Zootrópolis, estrenada en 2016, fue una de las novedades positivas de ese año en relación con el cine infantil. Se trataba de un universo en el que distintos animales eran humanizados sin dejar de perder su esencia salvaje. Ese balance entre lo animal y lo racional funcionó dentro de la producción y mucho de eso continua en la serie que expande ese universo: Zootrópolis+, disponible en Disney+ a partir del 9 de noviembre. 

Se trata de una producción compuesta por capítulos breves (ninguno supera los diez minutos de duración) a través de los cuales se exploran historias específicas o momentos de situación con distintos personajes presentados en Zootrópolis. La serie Zootrópolis+ dialoga de buena manera con su antecesora, con un humor sencillo, funcional y una apuesta gráfica que calza a la perfección con lo presentado anteriormente. 

La mayor diferencia entre una propuesta y la otra es el formato. La brevedad de los capítulos invita a pensar que su esencia infantil es aún más evidente. Tanto adultos como niños cada vez dedican menos tiempo a la comprensión de relatos audiovisuales o a la lectura debido a tantos estímulos. Por lo que la concisión parece una apuesta lógica y coherente con el fin de Zootrópolis+: entretener a los más pequeños y distraer, por algunos minutos, a los más grandes. 

Zootrópolis+

Disney vuelve sobre los relatos infantiles para expandir el universo de la celebrada Zootrópolis, estrenada en el 2016. Lo hace de una forma clara, variando el formato y sin desligarse del universo narrativo que compuso la película. Por el contrario, se apoya en él para avanzar de buena manera sobre su fin: contar algunas historias sobre personajes que antes no tuvieron tanto espacio dentro de la película y que en esta serie de capítulos cortos han encontrado una oportunidad.

Puntuación: 4 de 5.

Las historias de Zootropolis+

A través de sus capítulos, Zootropolis+ pone el foco en personajes secundarios que fueron presentados en la película. Pero que por su condición no tuvieron tanto recorrido. Fru Fru es una fashionista. El agente Clawhauser es un guepardo obsesionado con los donnuts. Y Flash, con su particular pereza, es quizá uno de los personajes más queridos del relato. Todos ellos tienen en Zootrópolis+ historias exclusivas. Pero no son los únicos. La diversidad de personajes facilita el uso de distintos registros dentro del humor y los géneros narrativos. Eso explica por qué uno de los episodios es un musical, por ejemplo.

YouTube video

Pero no todo se resume en expandir el universo de Zootrópolis o generar un nuevo contenido para los seguidores de esta película, ganadora del Globo de Oro y del Oscar como “Mejor película animada”. En algunos casos, hay un interés real en abordar el pasado o las circunstancias presentes de algunos personajes. Uno de los casos más evidentes es el de Mr. Big, un roedor pequeño que logró instalarse en esa zona a partir del esfuerzo de su familia. Su relato es el de miles de migrantes que llegan a un lugar nuevo con una mano adelante y otra detrás, entregándose a lo que mejor pueden hacer: trabajar. 

Con base en ese tipo de historias y otras repletas de emotividad, aunque vayan en otra dirección, Zootrópolis+ se presenta como una serie entretenida que no se desliga de su tradición narrativa. Por el contrario, al ampliarla, también habilita una revisión de esta para comprender aún mejor el desarrollo de personajes que quizá pasaron desapercibidos. Una historia nutre a la otra de manera natural. 

Un “pero” en la serie

No obstante, en el logro de sus capítulos y en la brevedad también puede haber una trampa. En su totalidad, funcionan de manera compacta con base en la idea referida: visibilizar a personajes que no tuvieron tanto metraje en la película. Sin embargo, en ocasiones, la duración de los episodios podría atentar contra la experiencia del espectador.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Hay historias con un valor poderoso a las que convendría haber dado un poco más de espacio narrativo. Esto admite otra lectura, un poco más optimista. El universo de Zootrópolis, recreado de nuevo a través de Zootrópolis+, es tan rico que bien valdría más contenido sobre él. En especial, para el público infantil.

Deja un comentario

Deja tu comentario