Meta no quiere desperdiciar ni tiempo, ni dinero, en productos de hardware que no tengan relación directa con el metaverso. La compañía de Mark Zuckerberg ha confirmado a sus empleados que abandonará el negocio de pantallas inteligentes, conocidas como Portal. También el desarrollo de su reloj inteligente, previsto para anunciarse a lo largo de 2023 y el cual tenía un futuro muy incierto desde el pasado mes de junio.

La noticia sobre el abandono de Portal y del mencionado smartwatch, revelada públicamente por Reuters, llega tan solo unos días después de que Meta confirmara el despido de más de 11.000 empleados —un 13 % de su plantilla—. Zuckerberg, eso sí, nunca ha ofrecido detalles de estos recortes en el personal. No obstante, todo parece apuntar a unos malos resultados en cuanto al desarrollo de su metaverso, por el cual Meta ha perdido millones de dólares. También, por la pérdida de ingresos derivados de la publicidad después de que Apple activara la posibilidad de que los usuarios escojan si quieren o no que una app realice un rastreo para mostrar anuncios relacionados.

En cualquier caso, y además de los despidos, Meta también anunció el recorte en algunas áreas para mitigar el impacto de la crisis que afrontan actualmente. Una de estas medidas es, por ejemplo, la implementación de escritorios compartidos para empleados que teletrabajen la mayor parte de su jornada laboral. Ahora, sabemos que el desarrollo de Portal, así como el de su reloj inteligente, también ha sido dos víctimas de la intención de Zuckerberg de ahorrar gastos mientras continúan con su metaverso.

Portal, las pantallas inteligentes de Meta, ya son historia

Meta Portal
Portal.

La marca que engloba los dispositivos inteligentes con pantalla, nunca ha llegado a tener éxito entre los productos y servicios de Meta. Estos, además, no tienen ningún tipo de relación con el metaverso. Son, al fin y al cabo, un intento de alternativa a los Echo Show de Amazon. Y, principalmente, un producto destinado a realizar videollamadas en el hogar. La compañía, por tanto, no solo abandonará el desarrollo de futuros dispositivos, sino que también dejará de fabricar los modelos actuales.

El smartwatch de Meta, cuyo lanzamiento estaba previsto en 2023 a un precio de unos 350 euros, tampoco verá la luz como parte del recorte en la división de hardware no relacionado con el metaverso. El proyecto de este dispositivo, de hecho, finalizó el pasado mes de junio.

Meta, no obstante, sí continuará desarrollando dispositivos de realidad virtual bajo la marca Oqulus, y los cuales tienen un importante papel en el metaverso.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario