La caca de los seres humanos sería una alternativa viable para utilizarse como fertilizante. Un estudio publicado en la revista Frontiers in Environmental Science descubrió que los fertilizantes basados en orina y heces fecales son seguros y ofrecen un rendimiento similar al de las opciones comerciales. Los investigadores también encontraron que una diminuta cantidad de compuestos químicos provenientes de los medicamentos se adhiere a los vegetales.

Investigadores del Agroscope de Zürich, el Instituto Leibniz de Cultivos Hortícolas y Ornamentales de Großbeeren, así como del Centro Leibniz para la Investigación del Paisaje Agrícola (ZALF) de Müncheberg, encontraron que la caca humana puede usarse para producir fertilizantes reciclados de base biológica. Las heces fecales, combinadas con orina nitrificada, darían resultados similares a los fertilizantes orgánicos basados en vinaza.

Los científicos evaluaron el rendimiento de dos fertilizantes de orina nitrificada y uno de composta fecal frente a la vinaza. En el estudio, los investigadores cultivaron repollo blanco (col) en tres tipos de suelo tratados con una variedad de fertilizantes. Al analizar los datos se encontró que aquellos basados en orina ofrecían un rendimiento similar al de la vinaza en todo tipo de sueño, aunque fue la combinación de caca con orina quien condujo a resultados comercializables.

En el estudio también se detectaron compuestos químicos en las hojas del repollo. Los residuos tendrían su origen en medicamentos como el ibuprofeno o la carbamazepina, un anticonvulsivo para personas con epilepsia. Tras realizar un análisis a detalle, los científicos encontraron que solo el 6,5% de estos superaban el límite de detección, por lo que necesitarías comer más de medio millón de hojas para obtener la dosis equivalente a una tableta.

Tu caca sería amigable con el medio ambiente

Terreno cultivado con caca
Foto: Sean Foster (Unsplash)

De acuerdo con el estudio, los tratamientos con heces fecales aliviaron el efecto del tipo de suelo y ofrecieron mejor absorción de nitrógeno. Aunque los fertilizantes basados en orina nitrificada podrían sustituir a aquellos que se utilizan en la industria actualmente, la mezcla de orina y caca tendría un efecto positivo a largo plazo. Esta combinación aumentaría el contenido de carbono del suelo, promoviendo la producción de productos amigables con el clima.

Existen algunas consideraciones adicionales, como la necesidad de contar con un proceso de higiene previo al uso de composta fecal. Por otro lado, los investigadores señalan la preocupación de usar hormonas y otros productos farmacéuticos humanos al suelo. Debido a esto, es indispensable una garantía de calidad respaldada por análisis de laboratorio.

La aplicación de composta fecal y productos a base de orina como enmiendas del suelo y fertilizantes nitrogenados proporciona varios beneficios. Cualquier riesgo potencial asociado puede mitigarse mediante un proceso de compostaje en funcionamiento, así como mediante las técnicas actuales para el tratamiento de la orina.

Pese al potencial que tiene la combinación de desechos humanos, su uso como no es tan sencillo como parece. Las heces y orina de personas no están consideradas como sustancias autorizadas para producir fertilizantes, por lo que se requiere un cambio en la legislación actual. También son necesarios más estudios sobre el efecto de la composta fecal en el suelo, principalmente en el deterioro de la biodiversidad y función del hábitat.

La guerra de Ucrania aceleraría la adopción de desechos humanos como fertilizantes

Personas cultivando hortalizas con abono de caca
Foto: CDC (Unsplash)

La escasez mundial de fertilizantes químicos podría ser un catalizador para la adopción de desechos humanos en un futuro cercano. El aumento de los precios de energía encarece los insumos, por lo que los agricultores han optado por el estiércol de animales como alternativa. Un reporte de Bloomberg mencionaba que la demanda de desechos animales alcanzó precios históricos a finales de 2021.

En Reino Unido, los agricultores utilizan lodos de aguas residuales que incluyen excremento humano, mientras que algunos dependen de su propio ganado para sus cultivos. El uso de estiércol es una alternativa económica, aunque no una solución definitiva. Un analista de Green Markets mencionó que los fertilizantes comerciales tienen hasta seis veces más nitrógeno que la caca, por lo que los considera como un «pobre reemplazo».

El estudio publicado en Frontiers in Environmental Science demostraría que los desechos humanos estarían mejor posicionados que el estiércol de animales. En contraste, la caca y pis de tu perro sería dañino para los ecosistemas debido al exceso de nutrientes.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario