráfico del juego. Lo interesante del asunto es que se da nombre y apellidos y los soldados que encarna el jugador, y su fecha de nacimiento y muerte, añadiendo ese factor personal que no existe en otros shooters bélicos, mucho más impersonales y fríos.

A partir de ahí, el resto de las historias son un viaje por los diferentes escenarios de la Gran Guerra, con personajes diferentes que tienen motivaciones e intenciones diferentes. Ahí reside, junto con el cambio de tono en la forma de contar la historia, las diferencias entre las historias del juego: desde el soldado que busca sobrevivir hasta la soldado que lucha contra la ocupación de sus tierras por la búsqueda del preciado petróleo.

Quizás este es factor más atractivo de la campaña: la variedad de la misiones y el tono de las mismas, unido a la posibilidad de jugarlo a nuestro aire, hacen que sea una forma muy atractiva de enganchar al jugador. Cada momento en el que el juego hace partícipe al jugador de la Gran Guerra, la historia contextualiza la situación de una guerra que cambió el mapa del mundo occidental, la crudeza de la misma, la trinchera, los bosques fríos y oscuros.

battlefield-1-7

En esta contextualización pasa algo interesante que desde luego no sucedía ni en los anteriores Battlefield ni en otro shooter militar reciente: apenas existe demonización del enemigo. El juego pone el contexto el coste personal de la guerra sin hacer distinción entre bandos, aunque el juego también juegó con ello, puesto que en la campaña no controlamos a algunos de los actores más importantes del conflicto, y parte de ese sentimiento se diluye haciendo más fácil el juego desde el punto de vista del observador imparcial.

Palomas voladoras aparte (sí, el juego tiene una fase de nivel muy temprana en el que controlas una paloma mensajera), lo cierto es que la campaña, pero aún la introducción de esas pequeñas novedades, se queda en una suerte de historia que al final, pese a momentos puntuales llenos de espectacularidad, no termina de emocionar al final de la misma de la misma forma que ese pequeño prólogo de apenas 5 minutos. Eso sí, la campaña de Battlefield 1 es, sin duda, la mejor de todos los shooters militares que han llegado al mercado en la generación de consolas actuales. Repito: sin género de dudas.

No obstante, y siendo justos, el punto fuerte de Battlefield 1 es el multijugador. En mayúsculas. Las dudas que comentaba al principio tienen que ver con este apartado: ¿Cómo transformar la dinámica del multijugador en un conflicto como la Primera Guerra Mundial? Bueno, a pesar de que la Primera Guerra Mundial fue la guerra de trincheras, el combate cuerpo a cuerpo y las batallas que duraban meses, DICE lo ha solucionado de forma bastante sencilla: sigue siendo el Battlefield de siempre al que se han incorporado mecánicas propias de la época.

El ritmo de juego, el tipo de armas y el combate han cambiado totalmente la experiencia de juego. Ahora es todo más grande, más frenético, más peligroso y, sobre todo, más cercano, más verosímil: las armas, de finales del siglo XIX y principios del XX, son arcaicas, toscas y en cierta manera más complicadas de manejar que las modernas del BF4, por ejemplo, por lo que obliga al combate más frente a frente, bayoneta en mano. Por simplificar el asunto, el multijugador del BF1 es lo que debe ser un multijugador orientado en la época bélica y no tanto en el competitivo de Twitch y de equipos patrocinados por marcas de batido de proteínas.

battlefield-1-5

A diferencia de otro títulos, cada clase en Battlefield supone un cambio brutal en la forma de jugar, y cada arma y accesorio son totalmente distinta en su daño precisión o manejo. Esto convierte al título en algo dinámico, y está orientado para que el jugador busque la forma en la que se siente más cómodo. El resto de componentes son de sobra conocidos: los modos de juego clásicos, e incluso los menús, homogeneizados con la reciente actualización del Battlefield 4, dar al conjunto un toque familiar que para los que hayan jugado a la entrega anterior les resultará intuitivo.

Antes de entrar en el punto novedoso de este nuevo Battlefield 1, Operaciones, hay algunos aspectos que me gustaría comentar y que desde luego no son lo más reseñable de este conjunto sobresaliente: Battlefield 1 ha heredado algunas de las peores decisiones que se tomaron con Battlefield Hardline en términos de progresión y recompensa.

Tal y como está configurado el sistema de progresión de Battlefield 1, la subidas de nivel de jugador son a todas luces ilusorias, y no suponen ninguna diferencia excepto por que suponen una inyección de bonos de guerra, Battlepacks en función del rango y algunas chapas y medallas independientes. Y es que diferencia de BF4, por ejemplo, en el que el nivel determinaba el acceso al equipamiento que podíamos utilizar, ahora eso solo lo determina el nivel de clase correspondiente, a la vez que cada arma y objeto tiene un coste que se paga con bonos de guerra.

battlefield-1-1

En este sentido, el nivel importante a tener en cuenta es el de clase, máximo 10, por lo que si nos sentimos cómodos con un arma en especial, no existe aliciente por ir subiendo de nivel general ni de clase más allá de la superación personal y de la sensación de recompensa. Además, en este sentido, otra de las cosas rotas del juego son los Battlepacks. Ahora ya no incluyen desbloqueo de accesorios para armas (puesto que el juego no hay) solo skins y diseños para las armas actuales junto con la posibilidad, de los de en más alto coste, de desbloquear piezas de puzzles, que sirven skins de armas legendarios, pero más allá de eso, no existe ningún aliciente para conseguir Battlepacks que diseños para armas.

Así mismo, y aunque DICE quería retratar la guerra a gran escala, los 64 jugadores que ofrece BF1 en su modo más amplio de multijugador, que es el mayor atractivo para la inmersión en esta época, lo cierto en es que consola, y en mapas como infierno, de gran densidad de jugadores en puntos específicos, el juego no va todo lo fino que debería, y aparecen ciertos tirones puntuales y empañan la experiencia de juego. Esto, unido a los pequeños bugs. Como el dirigible que no acaba de caer y de pronto te explota en la cara, los caballos inmortales y los soldados muertos pegados al techo, la experiencia con BF1 es sobresaliente en todos sus apartados, en el que destaca especialmente operaciones.

Operaciones: todos los multis deberían incluir este modo de juego

battlefield-1-2

Operaciones es el modo multijugador que estaba esperando. Sin medias tintas. Es una especie de campaña PvP que, al igual que la de un solo jugador, se divide en varios centros de operaciones con 2 o 3 batallas representativas de cada uno de ellos en su interior basadas en el clásico modo conquista: un equipo ataca y otro defiende en base a tickets y zonas de acción.

Lo interesante del asunto es que ponen en contexto al jugador en cada momento sobre lo que sucede en cada batalla, incluyendo una pequeña cinemática similar a la de la campaña. Así mismo, cada una de esas operaciones incluye varias batallas dentro con diferentes escenarios, cuando termina una batalla, se pasa a la siguiente, siendo el espacio intermedio una suerte de entreacto.

De esta forma, la principal diferencia con los modos tradicionales de juego es que agrupa, con un contexto, varios mapas creando una partida personalizada a la situación, con sus propias reglas en función de si eres atacante o defensor y sobre todo, mucho más masivo. Estas operaciones suelen durar de media una hora y media, dependiendo si incluyen dos o tres mapas, mucho más que los 20 minutos de media de los mapas clásicos, pero a cambio se sube de nivel bastante más rápido y el jugador se siente más partícipe de un todo que está luchando por un motivo concreto, ya no hablemos si juegas con amigos a una escuadra organizada.

Todo ello, unido a la introducción de nuevas mecánicas como al caballería hacen de Battlefield 1 uno de los títulos más sobresalientes de la generación, una oportunidad de alto nivel que no deben perderse cualquier amantes de los juegos bélicos, de los shooters en primera persona, o el jugador ocasional que quiera probar lo que es un multijugador del nivel de Battlefield.

Conclusión

9
10

Battlefield 1 es, sin duda, la mejor entrega de la franquicia hasta ahora. El nivel de atención por el detalle, el apartado técnico y el sonido es sin duda sobresaliente en todos los aspectos. La adición de nuevos modos de juego, como Operaciones, y la forma de contar la campaña son sin duda sus puntos más fuertes, tan solo empañados por un rendimiento mejorable en consola con 64 jugadores y el limitadísimo sistema de progresión del jugador.


Pros

  • El sonido. Pocos juegos tiene un sonido tan espectacular como BF1.
  • La ambientación y detalles es sobresaliente.
  • El contexto que añade a cada acción en el juego sobre la WWI.
  • La forma de contar la campaña.
  • El modo "Operaciones"

Contras

  • El sistema de progresión.
  • Algunos problemas de lentitud en los menús.
  • Rendimiento del juego con 64 jugadores en algunos mapas.