Después de largos meses de espera, Netflix ha estrenado su plan barato y con anuncios. Ayer, la nueva suscripción debutó en México, y en los próximos días le tocará el turno al resto de los países seleccionados para el lanzamiento. En el caso de España, será desde el jueves 10. Sin embargo, el servicio de streaming todavía no ha resuelto un punto importante: los nuevos acuerdos de licencias para colocar publicidades en los contenidos de algunos de los principales estudios de cine y TV.

Según The Wall Street Journal, Netflix todavía está renegociando con las compañías más importantes del sector para tener la potestad de mostrar anuncios antes, durante y después de la reproducción de sus películas y series. Pero no solo eso. En primer lugar, debe obtener el permiso para incluir dichas producciones de terceros en un nivel de suscripción soportado con patrocinios.

Entre los estudios que todavía debaten los términos del nuevo plan básico de Netflix se encuentran Disney, Sony Pictures Television, Lions Gate, NBCUniversal y Warner Bros Discovery, dice el citado medio. De todos modos, se desconoce qué o cuántos títulos podrían quedarse afuera de la suscripción con anuncios, de no lograrse un resultado positivo en la negociación.

Tampoco deja de ser llamativo que, habiendo destinado gran parte de la atención de su equipo y directivos para implementar su nueva propuesta más económica en tiempo récord, Netflix no haya podido cerrar la negociación con las mencionadas compañías con anticipación. Aunque es lógico pensar que la situación se desprenda de la propia vorágine por lanzar la suscripción básica y con anuncios. No olvidemos que, en principio, la idea del servicio de streaming era estrenarla en 2023, pero terminó adelantando su arribo para tratar de recuperar suscriptores tras el marcado bajón de mediados de año.

¿Peligra la presencia de títulos populares en el plan barato de Netflix?

Exterior de las oficinas de Netflix con el logo en la fachada

Ya mencionamos que todavía es pronto para decir qué películas o series podría perder Netflix en su catálogo con anuncios si las negociaciones no llegan a buen puerto. Sin embargo, es importante mencionar el calibre de algunas de las producciones atadas a las compañías con las que se están discutiendo los acuerdos vigentes.

Disney, por ejemplo, provee a Netflix con la licencia de títulos reconocidos como Anatomía de Grey. En tanto que Sony Pictures Television produce algunos de los buques insignia de la plataforma, como The Crown y Cobra Kai. De todos modos, al ser producciones originales, es probable que estas últimas no sean motivo de problemas. Sin embargo, dicho estudio también le provee de grandes éxitos "externos" como Breaking Bad y Better Caul Saul.

Habrá que ver cómo avanza este tema, y cómo afecta a las licencias regionales. Tengamos en cuenta que, más allá de los contenidos originales o con acuerdos de distribución específicos a nivel mundial, el catálogo de Netflix y sus competidores no es el mismo en todos los países.

Por lo pronto, la compañía estadounidense le pone fichas importantes a su nueva suscripción barata. Aunque su estrategia comercial, con precios bastante más elevados que los de sus rivales, no ha caído del todo bien entre las agencias de publicidad. De todos modos, Netflix aspira a llegar a 40 millones de espectadores con su plan con anuncios en 2023.

Deja un comentario

Deja tu comentario